Calentamiento Global

Por qué atenuar el Sol sería una herramienta eficaz en la lucha contra el cambio climático

Cada vez está más claro que no lograremos cumplir nuestros objetivos climáticos. Ya estábamos en un calentamiento de 1,26°C en 2022 y estamos en camino de superar los 1,5°C a mediados de la década de 2030. Las investigaciones incluso sugieren que la política climática actual provocará un calentamiento de más de 2,5°C para finales de este siglo.

Un calentamiento de esta magnitud devastaría comunidades y ecosistemas vulnerables en todo el mundo. Es hora de que consideremos algo radicalmente nuevo que pueda detener el cambio climático.

Después de poderosas erupciones volcánicas, como las de Tambora (Indonesia) en 1815 y Pinatubo (Filipinas) en 1991, las temperaturas globales bajan durante algunos años. Las grandes erupciones crean una capa nebulosa de partículas microscópicas en la atmósfera superior que dura varios años y oscurece el Sol temporalmente. Podríamos copiar este efecto para luchar contra el cambio climático.

La Tierra se calienta con el Sol, pero se mantiene caliente gracias a los gases de efecto invernadero que atrapan el calor que desprende nuestro planeta. El efecto de calentamiento de nuestras emisiones de CO₂ podría contrarrestarse creando una neblina artificial persistente como las que se ven después de las grandes erupciones volcánicas. Las investigaciones han descubierto que sólo necesitaríamos atenuar el Sol alrededor de un 1% para enfriar el planeta 1°C.

Esto puede parecer poco probable. Pero todas las evaluaciones de ingeniería realizadas hasta la fecha han concluido que sería factible y relativamente barato utilizar una flota de aviones a gran altura para liberar partículas reflectantes en la atmósfera superior.

Entonces podríamos atenuar el Sol, pero ¿deberíamos hacerlo?

Nube de cenizas del Pinatubo durante la erupción de 1991.
Dave Harlow / Servicio Geológico de EE. UU., CC BY-NC-SA

Enfriar el planeta funcionaría

Atenuar el Sol no revertiría perfectamente el cambio climático. El efecto de calentamiento del Sol es más fuerte durante el día, en verano y en los trópicos, mientras que los gases de efecto invernadero calientan en todas partes y en todo momento.

Sin embargo, podríamos crear un efecto de enfriamiento uniforme en todo el mundo ajustando dónde liberamos las partículas. Las investigaciones sugieren que un enfoque de este tipo reduciría en gran medida los riesgos climáticos.

El aumento de las temperaturas realmente importa. Las especies de todo el mundo están en movimiento, siguiendo temperaturas familiares hacia los polos a medida que el planeta se calienta. Pero muchos no podrán seguir el ritmo del cambio climático y otros no tienen adónde ir, por lo que se prevé que las extinciones aumenten.

También estamos viendo un calor extremo que se acerca a los límites absolutos del cuerpo humano, poniendo en riesgo vidas y limitando el trabajo al aire libre.

A medida que el planeta se calienta, el aire más cálido extrae más humedad del suelo en épocas secas y arroja más humedad a la vez cuando llueve. Esto está haciendo que las regiones secas sean más secas y las húmedas más húmedas, y está intensificando tanto las sequías como las inundaciones en todo el mundo.

Atenuar el Sol compensaría este efecto. Pero aún alteraría los patrones globales de viento y lluvia.

Las investigaciones indican que esto significaría cambios menores en las precipitaciones en general. Sin embargo, una pequeña minoría de lugares podría ver cambios más pronunciados en las precipitaciones en comparación con los que enfrentarían bajo el cambio climático. Los modelos climáticos no están de acuerdo en los detalles de los cambios regionales en las precipitaciones, por lo que no está claro en este momento qué regiones experimentarían el mayor cambio.

Bloquear algo de luz solar también sería una forma eficaz de mantener congeladas las partes heladas del mundo. El aumento de las temperaturas está provocando que las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia se derritan a un ritmo acelerado, elevando el nivel global del mar. El cambio climático también está derritiendo el permafrost (suelo congelado que almacena grandes cantidades de carbono), lo que provoca la emisión de más metano y CO₂.

Trozos rotos de hielo marino del Ártico.
El derretimiento del hielo puede acelerar el ritmo del calentamiento global.
Servicio Geológico de EE. UU., CC BY-NC-SA

Efectos secundarios

Aunque atenuar el Sol podría mantener la Tierra fresca, no solucionaría la raíz del problema climático: la acumulación de CO₂ y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera. El CO₂ no sólo calienta el planeta, sino que también acidifica el océano, lo que dificulta que los corales y otras criaturas formen sus caparazones. Atenuar el Sol no cambiaría esto.

También provocaría algunos efectos secundarios. Esta capa nebulosa de partículas haría que el cielo fuera un poco más blanco. Y si copiamos las erupciones volcánicas liberando partículas de sulfato a la atmósfera superior, entonces también estaríamos contribuyendo al problema de la lluvia ácida.

Estas partículas también podrían afectar la capa de ozono, que nos protege de los dañinos rayos ultravioleta. Las investigaciones sugieren que agregar más partículas de sulfato a la atmósfera superior retrasaría la lenta recuperación del agujero de ozono.

Estos efectos secundarios son motivo de preocupación. Pero palidecen en comparación con los impactos del cambio climático. Un estudio reciente encontró que el beneficio de la reducción del calor extremo para la salud humana podría superar los impactos de estos efectos secundarios en la salud en más de 50 a 1.

Paul Crutzen, que ganó el Premio Nobel en 1995 por resolver la química del agujero de ozono, era muy consciente de estos efectos secundarios, pero aun así argumentó que deberíamos empezar a tomar en serio la idea de atenuar el Sol. En un artículo de 2006, destacó que sería mejor reducir rápidamente las emisiones de CO₂ para que no tuviéramos que pensar en atenuar el Sol en absoluto. Sin embargo, lamentó que “actualmente esto parece un deseo piadoso”.

Los síntomas importan

Cada vez está más claro que este “deseo piadoso” no se está haciendo realidad. Desde el artículo de Crutzen de 2006, las emisiones de CO₂ han aumentado más del 15%. Simplemente no estamos recortando las emisiones lo suficientemente rápido como para evitar que el cambio climático cause daños terribles.

Atenuar el sol no abordaría la causa fundamental de la enfermedad climática, y debemos seguir presionando para reducir las emisiones, pero un creciente conjunto de evidencia sugiere que funcionaría sorprendentemente bien para tratar los síntomas.

Sin embargo, esto no es tan sorprendente. El hielo se derrite cuando hace calor, el aire más caliente transporta más humedad y el calor tiene un impacto directo en la vida. Estamos lejos de saber lo suficiente como para recomendar atenuar el Sol hoy, pero si los países no comienzan a tomar en serio esta idea podemos perder una valiosa oportunidad de reducir los riesgos del cambio climático.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

En su lugar, reciba un resumen semanal en su bandeja de entrada. Todos los miércoles, el editor medioambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo tema climático. Únase a los más de 20.000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


LEER  IPCC entrega informe definitivo sobre el cambio climático, y hacia dónde ahora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies