Subida Del Nivel Del Mar

Por qué una cadena de pequeñas islas del Pacífico quiere una opinión de un tribunal internacional sobre la responsabilidad de la crisis climática

Los pequeños estados insulares están perdiendo la paciencia con las grandes naciones contaminantes a medida que sufren los efectos devastadores del cambio climático. Sin un movimiento significativo en las próximas conversaciones climáticas COP27 en Egipto, un voto fundamental en la próxima reunión de la asamblea general de la ONU, presentado por las pequeñas islas del Pacífico de Vanuatu, podría abrir las compuertas a un litigio climático internacional.

Un grupo central de 16 estados encabezado por Vanuatu presentará un proyecto de resolución en la asamblea general en diciembre solicitando que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emita una «opinión consultiva» para aclarar los derechos y obligaciones de los estados bajo el derecho internacional en relación a los efectos adversos del cambio climático.

Vanuatu solo necesita una mayoría simple de miembros presentes y votantes (50% más uno), y el apoyo va en aumento. Si tiene éxito, la batuta pasa a la CIJ para aportar claridad jurídica a este complejo asunto.

La opinión consultiva no sería vinculante. No obstante, tal opinión atrae un enorme poder moral y autoridad legal. Aunque la votación tiene lugar después de la COP27, la iniciativa de Vanuatu podría influir en las negociaciones en Egipto.

Responsabilidad e indemnización por pérdidas y daños

Los estados insulares de bajos ingresos como Vanuatu son los que menos han contribuido al cambio climático, pero como grupo son los más directamente afectados por él. Para los atolones bajos en particular, el aumento del nivel del mar representa una amenaza existencial: algunas naciones del Pacífico estarán completamente bajo el agua para fines de siglo. Por lo tanto, no sorprende ver estados que buscan claridad en la CIJ. Vanuatu ha tomado la iniciativa de acudir a los tribunales internacionales, pero otros podrían seguir su ejemplo.

LEER  Cinco imágenes de satélite muestran lo rápido que está cambiando nuestro planeta

Ya en 1991, la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS) pidió por primera vez un mecanismo para compensar a los países afectados por el aumento del nivel del mar. En estos días, hay pedidos de pagos de «pérdidas y daños» para abordar los impactos asociados con el cambio climático al que no se puede adaptar.

Pero los repetidos intentos de elevar el perfil de pérdidas y daños dentro de las negociaciones han sido recibidos con hostilidad por parte de los países ricos. En la COP26 en Glasgow el año pasado, AOSIS, con el apoyo de una coalición de 134 países en desarrollo y China, pidió un nuevo mecanismo para financiar pérdidas y daños, pero EE. UU. y la UE lo bloquearon firmemente.

Mapa de las islas del Pacífico
Vanuatu es uno de los muchos pequeños estados insulares del Pacífico amenazados por la subida del nivel del mar.
Peter Hermes Furian / Shutterstock

Los costos de responder a los desastres climáticos en los países en desarrollo podrían ascender a billones de dólares para 2050, y los países ricos querrán evitar cualquier compromiso legalmente vinculante para cubrir estos costos con recursos públicos. Pero una opinión consultiva de la CIJ podría ayudar a despegar las negociaciones, ya que la amenaza de un litigio expansivo en el futuro puede alentar a los países ricos a capitular.

intereses divergentes

Todo esto influye en la geopolítica cada vez más polémica entre los estados insulares en desarrollo y las naciones más grandes y ricas. Una simple división entre ricos y pobres, norte y sur, o en la jerga de la política climática, los países del «Anexo I» y los países «no del Anexo I» no cuentan toda la historia.

Por ejemplo, muchos países “emergentes” de ingresos medios se están industrializando rápidamente. El rápido crecimiento de sus emisiones está provocando que sus intereses difieran de los de los pequeños estados insulares, y no está claro si el gran grupo de países en desarrollo permanecerá unido en las negociaciones sobre pérdidas y daños.

Vista aérea de la Ciudad de México
Los países de medianos ingresos no están necesariamente del mismo lado que las islas de bajos ingresos.
WitR / persiana

Reconocer el poder de los pequeños estados

La iniciativa de Vanuatu reconoce los fracasos de las negociaciones sobre el cambio climático, pero ejemplifica las formas únicas en que los pequeños estados insulares en desarrollo pueden ejercer el poder.

En primer lugar, el reconocimiento por parte del presidente del país de que la CIJ es “el único órgano principal del sistema de la ONU al que aún no se le ha dado la oportunidad de ayudar a abordar la crisis climática” es muy esclarecedor. Esta observación aparentemente banal sobre un proceso sin fuerza legal, en realidad tiene una gran importancia política porque, si se le diera la oportunidad, la CIJ podría emitir un juicio que los países poderosos que contaminan preferirían no tener que escuchar.

En segundo lugar, la iniciativa de Vanuatu se desencadena por el bajo nivel de ambición de las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional (la cantidad en la que cada país se compromete a reducir sus emisiones). El derecho internacional requiere que los estados prevengan daños al medio ambiente y protejan los derechos humanos. En el mejor de los casos, estas obligaciones no se cumplen; en el peor de los casos, están siendo socavados activamente por la falta de acción climática transformadora que exigen los estados vulnerables.

En tercer lugar, esta iniciativa está encabezada por un país de solo 300 000 habitantes en 83 islas y atolones, muchos de los cuales literalmente se están sumergiendo. Este es un ejemplo notable del tipo de influencia que pueden ejercer los estados pequeños y vulnerables. En ausencia de fuentes convencionales de poder (tamaño y poderío militar), los estados insulares han podido construir coaliciones multilaterales y aprovechar las formas institucionales de influencia (como su membresía en la ONU, el derecho internacional y la persuasión moral) para corregir el desequilibrio.

Las naciones poderosas deben ponerse de pie y tomar nota. Vanuatu y sus socios están siguiendo una estrategia diplomática innovadora y es probable que otros la sigan.

Pero independientemente del resultado de la iniciativa de la CIJ, cualquier responsabilidad reconocida por pérdidas y daños causados ​​por el cambio climático solo tendrá efectos significativos cuando los países los reparen. Por el bien de las naciones más pequeñas y vulnerables de la tierra, ya es hora de que lo hagan.

LEER  ¿Cuál es la causa del aumento del nivel del mar?Informe de EE. UU. advierte que las inundaciones costeras aumentarán entre 10 y 12 pulgadas para mediados de siglo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies