Subida Del Nivel Del Mar

El primer plan de adaptación climática de Nueva Zelanda es un buen comienzo, pero se deben responder preguntas cruciales sobre el costo y el tiempo.

El plan nacional de adaptación de Nueva Zelanda, lanzado la semana pasada, ofrece el primer enfoque integral sobre cómo las comunidades pueden prepararse para los impactos inevitables de un clima cambiante.

Tener un plan es fundamental. La adaptación reactiva y ad hoc podría crear más problemas además de los ya causados ​​por el cambio climático.

Basado en los riesgos prioritarios identificados en la evaluación nacional de riesgos de cambio climático, el plan brinda una dirección más clara sobre la toma de decisiones para inversiones de larga duración, como infraestructura y vivienda.

Brinda más claridad para el gobierno local, por ejemplo, especificando qué escenario de cambio climático deben usar al evaluar los riesgos para las áreas costeras debido al aumento del nivel del mar.

También establece acciones para revisar el reparto de los costos de adaptación entre el gobierno local y el nacional, un paso urgente que significa que los consejos pueden comenzar a hacer planes realistas para su propia adaptación local.

Pero algunos aspectos del plan carecen de estrategia y estructura. Es más una serie de acciones, algunas conectadas, otras bastante discretas, muchas de las cuales ya están ocurriendo de todos modos. La ausencia de Te Tiriti en el encuadre es preocupante, como lo es el hecho de que algunas de las principales fuentes de financiación para la investigación sobre adaptación (como los desafíos científicos nacionales) terminan en 2024.



Lea más: Nueva Zelanda ha lanzado un plan para prepararse para los impactos inevitables del cambio climático: 5 áreas donde el trabajo duro comienza ahora


Prioridades para la adaptación

El plan de adaptación está legislado bajo la Ley de Enmienda de Respuesta al Cambio Climático (Carbono Cero) (2019) y es necesario para abordar los riesgos identificados en la evaluación de riesgos nacional anterior. Esto incluye riesgos para los ecosistemas costeros y nativos, la cohesión social, la economía y los sistemas financieros, y necesidades básicas como el agua potable.

Los cuatro objetivos que sustentan el plan de adaptación son esencialmente indiscutibles: reducir la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático, mejorar la capacidad de adaptación, considerar el cambio climático en todas las decisiones y fortalecer la resiliencia.

Cuatro áreas prioritarias más específicas se identifican como:

  • permitir mejores decisiones informadas sobre el riesgo

  • impulsando el desarrollo resiliente al clima en los lugares correctos

  • sentar las bases para una gama de opciones de adaptación, incluida la retirada controlada, y

  • incorporar la resiliencia climática en las políticas gubernamentales.

El plan de adaptación está estructurado en torno a acciones que se relacionan con problemas de todo el sistema o cinco «áreas de resultados», que se alinean ampliamente con los dominios identificados en la evaluación de riesgos. Estos son el entorno natural; viviendas, edificios y lugares; infraestructura; comunidades; y la economía y el sistema financiero.

falta de estrategia

Todo esto suena relativamente sensato hasta ahora. Los principios que guían el plan se basan en la teoría y los conceptos de adaptación.

Sin embargo, el plan aún carece de estrategia y planificación estructurada. Aprovecha las iniciativas existentes que ya están en marcha, lo que tiene sentido práctico, pero podría dificultar el mantenimiento de la supervisión de cómo se está implementando la adaptación.

El plan enfatiza correctamente la necesidad de evaluar continuamente la efectividad de la adaptación, pero carece de un proceso estructurado, lo que no deja claro cómo se hará un seguimiento de la adaptación a lo largo del tiempo. Esto limita el alcance de cuánto podemos aprender de lo que funciona o no, y hacer los ajustes correspondientes.

¿Quién pagará la adaptación?

El plan toca solo superficialmente el financiamiento de la adaptación, que es una gran preocupación (aunque no olvidemos que no adaptarse costará mucho más). Los costos de la retirada controlada están recibiendo cada vez más (y justificadamente) atención, pero sigue siendo incierto quién se espera que pague.



Leer más: Con el aumento del nivel del mar y el aumento de las tormentas, ¿quién pagará por las propiedades costeras más vulnerables de Nueva Zelanda?


Otras preguntas importantes sobre los costos y el tiempo no se abordan directamente, incluido cuánto más difícil y costosa sería la adaptación retrasada. Necesitamos más orientación y dirección para las inversiones en un futuro incierto, porque muchas de las herramientas que usamos actualmente, como el análisis de costo-beneficio, no pueden manejar la incertidumbre muy bien.

Dos de las áreas prioritarias identificadas en la evaluación de riesgos del cambio climático involucran la estabilidad financiera y la economía. El requisito de que las empresas que cotizan en bolsa comiencen a identificar y divulgar su riesgo relacionado con el clima y cómo van a minimizarlo es un primer paso importante.



Leer más: ‘Edificio demasiado cerca del agua. ¡Es ridículo!’ Hablar de compras después de las inundaciones muestra la necesidad de tomarse en serio la adaptación climática.


El plan deja en claro que el gobierno no puede asumir todos los costos de la adaptación. Sin embargo, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ha enfatizado que habrá límites para una adaptación efectiva, particularmente si fallamos globalmente en mantener el calentamiento por debajo de 1,5 ℃ por encima de las temperaturas preindustriales.

Cuando la adaptación no se implementa de manera efectiva o no es suficiente para hacer frente a la severidad del cambio climático, algunos de los costos pueden recaer en el gobierno. Esto podría ser directamente a través de fondos de ayuda para desastres o indirectamente a través de la pérdida de empleos. Aún no está claro cómo el gobierno en todos los niveles manejará estos costos.

Una excavadora está trabajando en un malecón.
Los malecones pueden proteger un tramo de la costa pero empeorar el problema en otros lugares.
Shutterstock/Ross Gordon Henry

Consecuencias no deseadas

Otro punto que falta en el plan de adaptación es cómo manejará el gobierno las posibles consecuencias no deseadas de la adaptación del sector privado y los conflictos entre grupos.

Por ejemplo, las defensas costeras, como diques o bancos de parada, pueden proteger un área pero desplazar el problema a lo largo de la costa o río abajo. Aumentar el riego para hacer frente a las precipitaciones variables o la sequía podría crear conflictos entre otros usuarios del agua y el medio ambiente.

Sin embargo, una junta ejecutiva interdepartamental tendrá la tarea de proporcionar transparencia en la implementación, mejorar la coordinación dentro del gobierno central y permitir la rendición de cuentas. Esto será fundamental para la eficacia del plan y, en última instancia, para la resiliencia de Aotearoa Nueva Zelanda en un clima cambiante.

LEER  El mundo puede perder la mitad de sus playas de arena para 2100. No es demasiado tarde para salvar la mayoría de ellas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies