Calentamiento Global

Resalte los daños, no los beneficios, para modificar el comportamiento.

El cambio climático está influyendo lenta pero drásticamente en la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos. Los gobiernos, así como las organizaciones con y sin fines de lucro, ahora están buscando formas de limitar los efectos de las acciones humanas en el planeta. En muchas partes del mundo, incluidos Australia y Canadá, los gobiernos están limitando el uso de plásticos de un solo uso.

Para que las personas sean más sostenibles en su vida diaria, los gobiernos y los defensores del medio ambiente han estado comunicando los daños del cambio climático para los humanos, los animales y el planeta. Sin embargo, hay una forma correcta e incorrecta de difundir este mensaje.

La investigación ha comenzado recientemente a examinar cómo transmitir mejor la importancia de la acción humana a las masas. Si bien las personas son bombardeadas con frecuencia con llamamientos para reducir el uso de agua y llevar bolsas reutilizables a la tienda de comestibles, los estudios ahora están analizando el lenguaje que se debe usar para que dichos llamamientos sean efectivos.

En un artículo reciente del que fui coautor con Jack Lin, estudiante de la Universidad Estatal de California en Northridge, descubrimos que enfatizar la «gravedad» o la «importancia» del cambio climático podría conducir a resultados contradictorios.

El experimento

Reclutamos a 762 estadounidenses seleccionados al azar y les pedimos que leyeran un pasaje que describe los efectos del cambio climático. Pero, en el pasaje dado a la mitad de los participantes, agregamos palabras como “grave” y “grave” para enfatizar la importancia de los efectos nocivos del cambio climático.

LEER  Si las universidades quieren cumplir con los objetivos climáticos, deberían usar su tierra para compensaciones de carbono

Luego les preguntamos a los participantes qué probabilidades tenían de participar en varios comportamientos sostenibles, como comer alimentos cultivados localmente, usar el transporte público y usar menos agua.

Uno pensaría que decir que el cambio climático es serio promovería intenciones de comportamiento más sostenibles. En cambio, descubrimos que el uso de adjetivos «serios» y otros similares reducía las intenciones de comportamiento para realizar esfuerzos sostenibles. Este efecto fue especialmente pronunciado entre los participantes que identificaron su apoyo al Partido Republicano.

La elección de palabras puede desencadenar su sentido del libre albedrío

¿Cómo podrían explicarse estos resultados? Bueno, los partidarios republicanos generalmente tienen más «reactancia psicológica». Lo que significa que suelen ser más reacios a las restricciones de sus libertades individuales y su sentido del libre albedrío. Por lo tanto, estas personas consideran que decir que los efectos del cambio climático son “graves” es un intento de influir en sus puntos de vista sobre el cambio climático. Los conservadores en otras partes del mundo también tienden a obtener puntajes más altos en la reactancia psicológica.

Un grupo de personas protestando con pancartas contra la mala acción contra el cambio climático.
Si las palabras utilizadas en la concientización y los mensajes sociales suenan restrictivas, pueden desencadenar el sentido de libre albedrío de las personas.
(Shutterstock)

Según esta teoría, cuando las personas experimentan una sensación de restricción, pueden tomar acciones opuestas para reafirmar su sentido de libre albedrío. De acuerdo con esta premisa, las puntuaciones más altas de los republicanos en la reactancia psicológica explican por qué dijeron, por ejemplo, que usarían aún más agua cuando ven un llamamiento que usa adjetivos como «grave» para transmitir los efectos del cambio climático.

Otras investigaciones han encontrado resultados similares. Por ejemplo, usted pensaría que decirle a la gente que el 97 por ciento de los científicos prominentes del mundo creen que el cambio climático causado por el hombre es real. Sin embargo, los participantes de investigación alineados con los republicanos que ven una declaración como esta tienen menos probabilidades de actuar en consecuencia, en comparación con aquellos que no la ven.

Estos hallazgos parecen indicar que las comunicaciones y los llamamientos sobre el cambio climático pueden ser inútiles, especialmente para los republicanos. La investigación publicada hace una década encontró que los científicos consideran que los términos «calentamiento global» y «cambio climático» significan cosas diferentes, mientras que la mayoría de la gente los usa indistintamente. Esta investigación mostró que es menos probable que los republicanos crean que “el calentamiento global es real”, pero es más probable que crean que “el cambio climático es real”.

Es más probable que los demócratas tomen medidas contra el cambio climático que los republicanos, pero es más probable que los propios demócratas actúen contra el “calentamiento global” que contra el “cambio climático”, el efecto opuesto entre los republicanos.

El poder de las palabras

Ya sea que uno sea conservador o liberal, la investigación ha encontrado que resaltar las pérdidas es mejor para promover comportamientos que resaltar las ganancias. Por ejemplo, indicar los daños a los seres humanos, los animales y el medio ambiente por no actuar es más eficaz que indicar los beneficios de actuar. Otra investigación también encontró que usar gráficos circulares para comunicar estadísticas y cifras es mejor para promover la comprensión que escribir esas cifras en forma de texto.

Un cartel que dice 'No hay planeta B'.
Las palabras que destacan las pérdidas son mejores para influir en los comportamientos que las que destacan las ganancias.
(Shutterstock)

Qué significa todo esto? Se debe considerar la forma en que comunicamos los efectos del cambio climático. La forma en que nos comunicamos, y el lenguaje que usamos, son tan importantes como lo que comunicamos.

Las personas procesan la información que reciben a través de su propia lente, una lente que está formada por historias, diferencias y expectativas individuales y culturales. Para llevar nuestro mensaje a todas estas personas de diversas perspectivas, debemos asegurarnos de que la forma en que nos comunicamos se adapte a las historias, diferencias y expectativas de esos destinatarios.

LEER  5 grandes olas de calor en 30 años convierten a la Gran Barrera de Coral en un tablero de ajedrez blanqueado

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies