Subida Del Nivel Del Mar

El acuerdo entre Australia y Tuvalu muestra por qué necesitamos un marco global para las reubicaciones climáticas

El reciente acuerdo de migración climática firmado por Australia y Tuvalu en noviembre de 2023 ha sido promocionado como un “salvavidas” para la gente de la nación del Pacífico Sur que enfrenta amenazas existenciales por el aumento del nivel del mar y el cambio climático.

El tratado de la Unión Australia-Tuvalu Falepili es el primer acuerdo bilateral del mundo sobre movilidad climática. Según el tratado, Australia otorgará residencia permanente a hasta 280 tuvaluanos que enfrentan los peligros planteados por el cambio climático cada año.

A cambio, Tuvalu no celebrará ningún acuerdo de seguridad o defensa con otros países sin la aprobación de Australia. Además, Australia defenderá a Tuvalu de las amenazas extranjeras y brindará asistencia en caso de desastres.

El primer ministro australiano, Anthony Albanese, calificó el acuerdo como innovador y “asociación integral”que respetase la soberanía.

Sin embargo, otros lo han criticado por considerarlo neocolonial, especialmente por el control que otorga a Australia sobre la seguridad, las zonas marítimas y los recursos de Tuvalu.

El Primer Ministro de Tuvalu, Kausea Natano, derecha, y el Primer Ministro de Australia, Anthony Albanese, se dan la mano en One Foot Island después de asistir al Retiro de Líderes durante el Foro de las Islas del Pacífico en Aitutaki, Islas Cook, el 9 de noviembre de 2023.
(Mick Tsikas/AAP Imagen vía AP)

¿Innovador o neocolonial?

Durante mucho tiempo ha habido acalorados debates sobre la idea de tal acuerdo, y algunos ven el tratado como un paso importante.

A medida que las consecuencias del cambio climático se vuelven más graves, la comunidad internacional necesita proteger a las poblaciones que corren el riesgo de convertirse en apátridas a medida que sus países se hunden literalmente en el océano.

Un hombre de traje hablando en un podio con el logotipo de la ONU.  Se para frente a un cartel que dice Cumbre del Clima 2014.
El ex primer ministro de Tuvalu, Enele Sopoaga, en un discurso en la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas, 23 de septiembre de 2014. Sopoaga criticó el reciente acuerdo firmado con Australia.
(Foto AP/Richard Drew)

Sin embargo, algunos ven este acuerdo como otro ejemplo más de cómo los países occidentales ejercen influencia colonial sobre otros. El ex primer ministro de Tuvalu, Enele Sopoaga, rechazó una propuesta de 2019 para ofrecer la ciudadanía australiana a los refugiados climáticos de los estados insulares del Pacífico Sur a cambio de otorgar a Australia el control de sus zonas económicas exclusivas y mares territoriales. Calificó la propuesta de neocolonial y un ejemplo de “pensamiento imperial”.

Sopoaga ha reiterado esas preocupaciones respecto de la Unión Falepili y acusó al actual Primer Ministro de subastar la soberanía de Tuvalu por dinero.

También hubo preocupaciones sobre la falta de consulta con los tuvaluanos, el uso de este tratado para contrarrestar la creciente influencia de China en el Pacífico y cómo es un mal ejemplo de justicia climática.

La reubicación está poco estudiada

No se ha prestado suficiente atención a la reubicación y el tema ha sido poco estudiado.

Los peligros existenciales que plantea el cambio climático son demasiado reales para las pequeñas naciones insulares como Tuvalu. Muchos corren un riesgo real de volverse inhabitables debido al cambio climático. Por ejemplo, Tuvalu y Vanuatu podrían quedar completamente sumergidos a finales de este siglo.

Las investigaciones muestran que desde 1970 se han producido en todo el mundo más de 400 reubicaciones relacionadas con el clima y el tiempo y que se producirán más en el futuro. Fiji tiene uno de los planes más completos jamás concebidos para abordar la reubicación planificada e identifica los numerosos desafíos logísticos, financieros, sociales y culturales involucrados.

Entre los complejos planes se encuentran decisiones profundamente personales y morales, como qué hacer con los lugares de enterramiento. Estas naciones a menudo se enfrentan a dos opciones traumáticas: dejar que se hundan o exhumar los restos.

La reubicación de Fiji, como la de la mayoría de los demás, será interna. Sin embargo, la cuestión de la reubicación internacional es aún más desafiante, con desafíos geopolíticos y consecuencias sociales y económicas de mucho mayor nivel.

Soberanía y tierra en desaparición

Una de las cuestiones más difíciles es la de la soberanía. ¿Llegará un momento en que la mayoría de los tuvaluanos vivan fuera de Tuvalu? ¿Cómo podrían aquellos en la diáspora ejercer sus derechos nacionales, si los tienen? ¿Cómo pueden mantener su condición de nación distintiva sin tierra? Estas preguntas son importantes, pero también difíciles de responder.

¿Un país que ya no tiene tierra sigue siendo soberano? El derecho internacional define que un estado soberano tiene 1) una población permanente, 2) un territorio definido, 3) un gobierno y 4) la capacidad de entablar relaciones con otros estados.

Consciente de esto, Tuvalu ya ha modificado su constitución para afirmar que su condición de Estado es permanente, por lo que su soberanía persiste a pesar de perder su territorio debido al aumento del nivel del mar.

También están desarrollando una nación digital recreando su tierra en el metaverso, archivando su cultura y digitalizando su gobierno.

Una isla tropical montañosa rodeada por el océano
Países insulares como Fiji han desarrollado planes para reubicar a las personas debido a los impactos del cambio climático y el aumento del nivel del mar.
(Persiana)

Fronteras marítimas

Los límites marítimos son divisiones de las superficies de agua de la Tierra en el contexto de aguas territoriales, zonas contiguas y zonas económicas exclusivas. Las fronteras marítimas de las pequeñas naciones insulares son vastas. Por ejemplo, los territorios oceánicos de Tuvalu cubren más de 900.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de Nigeria.

El aumento de los océanos podría reducir las zonas marítimas a medida que una isla se hunde. Esto tiene serias implicaciones, ya que las fronteras marítimas determinan quién tiene derecho a las pesquerías del Pacífico por valor de miles de millones de dólares.

La soberanía y las fronteras marítimas pueden ser los principales desafíos que un marco de gobernanza global para la reubicación internacional puede ayudar a abordar en primer lugar, ya que tienen implicaciones sobre cómo puede desarrollarse la reubicación planificada. En cuanto a cómo puede llevarse a cabo la reubicación planificada, hay varias ideas:

1) Visas especiales y tratados que facilitan la movilidad climática como la Unión Falepili.

2) El arrendamiento de territorios ha sido una solución común que los pequeños estados insulares han explorado, como la compra de tierras por parte de Kiribati en Fiji.

3) Fusión de varios estados, como Zanzíbar y Tanganica se unieron en 1964 para formar Tanzania, para que las personas en las islas que quedarán sumergidas puedan trasladarse a otras áreas del país.

4) Se han contemplado islas artificiales y flotantes para reemplazar el territorio terrestre sumergido, pero el estatus legal de dichas islas es muy incierto y podría sentar precedentes peligrosos, como el uso de nuevas islas para reclamar territorios dentro de las fronteras marítimas de otras.

Todas estas formas potenciales de permitir la reubicación planificada conllevan desafíos importantes, razón por la cual se requiere un marco de gobernanza global.

La reubicación planificada y, específicamente, la reubicación internacional, es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo, ya que la soberanía, las fronteras marítimas y los derechos de las naciones afectadas están en riesgo, y mucho menos las vidas y el futuro de millones de personas en todo el mundo. Lo más importante es que se requieren medidas significativas para combatir la crisis climática por parte de todas las naciones, de modo que se pueda mitigar la necesidad de una reubicación masiva.

LEER  los escritores imaginaron mundos sumergidos durante siglos: lo que nos dicen sobre el futuro

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies