Calentamiento Global

La envejecida infraestructura hídrica del Sur está siendo golpeada por el cambio climático; arreglarla también es una lucha

El cambio climático está amenazando la infraestructura hídrica de Estados Unidos a medida que las tormentas cada vez más intensas inundan las comunidades y las sequías secan los suministros de agua dulce en regiones que no están preparadas.

Las fuertes tormentas que azotaron el sur en abril de 2024 ilustraron algunos de los riesgos: en Nueva Orleans, la lluvia cayó mucho más rápido porque las bombas de la ciudad podían eliminarla. Una tubería de agua se rompió durante la tormenta cerca de Hattiesburg, Mississippi. Otras comunidades enfrentaron cortes de energía y advertencias de hervir el agua por seguridad antes de usarla.

Estudiamos la resiliencia y la sostenibilidad de la infraestructura y vemos una crisis creciente, particularmente en el sureste de EE. UU., donde los sistemas de suministro de agua y la infraestructura de aguas pluviales obsoletos están dejando a más comunidades en riesgo a medida que el clima se vuelve más extremo.

El 10 de abril, los barrios de Nueva Orleans se inundaron porque las bombas de la región no pudieron abastecerse con las lluvias. Crédito: Reed Timmer.

Para encontrar las mejores soluciones y construir infraestructuras resilientes, las comunidades deben reconocer tanto las amenazas en un mundo en calentamiento como los obstáculos para gestionarlas.

Cómo se ve una crisis del agua

Las crisis hídricas pueden ser causadas por exceso o por defecto de agua y pueden desafiar los sistemas de agua potable de formas inesperadas.

Durante gran parte de la última década, partes del norte y centro de Alabama han experimentado sequías importantes. Además, los pozos excavados para suministrar agua se han secado, ya que los niveles freáticos cayeron debido a una combinación de sequía y uso excesivo.

El suministro de agua de Nueva Orleans se vio amenazado por la sequía de otra manera en 2023: el agua salada del Golfo de México se introdujo más lejos de lo normal en el río Misisipi porque el flujo del río se había ralentizado.

Al mismo tiempo, las lluvias torrenciales han desbordado cada vez más los sistemas de aguas pluviales y han amenazado el suministro de agua potable. A medida que aumentan las temperaturas globales, los océanos se calientan y esa agua más caliente proporciona más humedad para alimentar tormentas poderosas.

Después de que una inundación cerrara su instalación de tratamiento de agua, los residentes de Jackson, Mississippi, tuvieron que depender del agua embotellada.
Brad chaleco/Getty Images

Un ejemplo de lo extrema que puede llegar a ser la situación se ha estado desarrollando en Jackson, Mississippi, una ciudad de casi 150.000 habitantes. El sistema de agua de Jackson había estado plagado de fugas y roturas de tuberías durante más de una década antes de 2022, cuando unas intensas inundaciones abrumaron el sistema, dejando a la mayoría de los residentes con poca o ninguna agua durante días.

Incluso antes de la inundación, a los residentes de Jackson se les había recomendado hervir el agua antes de beberla. Ahora se están realizando reparaciones con la ayuda de 800 millones de dólares de impuestos federales, pero aún quedan dudas sobre cómo mantener el sistema en buen estado en el futuro. La tormenta de abril azotó nuevamente la región con vientos dañinos, lluvia y cortes de electricidad.

La fragilidad de la envejecida infraestructura hídrica es evidente en muchas comunidades. El informe de calificaciones de infraestructura de EE. UU. de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles de 2021 estimó que una tubería de agua se rompe cada dos minutos en algún lugar de EE. UU., perdiendo 6 mil millones de galones de agua tratada por día. Los ingenieros dieron a los sistemas de agua municipales de EE. UU. en general una calificación de C-menos.

La infraestructura de protección contra inundaciones obtuvo calificaciones aún más bajas: los diques y represas de EE. UU. recibieron una calificación D, junto con una advertencia de que la expansión del desarrollo significa que más personas y propiedades están río abajo y dependen de los diques y represas para funcionar.

Desafío 1: Muchas partes interesadas; ¿quien decide?

La infraestructura actual abarca desde instalaciones físicas hasta redes electrónicas, cada una con distintas necesidades, objetivos, responsabilidades y vulnerabilidades al cambio climático.

Además, la infraestructura suele funcionar de forma interdependiente. Si un activo falla, como una tubería o el sistema informático que controla una planta de tratamiento de agua, el daño puede extenderse a otros sistemas. Por ejemplo, las aguas residuales no tratadas vertidas en un arroyo debido a una falla del sistema pueden afectar el suministro de agua potable para las comunidades aguas abajo.

Las cuestiones relacionadas con el agua afectan a distintos niveles de gobierno, leyes y reglamentos, así como a conocimientos técnicos y académicos, lo que exige asociaciones que pueden resultar difíciles de gestionar. Esto puede generar conflictos entre diferentes organismos gubernamentales a medida que surgen disputas sobre el control y la responsabilidad regulatorios, en particular entre los gobiernos federal, estatal y local.

Desafío 2: Las decisiones pasadas afectan las elecciones futuras

En muchas áreas, la infraestructura hídrica construida a lo largo de los siglos ha dado forma a las decisiones de desarrollo posteriores, los recursos disponibles y los patrones de uso de la tierra, incluida la ubicación de nuevas viviendas, instalaciones de transporte y negocios.

Hoy en día, esa infraestructura también puede verse amenazada por el cambio climático en formas que sus desarrolladores nunca imaginaron.

Los episodios de lluvias más intensas han dejado obsoletos los mapas de inundaciones de larga data en algunas áreas, y áreas que nunca antes se habían considerado en riesgo de inundación ahora se inundan con regularidad. Esto es especialmente cierto en las zonas costeras donde las tormentas pueden ir acompañadas de mareas anormalmente altas, aumentos y hundimientos del nivel del mar.

Reto 3: ¿Quién paga?

Las preguntas sobre quién paga las mejoras de infraestructura o quién decide las prioridades de los proyectos también pueden generar conflictos.

La infraestructura es cara. Un solo proyecto, como la sustitución de tuberías de agua o una planta de tratamiento, implicará importantes costos de diseño y construcción, así como de mantenimiento y reparaciones que muchas comunidades más pobres tienen dificultades para afrontar.

En 2021, la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles estimó que la diferencia entre las inversiones en infraestructura de todo tipo necesarias durante la década de 2020 (5,9 billones de dólares) y las obras de infraestructura planificadas y financiadas (3,3 billones de dólares) era de 2,6 billones de dólares. Se espera que la brecha anual solo para la inversión en agua potable y aguas residuales sea de 434.000 millones de dólares para 2029.

El agua sale a borbotones de una tapa de alcantarilla durante una inundación por marea alta en Summerville, Carolina del Sur
Foto AP/Micrófono Smith

La construcción de infraestructura nueva y resiliente al clima está más allá de la capacidad financiera de muchas comunidades, particularmente las de bajos ingresos.

En los últimos años, el gobierno federal ha tomado medidas para brindar más ayuda. La Ley de Infraestructura Bipartidista, aprobada en 2021, autorizó $55 mil millones para proyectos de agua potable, aguas residuales, almacenamiento de agua y reutilización del agua. La Ley de Reducción de la Inflación, aprobada al año siguiente, incluyó $550 millones para ayudar a las comunidades desfavorecidas con proyectos de suministro de agua.

Pero esos fondos no cierran la brecha, y la presión política para reducir el gasto federal hace que el futuro del apoyo federal a la infraestructura sea incierto.

¿Qué pueden hacer las comunidades?

Las comunidades locales, los estados y las agencias federales deben reexaminar las amenazas crecientes que plantea el envejecimiento de la infraestructura en un mundo en calentamiento y encontrar nuevas soluciones. Esto no significa solo nuevos diseños de ingeniería, sino también pensar de manera diferente sobre la gobernanza, la planificación y la financiación, y los objetivos sociales.

Para solucionar los problemas relacionados con el agua, es posible que sea necesario reconstruir la infraestructura para protegerla de la amenaza o construir defensas contra las inundaciones. Algunas comunidades están experimentando con paisajes de esponjas y restaurando humedales para crear entornos naturales que absorban el exceso de lluvia y reduzcan las inundaciones.

El desafío no es sólo qué solución de ingeniería elegir, sino cómo afrontar las responsabilidades de proporcionar agua potable a los estadounidenses a medida que el clima continúa cambiando.

LEER  ¿Queremos un parque eólico en nuestra ventana? Lo que piensan los australianos sobre la transición a cero emisiones netas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies