Calentamiento Global

El presupuesto de energía de la Tierra no está en equilibrio. ¿Deberíamos preocuparnos?

Un informe reciente de la Organización Meteorológica Mundial sobre el estado del clima indica que la temperatura media global en 2022 estuvo 1,15 °C por encima del promedio de 1850-1900 (período de referencia preindustrial). Además, los últimos ocho años han sido los más cálidos desde el comienzo de los registros de temperatura instrumental hace 173 años.

En otras palabras, el sistema climático ha estado desequilibrado durante varias décadas.

Como experto en ciencia atmosférica, mi objetivo es arrojar luz sobre el desequilibrio energético de la Tierra y sus consecuencias para la humanidad.

Desequilibrio energético de la Tierra

La radiación solar es prácticamente la única fuente de energía de la Tierra, las otras fuentes de energía, como el calor interior de la Tierra y la energía de las mareas, son insignificantes. La Tierra refleja alrededor del 30 por ciento de la radiación solar y emite radiación hacia el espacio.

Los gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano) dejan pasar la radiación solar, pero no la radiación emitida por la Tierra, atrapando así esta energía. La temperatura cercana a la superficie de la Tierra, que es de 15 °C, sería de alrededor de -19 °C sin el efecto invernadero.

Si la diferencia entre la energía entrante -radiación solar- y la energía saliente -la suma de la radiación solar reflejada por la Tierra y la radiación emitida por la Tierra- no es igual a cero, como es el caso actualmente, nos referimos a esto como Desequilibrio Energético de la Tierra (EEI).

Es la actividad humana, a través de la emisión de gases de efecto invernadero (generando un efecto invernadero adicional), la que ha provocado el desequilibrio energético de la Tierra.

Pero, ¿dónde se acumula el exceso de energía? Se acumula en forma de calor en los diferentes componentes del sistema climático (atmósfera, suelo, hidrosfera, criosfera, biosfera). Y esto es lo que explica por qué la Tierra se está calentando, o más globalmente, el cambio climático.

El océano, acumulador de calor

Evaluar el inventario de calor de la Tierra a través de un esfuerzo internacional es esencial para comprender mejor el impacto del desequilibrio energético de la Tierra en el sistema climático.

Tal inventario correspondiente al período 1960-2020 ha sido proporcionado por un estudio publicado recientemente. Este estudio muestra que el sistema Tierra ha estado acumulando calor desde 1971. Además, la tasa de acumulación de calor correspondiente al período 2006-2020 es mayor que la correspondiente al período 1971-2020. La mayor parte del exceso de calor se almacena en el océano (89 por ciento), principalmente en la parte superior del océano (0-700 metros de profundidad). El resto del exceso de calor se almacena en la tierra (seis por ciento) y la atmósfera (uno por ciento), y ha provocado el derretimiento de los componentes de la criosfera: glaciares, capas de hielo y hielo marino (cuatro por ciento). .

El inventario de calor de la Tierra que muestra el porcentaje de calor almacenado en los diferentes componentes del sistema climático para los períodos 2006-2020 y 1971-2020, así como la ganancia total de calor durante el período 1971-2020.
Schuckmann et al., 2023

Además de almacenar el exceso de calor, el océano también es un importante sumidero de CO₂, por lo que desempeña un papel fundamental en la regulación del clima. Sin embargo, el océano se volverá menos eficiente en la captura de CO₂ con el aumento de las emisiones acumuladas de este gas. ¿Por qué? Debido a la retroalimentación positiva entre el calentamiento de los océanos y la disminución de la capacidad de los océanos para absorber CO₂.

Desafortunadamente, el estado actual del océano es preocupante. En 2022, el contenido de calor del océano alcanzó un nivel récord y el 58 % de la superficie del océano experimentó al menos una ola de calor marino. Desde mediados de marzo de este año, la temperatura media de la superficie del océano es la más alta jamás observada desde el comienzo de la era de los satélites. Entre otros impactos negativos en los ecosistemas marinos, las olas de calor marinas provocan eventos de blanqueamiento de corales.

Las consecuencias del desequilibrio.

El calentamiento global tiene impactos negativos sobre la humanidad y los ecosistemas, como nos recuerda el Informe de Síntesis del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) recientemente publicado. Este informe advierte que, actualmente, entre 3.300 y 3.600 millones de personas viven en contextos muy vulnerables al calentamiento global.

Las personas que viven en las zonas costeras se ven particularmente afectadas. El riesgo de inundaciones costeras aumenta con el aumento del nivel del mar, que se debe principalmente a la expansión térmica del océano y al derretimiento del hielo terrestre de los glaciares y de las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia. Para dar algunas cifras, las contribuciones de la expansión térmica del océano y del derretimiento del hielo terrestre al aumento del nivel del mar fueron, respectivamente, del 55 % y el 36 % para el período 2005-2019.

El calentamiento global no es solo una amenaza para nuestra salud física, sino también para nuestra salud mental. En efecto, los eventos repentinos (p. ej., huracanes, tormentas) pueden causar trauma. Los cambios en las variables climáticas (por ejemplo, la sequía) pueden generar una sensación de incertidumbre. Y la conciencia del cambio climático puede causar ansiedad climática.

Esto demuestra que el desequilibrio del sistema climático puede conducir a nuestro propio desequilibrio.

Ante las numerosas advertencias de la comunidad científica sobre las nefastas consecuencias del cambio climático para nuestras sociedades, podemos preguntarnos: ¿El calentamiento global podría llevar al colapso de la sociedad a escala global, o incluso a la extinción del ser humano?

Desafortunadamente, este tema no ha recibido toda la atención que merece. Luke Kemp, investigador del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial de la Universidad de Cambridge, y sus colegas, han sugerido una agenda de investigación con el evocador nombre “Climate Endgame”.

Solución beneficiosa para todos: cero emisiones netas

Volvamos al origen del problema: La Tierra seguirá calentándose mientras persista este desequilibrio energético. Dado que las emisiones provocadas por el hombre son responsables del desequilibrio energético de la Tierra, la solución es, en principio, simple: las emisiones deben reducirse a cero.

¿Qué podemos hacer a nivel individual? Podemos reducir nuestra contribución al cambio climático utilizando el transporte activo (caminar, andar en bicicleta), consumir menos carne y productos lácteos, reducir el desperdicio de alimentos y mejorar la eficiencia energética de nuestros hogares, entre otras acciones.

Por lo tanto, el juego climático no ha terminado. Depende de nosotros decidir si queremos resolver la crisis climática.

Pero la ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente…

LEER  Lo que la lluvia récord de Groenlandia significa para el planeta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies