Calentamiento Global

La reducción del megaproyecto urbano propuesto por Arabia Saudita envía una clara advertencia a otras posibles utopías

Hay una larga historia de construcción planificada de ciudades tanto por parte de los gobiernos como del sector privado desde Brasilia hasta Islamabad.

Más recientemente, dos tendencias se han unido en una nueva ola de planificación urbana visionaria.

Por un lado, están las políticas neoliberales de “zona económica especial” que se aceleraron en los años 1980 y que se han convertido en un artículo de fe económico global casi incuestionable. Por otro lado, está la “ciudad inteligente” en la que los sensores y la vigilancia ubicuos generan grandes datos, a partir de los cuales se supone que se pueden encontrar soluciones a todos los problemas de las ciudades.



Leer más: ¿Qué es The Line, la metrópoli espejada de 170 kilómetros de largo que Arabia Saudita está construyendo en el desierto?


Ahora, con el polvo de hadas de la Inteligencia Artificial (IA) esparcido por encima, tenemos la receta para casi todas las propuestas actuales de nuevas ciudades. En esencia, la ciudad ideal contemporánea es un paraíso de libre mercado impulsado por datos.

Cambiar de marcha

El conservador y autoritario Reino de Arabia Saudita es muy consciente de que el fin de la economía de combustibles fósiles que sustenta su riqueza soberana y privada está a la vista. Anticipándose al inevitable fin de los combustibles fósiles, Riad está trabajando activamente para cambiar a nuevas fuentes de ingresos a fin de preparar su economía para el futuro en un mundo sin emisiones de carbono.

Parte de este trabajo de transición ha implicado la extensión del “poder blando” de Arabia Saudita a áreas que son de interés personal para el primer ministro y líder de facto del reino, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman. Esto quizás sea más visible a través de la implicación de Arabia Saudita con lucrativos deportes profesionales, desde el golf hasta el tenis.

Sin embargo, la otra apuesta que viene haciendo Arabia Saudita es en las ciudades.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reúne con el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, en Jeddah, Arabia Saudita, en marzo de 2024.
(Evelyn Hockstein/Pool Photo vía AP)

Bajo la bandera de Visión 2030, ha estado invirtiendo sus ganancias petroleras en docenas de proyectos urbanos llamativos, desde puertos libres hasta ciudades construidas alrededor de parques temáticos.

El Reino de Arabia Saudita no tiene muchas empresas digitales o tecnológicas locales, por lo que Riad está invirtiendo según el principio de si lo construimos, ellos vendrán. En pocas palabras, Arabia Saudita está intentando atraer empresarios, fabricantes, empresas de logística y turistas extranjeros para facilitar su transición a una economía post-petrolera.

Mira mis obras

NEOM es el más ambicioso de todos los planes de Bin Salman para atraer inversión extranjera. De hecho, el nombre NEOM es un acrónimo del griego 'neo' y la primera letra del nombre de Mohammed Bin Salman.

Los planes publicados y la publicidad de NEOM son un espectáculo digno de contemplar.

NEOM incluirá todo en un desarrollo masivo. Contará con un puerto libre y un centro logístico, una ciudad turística costera e incluso un campo de deportes de montaña. Sin embargo, la atracción central de NEOM es, sin lugar a dudas, The Line.

La Línea fue concebida como una ciudad lineal de 170 kilómetros revestida de material reflectante, que se adentraría en las profundidades del desierto desde el Mar Rojo como una de las espadas de la bandera saudí.

Los anuncios evangélicos de NEOM prometían libertad y multiculturalismo en una de las naciones más autoritarias y monoculturales de la Tierra, así como vigilancia total e inteligencia artificial avanzada para sustentar innovación para todos sus residentes.

Un vídeo teaser del proyecto The Line producido por NEOM.

Un informe inicial de una consultoría fue incluso más excesivo que los planes reales, proponiendo una luna artificial, flotas de drones y que el 50 por ciento de la “población” serían robots de servicios.

El consejo asesor inicial incluía a personas como el arquitecto británico Norman Foster y el director ejecutivo de Sidewalk Labs de Google, Dan Doctoroff. La mayoría de los asesores más famosos parecen haber desaparecido silenciosamente del proyecto en los últimos años.

Ambiciones escaladas

Ahora, casi tan pronto como se inició la construcción, se anunció que el plan central había sido descartado. La Línea ya no existe y en su lugar hay planes para una ciudad mucho más pequeña de 2,4 kilómetros de largo, un mero guión en comparación con las ambiciones equivocadas originales de La Línea.

¿Fue The Line sólo un ejercicio de relaciones públicas diseñado para generar gustos y el capital especulativo de inversión extranjera? En público tal vez hubo mucho asombro. Sin embargo, detrás de escena, todo el proyecto Line no ha sido más que una fantasía extraña, insostenible y arrogante.

Está previsto que NEOM se construya en una de las zonas geopolíticamente más importantes (y en ocasiones turbulentas) del mundo, donde Arabia Saudita limita con Egipto, Israel y Jordania. Quizás aún más significativo es que NEOM se construirá en una región donde las temperaturas diurnas de verano ya superan los 50 C en nuestra era de calentamiento global.

Una imagen de una ciudad larga.
Representación artística del proyecto The Line.
(Persiana)

¿Quién iba a querer vivir al fondo de una terraza paralela de 170 kilómetros de longitud de la que la única salida era un sistema de trenes “inteligente”? ¿Y cómo se iba a gestionar la seguridad en un lugar que prometía libertad y sistemas legales compatibles con las normas internacionales de derechos humanos en una de las naciones más autoritarias del mundo, tanto interna como externamente?

¿Cómo impediría NEOM que los disidentes saudíes escapen hacia él o a través de él? La seguridad y la vigilancia nunca han sido parte de los planes publicados, pero publicaciones de la industria han revelado que Bin Salman estaba imaginando una fuerza policial totalmente privada y un centro de control de vigilancia especializado con drones para The Line.

El reino ya había programado la ejecución de tres miembros de la tribu Howeitat que se habían opuesto a este desarrollo no consensuado en sus tierras tradicionales.

duras lecciones

Actualmente no está claro si se reducirán otras partes del plan NEOM.

Ya han comenzado las obras en la ciudad turística de Sindalah, en el Mar Rojo, y es poco probable que Bin Salman abandone el puerto potencialmente lucrativo de NEOM. Más allá de eso, nadie lo sabe.

Muchos planes para ciudades ideales han sido fantasías poco prácticas. Pero NEOM también tipifica un fracaso masivo y persistente de la imaginación impulsada por un capitalismo –cegado por la ideología de los combustibles fósiles– e incapaz de aceptar la necesidad de enfrentar la crisis climática, la creciente desigualdad global y la persistencia de la guerra y el genocidio.



Leer más: COP28: Por qué necesitamos romper con nuestra adicción a la combustión


Ya es hora de que las corporaciones ricas y los Estados-nación con la responsabilidad histórica y contemporánea de impulsar la crisis climática, como Arabia Saudita, comiencen a tomar esta responsabilidad en serio. El mundo debería invertir en hacer que las ciudades existentes sean sostenibles y justas a escala humana, y no invertir dinero en megaproyectos urbanos especulativos, insostenibles y autoritarios.

LEER  Cómo mantener la esperanza en un mundo que parece imposible de salvar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies