ENERGÍA RENOVABLE

Por qué Alemania abandonó la energía nuclear antes que el carbón y por qué no volverá atrás

Hace un año, Alemania desconectó sus últimas tres centrales nucleares. Cuando se trata de energía, pocos acontecimientos han desconcertado más a los de fuera.

Ante el cambio climático, los llamados a acelerar la transición para abandonar los combustibles fósiles y una crisis energética precipitada por la invasión rusa de Ucrania en 2022, la decisión de Berlín de abandonar la energía nuclear antes que las fuentes de energía con uso intensivo de carbono como el carbón ha atraído importantes críticas. (Greta Thunberg lo calificó de manera destacada como “un error”.)

Esta decisión sólo puede entenderse en el contexto de los acontecimientos sociopolíticos de la posguerra en Alemania, donde el antinuclearismo fue anterior al discurso público sobre el clima.

Desde un bestseller de Alemania Occidental de 1971 titulado evocativamente Peaceably into Catastrophe: A Documentation of Nuclear Power Plants, hasta enormes protestas de cientos de miles de personas (incluida la manifestación más grande jamás vista en Bonn, la capital de Alemania Occidental), el movimiento antinuclear atrajo la atención nacional y simpatía generalizada. Se convirtió en una fuerza política importante mucho antes incluso del desastre de Chernobyl de 1986.

Una protesta de 30.000 personas en el lugar de construcción de una central nuclear en Brokdorf, Alemania, 1971.
FLS / Alamy

Sus motivaciones incluyeron: desconfianza en la tecnocracia; temores ecológicos, ambientales y de seguridad; sospechas de que la energía nuclear podría generar proliferación nuclear; y oposición general al poder concentrado (especialmente después de su extrema consolidación bajo la dictadura nazi).

En cambio, los activistas defendieron lo que consideraban alternativas renovables más seguras, ecológicas y accesibles, como la solar y la eólica, abrazando su promesa de una mayor autosuficiencia, participación comunitaria y empoderamiento ciudadano (“democracia energética”).

Este apoyo a las energías renovables tenía menos que ver con el CO₂ y más con el objetivo de restablecer las relaciones de poder (a través de una generación descentralizada y de abajo hacia arriba en lugar de una producción y distribución de arriba hacia abajo), proteger los ecosistemas locales y promover la paz en el contexto de la guerra fría.

LEER  cerrar la planta de carbón más sucia de Australia una década antes no pondrá en peligro nuestro suministro de electricidad

La Energiewende de Alemania

El contraste aquí con el último movimiento Fridays for Future de Thunberg y su eslogan de “escuchen a los expertos” es sorprendente. La generación de activistas de más edad rechazó deliberadamente la experiencia dominante de la época, que entonces consideraba la energía nuclear centralizada como el futuro y el despliegue masivo de energías renovables distribuidas como una quimera.

Este movimiento anterior fue fundamental para la creación del Partido Verde de Alemania –hoy el más influyente del mundo– que surgió en 1980 y entró por primera vez en el gobierno nacional de 1998 a 2005 como socio menor de los socialdemócratas. Esta coalición “rojo-verde” prohibió los nuevos reactores, anunció el cierre de los existentes para 2022 y aprobó una serie de leyes que apoyan la energía renovable.

Eso, a su vez, impulsó el despliegue nacional de energías renovables, que se disparó del 6,3% del consumo interno bruto de electricidad en 2000 al 51,8% en 2023.

Estas cifras son aún más notables si se tienen en cuenta las contribuciones de los ciudadanos comunes y corrientes. En 2019, poseían el 40,4% (y más del 50% a principios de la década de 2010) de la capacidad total instalada de generación de energía renovable de Alemania, ya sea a través de cooperativas comunitarias de energía eólica, instalaciones de biogás en granjas o energía solar en los tejados de los hogares.

Las transiciones energéticas más recientes de la mayoría de los demás países han sido intentos de lograr objetivos netos cero utilizando cualquier tecnología baja en carbono disponible. Sin embargo, la ahora famosa “Energiewende” de Alemania (traducida como “transición energética” o incluso “revolución energética”) ha buscado desde sus inicios alejarse tanto de la energía nuclear como de la energía intensiva en carbono hacia alternativas predominantemente renovables.

De hecho, el mismo libro al que se le atribuye haber acuñado el término Energiewende en 1980 se tituló, significativamente, Energie-Wende: Crecimiento y prosperidad sin petróleo ni uranio y fue publicado por un grupo de expertos fundado por activistas antinucleares.

Los gobiernos alemanes consecutivos, durante las últimas dos décadas y media, se han apegado más o menos a esta línea. El segundo gabinete pronuclear de Angela Merkel (2009-2013) fue una excepción inicial.

Eso duró hasta el desastre de Fukushima en 2011, después del cual protestas masivas de 250.000 personas y una sorprendente derrota en las elecciones estatales ante los Verdes obligaron a esa administración también a volver al plan de eliminación gradual de 2022. No es de extrañar que tantos políticos hoy en día se muestren reacios a reabrir esa particular caja de Pandora.

Otro dolor de cabeza político actual es dónde almacenar los desechos nucleares del país, un tema que Alemania nunca ha logrado resolver. Ninguna comunidad ha dado su consentimiento para albergar una instalación de este tipo y las designadas para este fin han sido testigos de protestas a gran escala.

En cambio, los desechos radiactivos se han almacenado en instalaciones temporales cerca de los reactores existentes, lo que no constituye una solución a largo plazo.

La energía nuclear sigue siendo impopular

Las encuestas nacionales subrayan la aversión teutónica a la energía nuclear. Incluso en 2022, en el punto álgido de la reciente crisis energética, una encuesta encontró que el 52% se oponía a la construcción de nuevos reactores, aunque el 78% apoyaba una extensión temporal de las plantas existentes hasta el verano de 2023. El gobierno de coalición tripartito socialdemócrata-verde-liberal finalmente comprometido a mediados de abril de 2023.

Hoy en día, el 51,6% de los alemanes cree que esto fue prematuro. Sin embargo, un nuevo aplazamiento se consideró políticamente inviable dado el mordaz antinuclearismo de los Verdes y importantes sectores representativos de la población.

A pesar de algunas protestas públicas en sentido contrario (el principal partido de oposición, la CDU, declaró en enero que Alemania “no puede prescindir de la opción de la energía nuclear en este momento”), en privado pocos líderes políticos creen que el país cambiará de rumbo, o incluso de manera realista puede hacerlo.

Como me dijo un experto de la industria, hablar de reintroducir la energía nuclear en Alemania es “ilusorio” porque los inversores fueron “quemados… demasiadas veces” en el pasado y ahora “preferirían invertir su dinero en inversiones más seguras”. Además, “llevaría décadas construir nuevos [nuclear] centrales eléctricas” y la electricidad ya no es el sector de preocupación, dado el rápido desarrollo de las energías renovables, y la atención se ha desplazado a la calefacción y el transporte.

Gráfico de producción de energía en Alemania por fuente
La energía nuclear alemana (púrpura) ha sido reemplazada en gran medida por energías renovables (amarillo), no por carbón (negro y marrón).
Cable de energía limpia, CC BY-SA

Mientras tanto, las predicciones de que la salida de la energía nuclear dejaría a Alemania obligada a utilizar más carbón y enfrentando precios crecientes y problemas de suministro no se han materializado. En marzo de 2023, el mes anterior a la eliminación, la distribución de la generación eléctrica alemana era 53% renovable, 25% carbón, 17% gas y 5% nuclear. En marzo de 2024, era 60% renovable, 24% carbón y 16% gas.

En general, el año pasado se registró una producción récord de energía renovable en todo el país, un uso de carbón mínimo en 60 años, recortes considerables de emisiones y precios de energía cada vez más bajos.

Al parecer, el sector energético del país ya ha avanzado. En palabras de un observador de la industria: “Una vez que se apagan estas centrales nucleares, desaparecen”. Y no hay un camino fácil de regreso.

Para bien o para mal, esta tecnología –al menos en su forma actual– está muerta aquí. Para muchos alemanes, no se lo pueden perder.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

En su lugar, reciba un resumen semanal en su bandeja de entrada. Todos los miércoles, el editor medioambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo tema climático. Únase a los más de 30.000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies