ENERGÍA RENOVABLE

Las granjas solares pueden consumir tierras de cultivo, pero la 'agrivoltaica' podría significar lo mejor de ambos mundos para los agricultores de Nueva Zelanda

Nueva Zelanda planea poner en funcionamiento alrededor de ocho gigavatios de proyectos solares fotovoltaicos (más que la demanda máxima de energía de todo el país en un día típico de invierno) para 2028, según la última encuesta de inversión en generación del gobierno.

Ocho de estos parques solares ya están operativos y repartidos por todo el país. Más de 40 se encuentran en diversas etapas de desarrollo, y la construcción del proyecto individual más grande, de más de 150 megavatios, comenzará este año.

Sin embargo, las granjas solares no están exentas de desafíos. Pueden consumir tierras de cultivo y cambiar el paisaje rural. Sin embargo, sostenemos que las granjas más eficientes pueden integrar paneles solares y producción agrícola, con beneficios económicos para los agricultores.

Dada la capacidad de generación actual de Aotearoa Nueva Zelanda de poco menos de diez gigavatios, el aumento de la generación es un avance significativo en el sector eléctrico y una contribución positiva al objetivo para 2030 de generación 100% de electricidad a partir de energías renovables.

Sin embargo, la oposición se ha centrado en los posibles cambios en el paisaje rural y el uso de suelos productivos.

Esto se debe, en particular, a que es probable que se propongan autorizaciones rápidas para parques solares. El ministro de Infraestructura, Chris Bishop, ha señalado que el proceso “facilitará la aprobación de nuevas infraestructuras, incluidas las de energía renovable”.

Nosotros defendemos que una opción adecuada para Nueva Zelanda es la “agrovoltaica”, es decir, el uso de tierras agrícolas tanto para la generación de electricidad renovable como para la agricultura.

Abordar las preocupaciones sobre el cambio de uso de la tierra

En un país donde la mitad de su superficie se destina a fines agrícolas, el cambio de uso de la tierra es una preocupación obvia. La respuesta bien podría ser la agrovoltaica, que está ganando terreno a nivel mundial.

Se trata de utilizar las tierras rurales tanto para la generación de electricidad como para la agricultura (incluida la horticultura). Se ha demostrado que grandes áreas del país son adecuadas para este enfoque de doble uso de la tierra.

Este mapa muestra tierras consideradas aptas para la energía agrivoltaica en Aotearoa, Nueva Zelanda.
Autor proporcionado, CC BY-SA

El principal beneficio de la energía agrivoltaica es el microclima creado bajo los paneles solares, con temperaturas más frías durante los días cálidos y temperaturas más cálidas durante la noche. Esto da como resultado menos estrés por calor y menos daños por heladas para los cultivos.

Los suelos también retienen más humedad, lo que significa que ciertos cultivos crecen mejor, incluso con más sombra. La producción ganadera ha obtenido los mayores beneficios a nivel mundial porque los animales están mejor protegidos de los elementos, necesitan menos agua y pueden acceder a los pastos en condiciones secas.

Pastoreo solar

La integración de los paneles solares con la cría de ovejas es una gran oportunidad para Nueva Zelanda. De hecho, es una práctica habitual utilizar ovejas para mantener la vegetación entre los paneles solares y debajo de ellos. Se trata de un negocio en crecimiento por derecho propio, conocido como pastoreo solar.

Los aspectos económicos son bastante convincentes. Un estudio de caso sobre una granja de Canterbury muestra la rentabilidad de los activos solares con un flujo de ingresos adicional para el agricultor a partir de contratos de arrendamiento.

Dadas las preocupaciones económicas que enfrentan los criadores de ovejas, esto debería ser una consideración definitiva.

Ovejas de pie a la sombra bajo paneles solares.
Es común utilizar ovejas para mantener la vegetación entre los paneles solares.
imágenes falsas

Abordar los obstáculos

Existen obstáculos para aprovechar esta oportunidad de manera justa. Uno de ellos es la modernización de la red para dar cabida a nueva capacidad de generación, cuyo coste se estima en 1.400 millones de dólares neozelandeses al año hasta 2030. Esta cifra está asociada en gran medida a la red de transmisión de alto voltaje necesaria.

El programa de vías de red neta cero de Transpower tiene como objetivo abordar este problema. Sin embargo, muchos de los activos solares más pequeños a escala de servicios públicos estarán conectados a redes de distribución de bajo voltaje, lo que supondrá una limitación importante.

Ninguna de estas mejoras de infraestructura requeridas está incluida en el presupuesto de 2024. Las empresas de líneas son las que deben gestionar este problema. En la práctica, significa que no todos los agricultores podrán aprovechar la oportunidad. Será un caso de “primero en llegar, primero en ser atendido” y una posible fiebre del oro.

Cuestiones de consentimiento

Esto se enmarca en las reformas de la Ley de Gestión de Recursos que se están llevando a cabo actualmente. El proyecto de ley de aprobaciones aceleradas está actualmente en trámite en el comité selecto y puede limitar la consulta exhaustiva con las partes interesadas y la consideración cuidadosa de las posibles implicaciones de los proyectos solares.

Una reciente decisión de notificación del Consejo del Distrito de South Wairarapa, por ejemplo, concluyó que una granja solar propuesta

es incompatible con las demás actividades que se llevan a cabo en la zona rural (producción primaria) y, como tal, los valores de esparcimiento del entorno rural se verían afectados negativamente.

Por el contrario, en el contexto de una solicitud para una granja solar en Selwyn, un comisionado responsable de la toma de decisiones observó que nuestro sistema de gestión de recursos permite, e incluso espera, cambios en el uso de la tierra.

Que los cambios sean permisibles depende de […] la planificación [documents]la consideración de los efectos ambientales y […] juicio equilibrado sobre si los cambios cumplen con los requisitos legislativos y de otra índole.

La declaración de política nacional de Nueva Zelanda para la generación de electricidad renovable reconoce valores competitivos asociados con el desarrollo de recursos energéticos renovables. Pero no identifica cómo resolver ningún conflicto.

La protección de tierras agrícolas altamente productivas está cubierta por la declaración de política nacional de 2022 para tierras altamente productivas, y los funcionarios de planificación pueden considerar que las granjas solares convencionales están en conflicto. Sostenemos que los sistemas agrivoltaicos bien diseñados resolverán este enigma.

De hecho, el panel de toma de decisiones en una aplicación agrovoltaica en Waikato comentó que:

Sus miembros rara vez han observado un proyecto que produzca beneficios tan significativos con tan comparativamente pocos efectos adversos.


Nos gustaría reconocer la contribución de Olivia Grainger y Anna Vaughan a esta investigación.


LEER  Los mitos y verdades que rodean la reciente subasta de energía renovable de Sudáfrica

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies