Calentamiento Global

el verano de 2022 vio incendios anormales de 20 años en regiones históricamente inmunes, cerca de lo normal en áreas propensas a incendios

Durante el verano de 2022, la «temporada de incendios» europea fue noticia y se dijo que el área quemada no tenía precedentes en muchos países. Sin embargo, un examen de los datos históricos sobre el clima y los incendios proporciona un contexto importante.

Del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS) se extrajeron varias conclusiones, pero probablemente este conjunto de datos no sea el más adecuado dado que sus metodologías se actualizan constantemente. Esto dificulta el análisis de tendencias a lo largo del período histórico o el enfoque en un año específico.

Las imágenes de satélite se han utilizado para el análisis global y regional debido a su consistencia espacial y temporal, pero pueden subestimar los incendios, especialmente los pequeños (menos de 100 ha). Sin embargo, los datos son homogéneos en el tiempo, lo que es importante para comparar temporadas de incendios durante largos períodos. En nuestra investigación, utilizamos anomalías térmicas de los satélites, un indicador casi en tiempo real de la actividad del fuego, ampliamente utilizado en estudios anteriores.

La temporada europea de incendios de 2022

En general, al agregar datos europeos (ver más abajo) y acumular el número de anomalías térmicas desde el comienzo del año, 2022 se encuentra por encima del promedio a largo plazo, pero no superó el valor máximo observado en los últimos 20 años. Por ejemplo, las anomalías térmicas acumuladas fueron mucho mayores en 2003, 2007, 2012 y 2017, lo que indica que la temporada de incendios de 2022 se encuentra dentro del rango del período histórico. Esto sugiere que la temporada de incendios del verano pasado no tuvo precedentes, contrariamente a la impresión transmitida por los medios.

LEER  Las inundaciones desde California hasta Florida muestran grietas en la infraestructura obsoleta de los Estados Unidos: la ayuda está llegando, pero las soluciones con demasiada frecuencia no anticipan futuros desastres
Anomalías térmicas acumulativas diarias en toda Europa, derivadas de los sensores MODIS Terra/Aqua durante el período 2001-2022 (última actualización el 31 de agosto de 2022). La zona gris corresponde a la desviación estándar (la dispersión de los datos con respecto a la media) y las líneas punteadas indican los valores máximos y mínimos a lo largo del período histórico.
Fourni por autor

¿Qué está causando las temporadas extremas de incendios?

El fuego es un fenómeno complejo que ocurre cuando se cumplen tres condiciones: hay una fuente de ignición, hay combustible disponible y el combustible tiene poca humedad. Si bien la influencia de los dos primeros ingredientes no cambia mucho de un año a otro, la humedad del combustible explica la mayoría de las variaciones en la actividad del fuego.

De hecho, las temporadas extremas de incendios suelen estar asociadas a condiciones climáticas cálidas que resecan la vegetación y crean paisajes inflamables. Las condiciones de viento fuerte pueden amplificar el potencial de incendios, lo que se puede sintetizar en el llamado índice de clima de incendios.

A nivel local, los incendios dependen de muchos factores impredecibles. Para resolver estas incertidumbres y capturar las tendencias generales, los datos deben agregarse en áreas más grandes, como continentes o países. Sin embargo, agregar incendios dentro de las fronteras geopolíticas rara vez es el método más relevante para evaluar los riesgos naturales. Esto es particularmente cierto en Europa, que es muy diversa en términos de clima, vegetación y actividades humanas.

Distribución de ‘piro-regiones’ que representan diferentes características del fuego en todo el continente. Las regiones con más del 80% de superficie no combustible (superficie urbana y agrícola) se muestran en gris.
Fourni por autor

Más allá de las clasificaciones políticas, el concepto de ‘pirorregiones’, que cubre áreas con regímenes de fuego específicos, nos brinda una mejor lente a través de la cual aprehender la heterogeneidad espacial del fuego. Las pirorregiones comparten características similares, como el tamaño, la frecuencia, la estacionalidad y la intensidad de los incendios, que en última instancia determinan los impactos de los incendios.

En un estudio reciente, presentamos una pirogeografía paneuropea con cuatro pirorregiones distintivas en todo el continente. Por ejemplo, el sur de la península ibérica experimenta incendios grandes pero menos frecuentes que el norte de Portugal, que presenta la frecuencia de incendios y el área quemada más alta de Europa. En regiones montañosas y tradicionalmente pastoriles, como los Pirineos, partes de los Alpes y Escocia, el área quemada puede ser considerable, pero se origina principalmente en incendios de invierno o primavera (incendios de “temporada fría”) debido a actividades pastoriles y agrícolas y normalmente no poner en riesgo los ecosistemas.

Estas pirorregiones no siguen fronteras administrativas, ecológicas o climáticas, y pueden verse como una forma práctica y sencilla de describir los patrones de incendios en toda Europa. Comprender las similitudes y diferencias entre los regímenes de incendios es importante para informar la gestión y prevención de incendios.

El 2022 de Europa vio incendios extraños en regiones más frías

De junio a agosto de 2022, se desataron olas de calor persistentes en partes del noroeste y el centro de Europa, rompiendo récords de temperatura y avivando las llamas. Esto es evidente cuando se agregan las condiciones climáticas de los incendios y la actividad de los incendios en términos de anomalías (desviación de la media) durante el período histórico y entre las pirorregiones (ver más abajo).

Anomalías climáticas y de fuego para cada piroregión. Diferencia relativa en el número de incendios activos de sensores MODIS Terra/Aqua e índice meteorológico de incendios (FWI) con respecto a la media histórica (2001-2021) de junio a agosto. Las líneas indican la relación lineal entre el fuego y las anomalías climáticas; las líneas discontinuas indican condiciones normales.
Fourni por autor

En suma, el año 2022 vio «sin precedentes» incendios en el propenso a fuego bajo piroregión (la menos afectada habitualmente), con el mayor número de incendios detectados en los últimos 20 años; 2022 ocupa el segundo lugar en el fuego de estación fría piroregión, generalmente sujeta a incendios invernales. En contraste, la actividad del fuego es cercana a lo normal en el altamente propenso al fuego pirorregión en el sur de Europa, la región más propensa a incendios.

Creemos que esta especificidad (los incendios ocurren principalmente en regiones que históricamente son relativamente inmunes) ayuda a explicar las representaciones de los medios de 2022.

¿El calentamiento global reasignará las pirorregiones en el futuro?

Las pirorregiones también ayudan a simular cambios futuros en los patrones de incendios a medida que el planeta se calienta. Se ha demostrado que el calentamiento global aumenta la frecuencia y la magnitud de las condiciones climáticas de incendios observadas durante 2022.

En un nuevo estudio (aún no revisado por pares), encontramos un aumento en los incendios en toda Europa debido al calentamiento global. Los hallazgos están en línea con investigaciones anteriores que proyectan un aumento en el sur de Europa. Por ejemplo, encontramos un aumento en el área quemada superior al 50% en el norte de la Península Ibérica más allá de 2°C de calentamiento por encima de los niveles preindustriales. Nuestro análisis también mostró grandes aumentos en la frecuencia, la intensidad, la duración de la temporada de incendios y el porcentaje de incendios grandes.

Las proyecciones indican una expansión de las pirorregiones propensas a incendios en el sur de Europa, que van del 50 % al 130 % en escenarios de calentamiento global de 2 °C y 4 °C. Bajo el escenario de 4°C, aumento del área quemada, intensidad del fuego y prolongación del período del fuego hasta tres meses en algunas partes de los Balcanes, el norte de la Península Ibérica, Italia y el oeste de Francia. En ausencia de medidas de mitigación o adaptación, esta expansión puede abrumar las capacidades nacionales de supresión de incendios y causar impactos sociales y ecológicos sustanciales.

Finalmente, el abandono de ciertas prácticas agrícolas tradicionales, como la ganadería extensiva, están aumentando la superficie forestal y la cantidad de biomasa disponible para el fuego en el sur de Europa. Este fenómeno, combinado con la expansión urbana y el desarrollo de interfaces urbano-forestales, inevitablemente aumentará nuestra exposición al fuego.

LEER  Los desafíos de África deben liderar la conferencia sobre el cambio climático

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies