Calentamiento Global

Vacunar al ganado contra enfermedades comunes es una forma de acción climática directa

Las enfermedades animales tienen un impacto devastador en la producción ganadera. En 2022, por ejemplo, 131 millones de aves de corral domésticas murieron o fueron sacrificadas como resultado de la influenza aviar (también llamada “gripe aviar”).

Sin embargo, el costo de las enfermedades del ganado va más allá de la escasez de pavos para la temporada navideña. Cada animal que se pierde a causa de una enfermedad prevenible también está asociado con emisiones de gases de efecto invernadero que el planeta no puede permitirse.

Las enfermedades animales reducen la productividad de una granja. Esto se debe a que el ganado crece a un ritmo más lento, no puede alcanzar el peso objetivo o no se reproduce. Las enfermedades también pueden aumentar drásticamente la tasa de muerte del ganado.

Las enfermedades con altos niveles de mortalidad, como la peste porcina clásica o la influenza aviar, significan que los agricultores necesitan utilizar más recursos y criar animales adicionales para mantener la producción de alimentos. Esto provocará la generación de más emisiones de gases de efecto invernadero.



Leer más: El Reino Unido necesita reducir urgentemente sus emisiones de metano para 2030: las vacas y las ovejas son la clave del éxito


Sin embargo, controlar eficazmente las enfermedades animales comunes mediante herramientas como la vacunación demuestra ser una forma sostenible de abordar el cambio climático. Según una nueva investigación llevada a cabo por uno de nosotros (Jude Capper), controlar la influenza aviar de “alta patogenicidad” (un virus que puede causar enfermedades graves y la muerte en aves de corral infectadas) con vacunas reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en casi un 16 % por año. kilogramo de carne sin tener que recurrir al sacrificio.

La gripe aviar provocó la muerte de 131 millones de aves de corral domésticas en 2022.
Pordee_Aomboon/Shutterstock

Reducir las emisiones

El uso de vacunas para prevenir enfermedades también contribuye a mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida. El síndrome respiratorio y reproductivo porcino es endémico en países como Estados Unidos, China y Vietnam. El virus no siempre mata a los cerdos infectados, pero limita la producción de las granjas porcinas ya que afecta la reproducción y el crecimiento. En las piaras afectadas, hasta el 19% de las cerdas no logran producir lechones y el 75% de los lechones mueren antes del destete.

Cada 100.000 cerdas salvadas del síndrome respiratorio y reproductivo porcino evitarían más de 420.000 toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero. Esto equivale a retirar más de 230.000 coches de las carreteras y significa que las emisiones de gases de efecto invernadero por kilogramo de carne de cerdo se reducirían en un 22,5%.

De manera similar, eliminar la fiebre aftosa allí donde es endémica (muchos países de ingresos bajos y medios en África y Asia) reduciría las emisiones en más de un 10% por kilogramo de producto. La fiebre aftosa es muy contagiosa y provocó una crisis en la agricultura del Reino Unido cuando llegó en 2001. La enfermedad es una de las principales causas de la reducción de la producción en todo el mundo, a pesar de que no siempre mata al ganado.

Tráfico en una autopista rodeada de mucho smog.
Vacunar a 100.000 cerdas contra el síndrome respiratorio y reproductivo porcino podría reducir las emisiones en una cantidad comparable a la producida por 230.000 automóviles.
pruebas/Shutterstock

Controlar los brotes

Más del 80% de las explotaciones agrícolas en los países de bajos ingresos son operaciones de pequeños propietarios o de traspatio. Este tipo de granja genera más emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de carne, leche y huevos que las granjas comerciales debido a su menor productividad.

Las granjas de estos países son reservorios de enfermedades. Esto significa que la amenaza de un brote global –y las implicaciones asociadas para las emisiones de gases de efecto invernadero– nunca es cero. Estos reservorios se producen debido a la falta de vigilancia de enfermedades, infraestructura, personal capacitado y medicamentos disponibles para detectar, registrar y controlar las enfermedades del ganado.

Sin embargo, controlar las enfermedades endémicas del ganado mediante la vacunación reduce el riesgo de brotes entre especies y fronteras regionales. Al controlar la bronquitis aviar (una enfermedad respiratoria altamente contagiosa principalmente en pollos), donde es endémica entre las aves de corral, podemos reducir las emisiones en más de un 11% y al mismo tiempo limitar el riesgo de un brote.

Los brotes pueden socavar el comercio, la producción y la seguridad alimentaria mundiales. El análisis económico de un brote de peste porcina africana en China encontró que la baja oferta de carne de cerdo aumentaría los precios mundiales de la carne de cerdo entre un 17% y un 85%. Los hallazgos también sugieren que la demanda insatisfecha tendría consecuencias significativas para la asequibilidad de otras carnes.

La vacunación también ayuda a abordar la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos, que plantea una gran amenaza para la salud humana en todo el mundo. Las investigaciones estiman que la resistencia a los antimicrobianos estuvo asociada con alrededor de 5 millones de muertes en todo el mundo en 2019.

Pollo de corral en una granja avícola.
La mayoría de las explotaciones agrícolas en los países de bajos ingresos son pequeñas explotaciones o operaciones de traspatio.
buen obispo / Shutterstock

Avanzando hacia la sostenibilidad

Nuestro sistema alimentario es responsable de un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Por lo tanto, mejorar la salud animal contribuiría significativamente a cumplir el desafío del IPCC de reducir a la mitad las emisiones para 2030.

Al mismo tiempo, minimizaría el impacto ambiental más amplio de la agricultura a través de ganancias de eficiencia. Esto es particularmente crucial en los países de bajos ingresos donde la incapacidad de controlar o tratar las enfermedades del ganado tiene mayores consecuencias para la desnutrición, la pobreza y la salud humana.

La producción sostenible de alimentos equilibra tres componentes: responsabilidad ambiental, viabilidad económica y aceptabilidad social. El uso de vacunas para reducir las enfermedades del ganado en todo el mundo es una de las pocas innovaciones que mejora las tres cosas, beneficiando a los animales, a las personas y al planeta.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

En su lugar, reciba un resumen semanal en su bandeja de entrada. Todos los miércoles, el editor medioambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo tema climático. Únase a los más de 30.000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


LEER  El cambio climático está matando árboles en las selvas tropicales de Queensland

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies