ENERGÍA RENOVABLE

La guerra en Ucrania no ha dejado a Europa congelada en la oscuridad, pero ha provocado crisis energéticas en lugares inesperados

A lo largo de un año de guerra en Ucrania, EE. UU. y la mayoría de las naciones europeas han trabajado para ayudar a contrarrestar a Rusia, apoyando a Ucrania tanto con armamentos como en los mercados energéticos mundiales. Rusia era el principal proveedor de energía de Europa cuando invadió Ucrania, y el presidente Vladimir Putin amenazó con dejar a los europeos congelados “como la cola de un lobo” –una referencia a un famoso cuento de hadas ruso– si imponían sanciones a su país.

Pero gracias a una combinación de preparación y suerte, Europa ha evitado apagones y cortes de energía. En cambio, las naciones menos ricas como Pakistán e India se han enfrentado a cortes de electricidad debido a los precios mundiales del gas natural inasequiblemente altos. Como analista de políticas energéticas globales, veo esto como la última evidencia de que las naciones menos ricas a menudo son las que más sufren las crisis globalizadas del petróleo y el gas.

Creo que es posible una mayor volatilidad. Rusia ha dicho que reducirá su producción de petróleo crudo a partir del 1 de marzo de 2023 en 500.000 barriles por día en respuesta a las sanciones energéticas occidentales. Esta cantidad es aproximadamente el 5% de su producción actual de petróleo crudo, o el 0,5% del suministro mundial de petróleo. Muchos analistas esperaban la medida, pero plantea preocupaciones sobre si podrían producirse más reducciones en el futuro.

Europa ha evitado una crisis energética en el invierno de 2022-2023, pero el próximo año podría ser más desafiante.

Cómo Europa ha mantenido las luces encendidas

A medida que la intención de Rusia hacia Ucrania se hizo evidente a fines de 2021 y principios de 2022, muchos gobiernos y expertos en energía temieron que el resultado sería una crisis energética en Europa. Pero un factor que Putin no pudo controlar fue el clima. Las temperaturas suaves en Europa en los últimos meses, junto con políticas de conservación proactivas, han reducido el consumo de gas natural en mercados europeos clave como Alemania, Holanda y Bélgica en un 25%.

Con menos necesidad de electricidad y gas natural, los gobiernos europeos pudieron retrasar el uso de los inventarios de gas natural que acumularon durante el verano y el otoño de 2022. En este punto, una crisis energética continental es mucho menos probable de lo que predijeron muchos pronósticos.

LEER  Cuando se corta la red eléctrica, ¿podrían la energía solar y las baterías alimentar su hogar?

Las reservas europeas de gas natural están llenas en un 67 % y probablemente seguirán estando llenas en un 50 % al final de este invierno. Esto también ayudará al continente a posicionarse para el próximo invierno.

La situación es similar para el carbón. Las empresas de servicios públicos europeas almacenaron carbón y reactivaron 26 centrales eléctricas de carbón en 2022, anticipándose a una posible crisis energética invernal. Pero hasta ahora, el uso de carbón en el continente ha aumentado solo un 7%, y las plantas de carbón reactivadas están promediando solo el 18% de su capacidad operativa.

El papel de Estados Unidos

Las exportaciones de energía estadounidenses récord en el verano y el otoño de 2022 también impulsaron la seguridad energética europea. Estados Unidos exportó cerca de 10 millones de metros cúbicos por mes de gas natural licuado en 2022, un 137% más que en 2021, proporcionando aproximadamente la mitad de todo el GNL importado de Europa.

Aunque la producción interna de gas natural en los EE. UU. aumentó a niveles récord, algunos productores tuvieron la oportunidad de exportar a mercados globales de alto precio. Como resultado, no surgieron excedentes de gas natural de verano dentro del mercado estadounidense, como podría haber ocurrido de otra manera. Combinado con temperaturas de verano inusualmente altas, que aumentaron la demanda de energía para refrigeración, el aumento de las exportaciones golpeó a los consumidores estadounidenses con los precios de gas natural más altos que habían experimentado desde 2008.

Los precios también se dispararon en las gasolineras de EE. UU., alcanzando o superando los 5 dólares estadounidenses por galón a principios del verano de 2022, el promedio más alto jamás registrado por la Asociación Estadounidense del Automóvil. EE.UU. exportó cerca de 1 millón de barriles diarios de gasolina, principalmente a México y Centroamérica, más algo a Francia, y consolidó su posición como exportador neto de petróleo, es decir, exporta más petróleo del que importa.

Un remolcador conduce un enorme camión cisterna a través de los pantanos.
Un remolcador ayuda a guiar al LNG Endeavour, un buque cisterna francés de gas natural licuado, a través del lago Calcasieu cerca de Hackberry, Louisiana, el 31 de marzo de 2022. Las exportaciones de GNL de EE. UU. a Europa alcanzaron niveles récord en 2022 cuando el continente se preparó para romper los lazos energéticos con Rusia.
Foto AP/Martha Irvine

Al igual que los europeos, los consumidores estadounidenses tuvieron que pagar precios altos para superar a otros consumidores globales de petróleo y gas natural en medio de interrupciones en el suministro global y competencia por los cargamentos disponibles. Los altos precios de la gasolina fueron un dolor de cabeza político para la administración Biden durante la primavera y el verano de 2022.

Sin embargo, estos altos precios contradicen el hecho de que el uso doméstico de gasolina en los EE. UU. ha dejado de crecer. Los pronósticos sugieren que disminuirá aún más en 2023 y más allá a medida que la economía de combustible de los automóviles estadounidenses continúe mejorando y la cantidad de vehículos eléctricos en las carreteras se expanda.

Si bien los precios de la energía fueron una carga, especialmente para los hogares de bajos ingresos, los consumidores europeos y estadounidenses han podido superar los aumentos de precios provocados por la guerra en Ucrania y hasta ahora han evitado cortes reales y los peores temores de recesión. Y sus gobiernos están ofreciendo grandes incentivos económicos para cambiar a tecnologías de energía limpia destinadas a reducir la necesidad de combustibles fósiles de sus países.

Las naciones en desarrollo no tienen precio

No se puede decir lo mismo de los consumidores de países en desarrollo como Pakistán, Bangladesh e India, que han experimentado los cortes de energía que se temían pero que no ocurrieron en Europa. En particular, el almacenamiento intensivo de energía de Europa en el verano de 2022 provocó un gran salto en los precios mundiales del gas natural licuado. En respuesta, muchas empresas de servicios públicos en países menos desarrollados redujeron sus compras de gas natural, lo que generó cortes de electricidad relacionados con el precio en algunas regiones.

Enfrentados a los altos precios globales de la energía, los países del sur global (África, Asia y América Latina) han tenido que reevaluar su dependencia de las importaciones extranjeras. El mayor uso del carbón ha sido noticia, pero la energía renovable está comenzando a ofrecer mayores ventajas, tanto porque es más asequible como porque los gobiernos pueden enmarcarla como más segura y una fuente de empleo doméstico.

India, por ejemplo, está redoblando su apuesta por las energías renovables, revelando planes para producir combustible de hidrógeno para la industria pesada utilizando energías renovables y dejando de lado el GNL importado. Varios países africanos, como Etiopía, están acelerando el desarrollo de la energía hidroeléctrica.

Precios de la energía y justicia climática

El desafío energético que la crisis Rusia-Ucrania ha generado en los países en desarrollo ha intensificado las discusiones globales sobre la justicia climática. Un impacto menos examinado de los gigantescos planes de estímulo de tecnología limpia promulgados en las naciones ricas, como la Ley de Reducción de la Inflación de los Estados Unidos, es que mantienen en casa gran parte de los fondos disponibles para la financiación climática. Como resultado, a algunos líderes de países en desarrollo les preocupa que la brecha de conocimiento sobre tecnología de energía limpia se amplíe, no se reduzca, a medida que la transición energética cobra impulso.

Para empeorar el problema, los miembros del foro G-7 de naciones ricas han endurecido sus políticas monetarias para controlar la inflación provocada por la guerra. Esto eleva el costo de la deuda y dificulta que los países en desarrollo pidan dinero prestado para invertir en energía limpia.

EE. UU. está apoyando un nuevo enfoque llamado Asociaciones de Transición Energética Justa, en el que las naciones ricas brindan fondos para ayudar a los países en desarrollo a alejarse de las centrales eléctricas de carbón, capacitar a los trabajadores y reclutar inversionistas del sector privado para ayudar a financiar proyectos de descarbonización. Pero estas soluciones se negocian bilateralmente entre países individuales, y el ritmo es lento.

Cuando las naciones se reúnan en los Emiratos Árabes Unidos a fines de 2023 para la próxima ronda de conversaciones climáticas globales, las naciones ricas, incluidos los productores de petróleo de Medio Oriente, enfrentarán demandas de nuevas formas de financiar mejoras en la seguridad energética en países menos ricos. Las naciones ricas del mundo se comprometieron en 2009 a enviar $100 mil millones anuales a las naciones menos ricas para 2020 para ayudarlas a adaptarse al cambio climático y descarbonizar sus economías, pero están muy atrasadas en el cumplimiento de esta promesa.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido a las naciones desarrolladas que cobren impuestos a las empresas de combustibles fósiles, que reportaron ganancias récord en 2022, y utilicen el dinero para financiar la adaptación climática en países de bajos ingresos. Se necesitan nuevas soluciones, porque sin algún tipo de progreso importante, las naciones ricas seguirán pujando más que las naciones en desarrollo por los recursos energéticos que las personas más vulnerables del mundo necesitan desesperadamente.

LEER  Los agricultores australianos se están adaptando bien al cambio climático, pero aún queda trabajo por hacer

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies