ENERGÍA RENOVABLE

La inyección de dinero del gobierno tiene como objetivo impulsar la industria de baterías de Australia. ¿Ha accionado los interruptores correctos?

Australia tiene una nueva Estrategia Nacional de Baterías, presentada esta semana como parte clave de la agenda del gobierno Future Made in Australia. La visión es que este país fabrique baterías con cadenas de suministro seguras para 2035.

Tiene mucho sentido que Australia se dedique a la fabricación nacional de baterías.

Australia tiene todos los ingredientes necesarios para crear una industria de baterías en auge: abundantes minerales, un sector de recursos sólido, recursos de energía renovable, conocimientos de fabricación, socios comerciales y una fuerza laboral calificada. Ahora es el momento de empezar a cocinar.

Pero la creación de una próspera cadena nacional de suministro de baterías y de una industria manufacturera local no se logrará de la noche a la mañana. Si bien el dinero nuevo es importante para cualquier industria nueva, lo que falta es una coordinación gubernamental general. De lo contrario, podría significar gastar mucho dinero con poco efecto.

Invirtiendo dinero nuevo en la acción de la batería

El presupuesto federal de la semana pasada contenía mucho dinero nuevo para baterías:

  • 523,2 millones de dólares para un “avance en baterías” para ayudar a los fabricantes a desarrollar capacidades en áreas cruciales. Se les pagará por centrarse en productos de baterías de alto valor que se alineen con las áreas de ventaja de Australia y apoyen la transición energética climática.

  • 20,3 millones de dólares para “Construir capacidades de baterías futuras” para desarrollar habilidades y experiencia a través de una colaboración nacional más sólida. Esto incluye financiación para ofrecer una herramienta de navegación de la cadena de suministro. También hay un programa de innovación y ampliación de baterías, pautas y estándares de mejores prácticas, y habilidades y capacitación en la industria de baterías.

  • 5,6 millones de dólares para construir un “recinto de baterías de fabricación australiana” en colaboración con el gobierno de Queensland. En última instancia, el plan es invertir hasta 100 millones de dólares en el recinto.

  • 1.700 millones de dólares para el Fondo de Innovación Future Made in Australia. Apoyará proyectos de innovación, comercialización, piloto y demostración y desarrollo en fases iniciales en sectores prioritarios. Esto incluye la fabricación de tecnologías de energía limpia, como baterías.

El ministro de Industria y Ciencia, Ed Husic (izquierda) y el primer ministro Anthony Albanese (centro), visitaron el jueves la instalación de baterías avanzadas de la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane.
Imagen de la AAP/Darren Inglaterra

Necesitamos más almacenamiento de energía

El almacenamiento de electricidad será crucial para descarbonizar el sector energético mundial. También respalda la reducción de emisiones en toda la economía al permitir que otros sectores como el transporte y la industria pesada se electrifiquen.

Las baterías reducen los costes del dinámico mercado eléctrico y apoyan la transición energética. Las energías renovables siguen siendo la fuente de energía de menor costo en Australia.

Hay mucha demanda de baterías. Necesitamos más almacenamiento en nuestro sistema energético ahora mismo.

Australia tiene actualmente 1,7 gigavatios (GW) de capacidad de almacenamiento de energía. Nuestros pronósticos sugieren que necesitaremos la friolera de 14,9 GW de almacenamiento para 2030 y 30,5 GW para 2040. Se trata del camino de menor costo para que Australia desempeñe su papel en la limitación del calentamiento global a 1,5 °C.

Esto significa que Australia está importando baterías mientras se desarrolla nuestra emergente industria de baterías.

Con el apoyo del gobierno, Australia puede desarrollar la fabricación de baterías en tierra a escala. Esto le dará a Australia un mejor acceso a tecnologías limpias y al mismo tiempo hará un mayor uso de los recursos minerales. Una estrategia de este tipo es clave para aprovechar al máximo las oportunidades en la transición hacia una economía global neta cero.

Sin embargo, la historia de la industria automotriz en Australia muestra que las industrias nacionales enfrentan una competencia global sustancial. El desafío que tenemos por delante es desarrollar una fuerza laboral calificada en la fabricación de baterías para aprovechar los recursos minerales disponibles.

Australia tiene sectores universitarios e industriales de tecnología privados sólidos, por lo que deberíamos poder unirlos todos. Formar una fuerza laboral calificada genera beneficios sociales y económicos y puede ser una fuente de orgullo nacional.

Coordinación de cocineros en la cocina.

Otros países también están buscando construir sus propias industrias de baterías. Sin embargo, Australia puede aprovechar una enorme ventaja en minerales y recursos energéticos críticos. Al unirse con socios comerciales, Australia puede proporcionar minerales y baterías “verdes” al mundo.

También existe la oportunidad de alinearse con la fabricación de energía solar y otras industrias de alta tecnología, lo que respaldará la ambición de Australia de convertirse en una superpotencia renovable.

La Estrategia Nacional de Baterías puede contribuir a descarbonizar y construir una nación próspera que ofrezca trabajo seguro a los australianos. El despliegue de almacenamiento en baterías en Australia puede ayudar a aprovechar al máximo esta transformación única de la economía verde.

Esto requerirá coordinación entre los gobiernos y la industria. Junto con Future Made in Australia, está el Fondo Nacional de Reconstrucción y el apoyo gubernamental a través de la Corporación Financiera de Energía Limpia y la Agencia Australiana de Energías Renovables.

La estrategia dada a conocer ayer es un paso sólido para que la nación alcance sus objetivos de almacenamiento de energía. También es importante destacar que puede ayudar a garantizar que los centros industriales y manufactureros de Australia sigan siendo competitivos en un mundo neto cero.

LEER  El poder sin explotar de los vientos oceánicos: por qué Nueva Zelanda busca en alta mar futuras energías renovables

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies