ENERGÍA RENOVABLE

Cómo podemos involucrar a los musulmanes en la promoción de la energía limpia: el caso de Indonesia

El último informe del IPCC recomienda que debemos reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero a medida que el planeta se dirige hacia una etapa inhabitable.

Uno de los principales recortes debería provenir del sector energético. Dado que la quema de combustibles fósiles y los procesos industriales representan el 78 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, una transición rápida de los combustibles fósiles a la energía limpia es más urgente que nunca.

Países de todo el mundo han tomado diversas medidas para fomentar el desarrollo de energías limpias.

Lo último en esta iniciativa verde involucra a líderes religiosos que promueven la transición a los combustibles fósiles.

En 2018, el Papa Francisco instó a las personas y las empresas a reducir el uso de combustibles fósiles y encontrar formas de usar energía verde para salvar el clima.

Mientras tanto, Marruecos ha instalado paneles solares en los techos de más de 100 mezquitas bajo su Iniciativa de la Mezquita Verde.También formaron a imanes y clérigos marroquíes para concienciar sobre la energía sostenible.

Después de Marruecos, Indonesia, con la población musulmana más grande del mundo, también ha mostrado cómo el gobierno está trabajando con clérigos y organizaciones religiosas para promover la energía verde en el país.

Los clérigos musulmanes pueden ayudar a educar a las comunidades

Indonesia enfrenta enormes desafíos en el desarrollo de energía renovable ya que el país sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles.

Sin embargo, en su intento más reciente, su gobierno se ha acercado a los líderes y comunidades islámicos para ayudar al país a lograr emisiones netas cero para 2060.

La protección de la naturaleza y el medio ambiente es uno de los mandamientos del Islam. Por lo tanto, el uso de energía limpia también es ética y moralmente importante.

El año pasado, el Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura, defendiendo este principio, firmó un acuerdo de cooperación con Nahdlatul Ulama (NU), la organización musulmana más grande del país, para fortalecer la gestión ambiental y la silvicultura sostenible.

Esta asociación es vital ya que NU tiene más de 28,800 internados islámicos y millones de estudiantes musulmanes están afiliados a NU.

Llegar a las figuras religiosas es un movimiento estratégico, ya que una encuesta de 2020 mostró que los ciudadanos indonesios confían más en la información de las figuras religiosas.

El gobierno puede trabajar con los líderes religiosos musulmanes para promover la urgencia de usar energía limpia como parte del credo islámico: Ramadán Lil Amin (Misericordia a toda la creación).

Los líderes religiosos pueden explicar en las conversaciones por qué los indonesios deben reducir las emisiones de carbono para mantener el planeta seguro. Pueden alentar a las personas a usar más energía renovable, como recolectar energía solar de sus techos.

El gobierno también podría agregar acuerdos similares con otros grupos religiosos, como la segunda organización más grande del país, Muhammadiyah, y el Consejo de Ulemas de Indonesia, como una ayuda potencial para acelerar sus objetivos climáticos.

La cooperación entre cualquier organización no es una tarea difícil, porque todas han iniciado sus propios movimientos ecológicos de base, como Ciudad ecológica O la Mezquita Verde dirigida por el Consejo de Ulemas de Indonesia.

Creando un sitio web islámico más verde

Con la ayuda de las comunidades religiosas del clero, Indonesia también puede promover la energía limpia haciendo que los lugares de culto sean más ecológicos.

Indonesia alberga la mezquita más grande del sudeste asiático, la Istiqlal, que recientemente ganó un premio de la Corporación Financiera Internacional por ser el primer lugar de culto ecológico del mundo. Después de instalar paneles solares de 150 kilovatios pico (kWp) en su techo.

Estos paneles pueden satisfacer el 16% de las necesidades totales de electricidad de Istiqlal.

Figura 1. Instalación de techo solar en Masjid Istiqlal.
(Entre)

La instalación de energía solar en los techos de las 290.000 mezquitas de Indonesia podría ser un importante impulsor del desarrollo de energía limpia en el país.

Suponiendo que todas las mezquitas tengan 1 kWp en sus techos, con un mínimo posible de 3,4 kilovatios-hora (kWh) de energía solar por kWp, las mezquitas de todo el país pueden generar 1 millón de kWh de electricidad al día. Esto es casi equivalente al consumo anual de electricidad de mil indonesios.

Claramente, la instalación de paneles solares ayuda a reducir las emisiones de carbono.

Los paneles solares emiten solo una pequeña cantidad de carbono durante su vida útil: 50 gramos de dióxido de carbono equivalente por kWh. Mientras tanto, las centrales eléctricas de carbón emiten más de 1.000 gramos de dióxido de carbono equivalente por kilovatio-hora, lo que representa el 60 por ciento de la generación total de electricidad del país.

¿Cómo podemos hacer esto?

Primero, el gobierno puede educar a las personas religiosas, incluidos los administradores de mezquitas, sobre la importancia de la energía limpia. Con la conciencia adecuada, pueden educar e inspirar a las personas acerca de la energía limpia en sus sermones. Indonesia puede aprender de la experiencia de Marruecos.

Sin embargo, el trabajo no termina ahí, ya que las instalaciones solares en los techos siguen siendo costosas.

Un estudio encontró que, a pesar de los beneficios de la reducción de carbono, no es económicamente factible instalar sistemas fotovoltaicos en la azotea de las mezquitas, que ahora se clasifican como clientes socialmente activos y reciben un subsidio de electricidad de 545- Entre 1120 IDR (4-8 centavos de dólar estadounidense). kWh (Figura 2). Sus políticas hacen que la energía solar sea mucho más cara que las tarifas subsidiadas.

Figura 2. Precios de electricidad subsidiados para clientes sociales (Ministerio de Energía y Recursos Minerales)

Para responder a esta pregunta, el gobierno de Indonesia ha ofrecido un incentivo de 9 millones de rupias (630 dólares) para instalar paneles solares en casas, pequeñas empresas, escuelas y lugares de culto.

El Ministerio de Energía y Recursos Minerales de Indonesia necesita trabajar con el Ministerio de Asuntos Religiosos para promover este proyecto de mezquita verde. Por ejemplo, este último podría asignar el 1 % de su presupuesto anual (más de 67 billones de rupias (4700 millones de dólares)) para ayudar a las mezquitas a instalar paneles solares en los techos.

Dentro de cinco años, estos fondos directos podrían hacer que las mezquitas de todo el país formen parte de la vida sostenible en Indonesia.

LEER  ¿Cómo pueden las comunidades aborígenes ser parte de la transición de energía renovable de NSW?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies