SOSTENIBILIDAD

Sapo dorado, la primera especie en desaparecer oficialmente por el calentamiento global

Clima – Golden Toad es el primero. Aquellos que tengan la suerte de observar este pequeño anfibio en el corazón del bosque nuboso de Costa Rica nunca lo olvidarán. Es demasiado tarde para todos los demás, ya que la especie ahora está extinta.

Anteriormente, durante unos días al año, un grupo de pequeños murciélagos aparecía misteriosamente en los estanques de este bosque tropical para reproducirse. «El suelo es oscuro, con sapos dorados que sobresalen como estatuas de animales. Entre los «árboles nudosos, tallados por el viento y cubiertos de musgo», dijo a la agencia de noticias Alan Pounds, Alan Pounds, ecólogo de la Reserva Biológica de Monteverde en Costa Rica. en el medio, que es una vista muy espectacular.

Pero eso fue antes de que se notara su desaparición en 1990. Hoy en día, podría decirse que es la primera especie conocida en extinguirse debido al calentamiento global. Los sapos dorados viven solo en los bosques de Monteverde. «Alrededor del 99 por ciento de la población desapareció en un año», dijo Alan Ponzi, cuyas conclusiones fueron validadas por el informe de febrero del IPCC sobre los efectos del calentamiento global. Así que ciertamente no es la última especie en desaparecer.

El «gatillo» climático

Si bien el mundo logra limitar el calentamiento a +1,5°C en comparación con la era preindustrial, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, el 9% de las especies del planeta podrían desaparecer, según expertos climáticos de la ONU (IPCC).

Algunos otros se han unido a su tumba, que por supuesto es solo el comienzo. Desde que llegó al país a principios de la década de 1980 para estudiar anfibios, el Dr. Alan Pounds ha sido testigo de la desaparición de varias otras especies, como la rana arlequín de Monteverde.

Desde entonces, los investigadores han destacado la evolución de los climas locales y las poblaciones de especies. Vieron cómo los efectos cíclicos de El Niño, así como las tendencias a largo plazo asociadas con el cambio climático, disminuían después de períodos de condiciones inusualmente cálidas y secas.

A esto se suma la quitridiomicosis, una infección que mata a los anfibios. Según Alan Ponzi y sus colegas, este último jugó un papel importante en la desaparición de especies. Para ellos, la enfermedad es «la bala y el cambio climático aprieta el gatillo». Este mecanismo también se ha observado en otros lugares.

Por ejemplo, melomys rubicola, un pequeño roedor que vive en un pequeño pantano frente a la costa de Australia, no se ha visto desde 2009. El único mamífero endémico de la Gran Barrera de Coral, es posible que no haya sobrevivido a su inundación. hábitat y por lo tanto fue declarado extinto en 2016.

En general, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) estima que el cambio climático amenaza a casi 12 000 especies, de las cuales casi 6 000 están en peligro de extinción. «Es absolutamente aterrador», comentó Wendy Foden, experta en clima de la UICN. Se están llevando a cabo negociaciones internacionales para llegar a un tratado que proteja mejor la naturaleza, incluida la protección de al menos el 30 por ciento de la tierra y el mar para 2030.

Pero con el calentamiento global, esta protección clásica no es suficiente, enfatiza Wendy Foden. «Incluso las áreas silvestres más remotas se verán afectadas por el cambio climático».

secando el bosque tropical

En Montevideo, hasta las nubes oscuras han cambiado. Las precipitaciones en la región han aumentado en los últimos 50 años, pero se han vuelto más erráticas, alternando períodos muy lluviosos y períodos muy secos, subrayó Alan Pounds a la AFP.

En la década de 1970, el bosque promediaba unos 25 días de sequía al año, en comparación con los 115 días de la última década. Además, la niebla que cubre el bosque para retener la humedad durante la estación seca también se redujo en un 70 por ciento. «Por lo general, parece más polvo que una nube», dijo el médico con pesar.

La investigación continúa con la esperanza de encontrar el sapo dorado, ya que el año pasado un equipo de conservacionistas pisó su rastro en el hábitat histórico del «Bosque Eterno de los Niños» de Costa Rica. Pero la esperanza parece perdida. Como dice Alan Pounds, «las posibilidades de que vuelva a aparecer parecen cada vez menos probables con el tiempo».

Ver también The Huffington Post: En el Sahara, no es la radiactividad lo que es peligroso

LEER  Incluso si algunas personas piensan que son molestas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies