Subida Del Nivel Del Mar

El fallo de la ONU podría cambiar las reglas del juego para los refugiados climáticos y la acción climática

El reciente fallo de las Naciones Unidas de que los gobiernos no pueden devolver a las personas a países donde sus vidas podrían verse amenazadas por el cambio climático es un posible cambio de juego, no solo para los refugiados climáticos, sino también para la acción climática global.

El fallo histórico del Comité de Derechos Humanos de la ONU dejó en claro que “sin esfuerzos nacionales e internacionales sólidos, los efectos del cambio climático en los estados receptores pueden exponer a las personas a violaciones de sus derechos… desencadenando así la no devolución obligaciones de los estados que envían”.

El fallo desarrolla aún más para decir:

“Dado que el riesgo de que todo un país quede sumergido bajo el agua es un riesgo tan extremo, las condiciones de vida en ese país pueden volverse incompatibles con el derecho a una vida digna antes de que se materialice el riesgo”.

La sentencia se relaciona con el caso de Ioane Teitiota, un hombre de la isla de Kiribati en el Pacífico.

En 2015, Teitiota solicitó protección a Nueva Zelanda luego de argumentar que su vida y la de sus familiares estaban en riesgo debido a los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar.

El atolón Kiribati del Pacífico Sur se ve en una vista aérea. Hay temores de que el cambio climático pueda acabar con todo su archipiélago del Pacífico.
Foto AP/Richard Vogel

La República de Kiribati se considera uno de los países con mayor riesgo de volverse inhabitable por el aumento del nivel del mar. El comité de la ONU dictaminó, sin embargo, que en el tiempo que eso podría suceder, de 10 a 15 años, podría haber “actos de intervención por parte de la República de Kiribati, con la asistencia de la comunidad internacional, para tomar medidas afirmativas para proteger y, cuando sea necesario , reubicar a su población.”

LEER  ¿Las predicciones del cambio climático coinciden con la realidad?pódcast

Como resultado, el comité falló en contra de Teitiota sobre la base de que su vida no estaba en riesgo inminente.

Refugiados climáticos reconocidos

Teitiota no se convirtió en el primer refugiado climático del mundo, pero el fallo del comité reconoció esencialmente que los refugiados climáticos existen, una novedad para el organismo de la ONU. El fallo reconoce una base legal para la protección de refugiados para aquellos cuyas vidas están amenazadas de manera inminente por el cambio climático.

Durante varias décadas, académicos y legisladores han debatido la existencia de refugiados climáticos, y muchos afirman que debido a que la migración puede ser impulsada por muchos factores, el cambio climático no puede señalarse como el único impulsor de ningún movimiento.

Sin embargo, con la aceleración de la crisis climática en los últimos 10 años, las personas se ven cada vez más desplazadas por los desastres, la desertificación y la erosión costera vinculada al cambio climático.

En esta foto de octubre de 2015, los niños pequeños de una familia que se mudó de un área de sequía se reúnen en su casa en el noroeste de China.
Foto AP/Ng Han Guan

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, confirmó que el reciente fallo significa que los desplazados por el cambio climático deben ser tratados como refugiados por los países receptores. Grandy señaló:

“La sentencia dice que si tienes una amenaza inmediata a tu vida por el cambio climático, por la emergencia climática, y si cruzas la frontera y te vas a otro país, no te deben enviar de regreso porque estarías en riesgo de tu vida. vida, como en una guerra o en una situación de persecución”.

Grandi y algunos comentaristas de los medios han pronosticado que el fallo puede abrir la puerta a una oleada de reclamos legales por parte de personas desplazadas en todo el mundo. Pero la carga de la prueba de que la vida de alguien está bajo una amenaza inminente por el cambio climático sigue siendo alta.

El caso de Teitiota es un buen ejemplo. A pesar de sus argumentos de que el aumento del nivel del mar, la sobrepoblación y la intrusión de agua salada amenazaban su vida y la de su familia, la corte de Nueva Zelanda y el Comité de Derechos Humanos de la ONU fallaron en su contra, diciendo que no podía probar que su vida estaba en peligro inminente. peligro.

Las compuertas aún no se han abierto

Y si bien este último fallo de la ONU es un primer paso trascendental en el derecho internacional, de ninguna manera abre las compuertas a las oleadas de refugiados climáticos.

Pero representa una victoria para la acción climática global. No es jurídicamente vinculante, pero ilustra a los gobiernos de todo el mundo que el cambio climático tendrá un impacto cada vez mayor en sus obligaciones legales en virtud del derecho internacional. Esta es una gran noticia para los ciudadanos y los gobiernos de los pequeños estados insulares que durante mucho tiempo han presionado por la acción climática, pero se han encontrado con retrasos y rechazos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dirige al Foro de las Islas del Pacífico en mayo de 2019 en Suva, Fiji.
Fiyi Transmitiendo vía AP

Por ejemplo, durante el Foro de las Islas del Pacífico del año pasado que reunió a 16 naciones insulares del Pacífico, así como a Australia y Nueva Zelanda, las 16 islas presentaron la Declaración de Tuvalu para pedir más acción sobre el cambio climático.

Pero secciones de la declaración original fueron anuladas debido a las reservas de Australia y Nueva Zelanda. Según los informes, Australia tenía preocupaciones sobre la reducción de emisiones, el uso del carbón y la financiación del Fondo Verde para el Clima de la ONU, mientras que Nueva Zelanda también expresó su preocupación por el fondo.

El primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama, criticó la declaración final, tuiteando:: “Nos unimos en una nación que corre el riesgo de desaparecer en los mares, pero lamentablemente nos conformamos con el statu quo en nuestro comunicado”.

El primer ministro de Tuvalu, Enele Sopoaga, también le dijo al primer ministro australiano, Scott Morrison:

“Ustedes están preocupados por salvar sus economías… a mí me preocupa salvar a mi gente”.

En esta foto publicada por el Departamento de Defensa de Australia, los evacuados abordan un barco de la Armada que sacó a cientos de personas de las playas en medio de devastadores incendios forestales.
Departamento de Defensa de Australia vía AP

Irónicamente, después de los incendios forestales que recientemente asolaron Australia y desplazaron a miles, ha surgido la preocupación de que Australia pronto tendrá que lidiar con sus propios refugiados climáticos.

Está aumentando la presión para que los líderes mundiales tomen medidas climáticas serias para frenar agresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero. El último fallo de la ONU es un paso adelante para mejorar la vida de los más vulnerables y afectados por el cambio climático.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies