SOSTENIBILIDAD

Los inversores han competido entre sí para comprar el primer bono verde de Australia. He aquí por qué es una gran señal

Se podría pensar que la deuda pública es mala, pero en realidad juega un papel crucial en las finanzas modernas.

Cuando era tesorero, Peter Costello declaró que el 21 de abril de 2006 sería conocido como el “Día Libre de Deuda” de Australia. Ese día, proclamó, la Commonwealth eliminaría su deuda neta y “liquidaría la hipoteca”.

El problema –como se apresuraron a señalar los mercados financieros– era que los bonos gubernamentales (utilizados para emitir deuda) eran fundamentales para todas las decisiones crediticias en la economía australiana. Un gobierno que no se endeudara en absoluto crearía problemas diferentes.

Como reflexionó más tarde el propio Costello:

Los bonos gubernamentales o soberanos son el alma del sistema financiero […] Aunque su propósito principal es permitir que un gobierno obtenga préstamos, la negociación de bonos establece la curva de rendimiento y se convierte en el punto de referencia para otros prestatarios: gobiernos estatales e instituciones, así como el sector privado.

Los mercados financieros estaban nerviosos ante la perspectiva de que no hubiera títulos del gobierno australiano en emisión para respaldar y fijar el precio del mercado de deuda.

En lugar de dejar de emitir bonos, el gobierno australiano decidió utilizar sus excedentes para crear el Fondo del Futuro.

Aprovechar la deuda para alcanzar objetivos ecológicos

Casi 20 años después, los mercados financieros australianos han alcanzado un nuevo hito: ahora se está emitiendo deuda pública para impulsar medidas audaces en materia de medio ambiente.

Este mes, el gobierno federal emitió el primer bono verde soberano de Australia para respaldar proyectos que apoyen la transición a cero emisiones netas.

Los bonos del Tesoro verdes ayudarán a respaldar la transición hacia cero emisiones netas.
Taras Vyshnya/Shutterstock

La emisión de bonos por 7.000 millones de dólares australianos tuvo una suscripción excesiva. Más de 22.000 millones de dólares en ofertas provinieron de 105 instituciones inversoras de Australia, Asia, Europa y América del Norte.

Pero no es una idea nueva. El primer bono verde fue emitido por el Banco Mundial en 2008, tras el interés de los fondos de pensiones suecos que querían apoyar inversiones que abordaran el cambio climático pero habían tenido dificultades para encontrar proyectos.

Esto luego generó una oleada de actividad, incluida la fundación en 2009 de la Iniciativa de Bonos Climáticos por parte de Sean Kidney, un expatriado australiano que ha sido una fuerza impulsora detrás de los mercados de bonos verdes a nivel mundial.

A medida que los bonos verdes ganaron fuerza, la Asociación Internacional de Mercados de Capitales estableció los Principios de Bonos Verdes para “apoyar a los emisores en la financiación de proyectos ambientalmente racionales y sostenibles que fomenten una economía de emisiones netas cero y protejan el medio ambiente”.

En 2023, se emitieron alrededor de 1,4 billones de dólares australianos en bonos de impacto a nivel mundial, incluidos bonos verdes, sociales, de sostenibilidad y vinculados a la sostenibilidad.

Un momento decisivo

Las finanzas sostenibles se encuentran en un momento crítico. El Banco Mundial afirma que los mercados financieros están haciendo la transición hacia un enfoque más integral de la sostenibilidad y la divulgación de información:

Los datos y la transparencia que fueron la base de los bonos etiquetados podrían convertirse en la norma en todo el mercado, proporcionando la información necesaria para entender el verdadero impacto ambiental y social de las inversiones en las personas y nuestro planeta.

El bono soberano verde de Australia no es en sí mismo tan notable. Ya se han emitido muchos bonos verdes soberanos y corporativos en lo que ahora es un mercado bastante maduro.

Pero a medida que las finanzas sostenibles se generalizan cada vez más, el uso de bonos del Tesoro verdes para establecer una “tasa de rendimiento libre de riesgo” podría ayudar a integrar la sostenibilidad en todas las formas de préstamo.

La tasa de rendimiento libre de riesgo representa lo que un inversor puede esperar ganar con una inversión que teóricamente conlleva riesgo cero. Los bonos gubernamentales se suelen utilizar como indicador del riesgo cero, que luego los bancos traducen en las tasas de interés que pagan los hogares y las empresas.

Tejados suburbanos vistos desde la distancia
La tasa de rendimiento libre de riesgo afecta a todos los préstamos.
Darren England/AAP

Una empresa típica, por ejemplo, tendrá una tasa de interés para pedir prestado que refleje la tasa libre de riesgo, más un margen que refleje la evaluación del banco del riesgo de prestarle a la empresa.

Por eso los bonos del Tesoro verdes son importantes. Fijarán la tasa de rendimiento libre de riesgo que se aplicará a todas las formas de financiación verde y, en última instancia, facilitarán que los hogares y las empresas accedan a financiación que pueda acelerar el progreso hacia una economía y una sociedad más sostenibles.

Hacer que todas las finanzas sean más sostenibles

Hay muchas más oportunidades que Australia podría aprovechar en este espacio.

El gobierno ya ha utilizado el Agregador de Bonos de Vivienda Asequible –que emite bonos sociales y de sostenibilidad a largo plazo– para proporcionar financiación barata para proyectos de vivienda social y asequible.

Un mecanismo similar podría ayudar a los gobiernos locales a financiar proyectos de infraestructura comunitaria, como la modernización sostenible de piscinas municipales. Los bonos sostenibles podrían incorporarse también a las opciones de financiación de viviendas para ayudar a los australianos a modernizar de manera sostenible sus hogares.

Los “títulos respaldados por activos” verdes están garantizados por préstamos verdes y pueden utilizarse para financiar el desarrollo de las industrias solar y de baterías a gran escala.

Ovejas cerca de un molino de viento en el interior seco de Australia
Los bonos verdes podrían ayudar a financiar la preparación de Australia para el cambio climático.
Marc Witte/Shutterstock

Y también hay oportunidades para construir nuevos mercados financieros relacionados con la naturaleza, apoyando a los agricultores para que realicen inversiones alineadas con la Ley del Mercado de Reparación de la Naturaleza del gobierno. Esto se centraría en prepararse para los extremos climáticos, por ejemplo, invirtiendo en infraestructura hídrica.

Para aprovechar estas y otras oportunidades, el gobierno australiano debe ir más allá de la emisión de bonos verdes individuales y apoyar la creación de mercados. El Banco de la Reserva de Australia y la Autoridad Australiana de Regulación Prudencial pueden ayudar a impulsar marcos regulatorios que apoyen esta medida.

La emisión de bonos verdes del Tesoro aborda una pieza importante que falta en el rompecabezas de las finanzas sostenibles. A medida que el riesgo climático se integra en las finanzas, la verdadera oportunidad radica en utilizar una tasa libre de riesgo para los bonos verdes a fin de integrar la sostenibilidad en todas las formas de financiación.

LEER  Piloto y ciego, Amit Patel empuja los límites de lo que es posible

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies