Calentamiento Global

Ayudar a los árboles a migrar a nuevas regiones

Si bien es cierto que los árboles individuales están inmóviles, como especie, ¡pueden moverse y migrar tan bien como lo hacen las aves! Sin embargo, esto tiene lugar en un marco de tiempo muy diferente.


Este artículo es parte de La conversación de Canadá serie El bosque boreal: Mil secretos, mil peligros

La Conversation Canada te invita a dar un paseo virtual en el corazón del bosque boreal. En esta serie, nuestros expertos se centran en temas de gestión y desarrollo sostenible, perturbaciones naturales, la ecología de la vida silvestre terrestre y los ecosistemas acuáticos, la agricultura del norte y la importancia cultural y económica del bosque boreal para los pueblos indígenas. ¡Esperamos que tenga un agradable e informativo paseo por el bosque!


Esto es lo que exploraremos en este artículo, el primero de nuestra nueva serie de verano. Como investigadores en ecofisiología forestal, estudiamos las funciones físicas básicas de los árboles y las relacionamos con dinámicas ecológicas más amplias. El rápido cambio climático está desafiando la sostenibilidad de los ecosistemas forestales de muchas maneras. Para hacer frente a los nuevos problemas asociados con el cambio climático, necesitamos nuevas herramientas: la “migración asistida de árboles” es una de ellas.

Y para inspirarnos, este extracto de una canción del poeta quebequense Gilles Vigneault:

Planté un roble al final de mi campo,

Publicaciones relacionadas

¿Perderé mi pena?

¿Perderé mi tiempo?

Primero, eliminemos las definiciones: la migración asistida se refiere al «movimiento de especies asistido por humanos en respuesta al cambio climático». Solemos asociar el término ‘migración’ con el movimiento de personas o los vuelos estacionales de las aves.

Sin embargo, normalmente no pensamos en la migración forestal, e incluso puede parecer extraño asociar estos dos términos. Después de todo, los árboles suelen estar arraigados al suelo y no se mueven. ¿O ellos?

el bosque en movimiento

La migración de árboles ocurre a través de la dispersión de semillas y la germinación y establecimiento de nuevas plántulas. Después de un tiempo, estas plántulas comenzarán a producir nuevas semillas y contribuirán a esta lenta expansión geográfica.

Las estrategias de migración pueden diferir entre las especies de árboles. Por ejemplo, las samaras de arce son semillas transportadas por el viento que pueden viajar más rápido y más lejos que las bellotas de un roble, limitadas por su gran peso. Sin embargo, las nuevas plántulas requieren años, a menudo décadas, para crecer y producir semillas que puedan migrar más lejos que sus padres.

Este movimiento, que tiene lugar durante un período de siglos, generalmente demasiado lento para nuestra concepción del tiempo, puede volverse limitante frente a los rápidos cambios inducidos por el hombre en los sistemas climáticos.

bellotas de roble
Las samaras de arce, llevadas por el viento, pueden viajar más rápido y más lejos que las bellotas de un roble, que están limitadas por su imponente peso.
(Shutterstock)

Cambios rápidos, árboles lentos

El cambio climático actual está modificando rápidamente las condiciones ambientales. Ningún evento de calentamiento natural en el pasado ha ocurrido a un ritmo comparable. Estos cambios tan rápidos están ejerciendo una gran presión sobre los ecosistemas forestales, en particular al modificar las condiciones del hábitat.

Las velocidades de migración de la gran mayoría de las especies de árboles son más lentas que el cambio de hábitats favorables. Esto significa que su migración a nuevos hábitats favorables (p. ej., regiones frías del norte que se vuelven más cálidas) no compensará la pérdida de hábitats en otras áreas (p. ej., regiones cálidas del sur que se vuelven más secas).

Este desajuste entre las condiciones cambiantes del hábitat y la migración natural de los árboles implica una pérdida de vigor del bosque. Se pronostica una disminución de muchas especies de árboles, lo que a su vez puede poner en peligro los ecosistemas forestales locales.

Ayudando a los árboles a migrar

Estamos llamados a encontrar estrategias para ayudar a los bosques a adaptarse a las nuevas condiciones climáticas. Esto motiva a los investigadores y administradores forestales a considerar nuevos enfoques para resolver este problema, incluida la migración asistida.

La transferencia y plantación de semillas artificiales puede acelerar el proceso de migración natural y ayudar a superar las barreras geográficas, como cadenas montañosas o grandes superficies de agua. Por lo tanto, la migración asistida podría usarse para ayudar a mantener ecosistemas forestales funcionales en el futuro. Esto no solo es importante para la conservación de las especies, sino también para el mantenimiento de todos los servicios que brindan los bosques, desde la producción de madera hasta el secuestro de carbono de la atmósfera.

En general, la reubicación de corta distancia es más fácil de lograr, mientras que la migración de larga distancia requiere una planificación cuidadosa. Dado que este último presenta mayores riesgos ecológicos, generalmente solo se considera para la conservación de especies en peligro de extinción.

Pero basta de teoría, pasemos a ejemplos concretos.

Un ejemplo canadiense

El arce de azúcar (Acer saccharum) es una especie de árbol icónico en Canadá. A medida que se intensifica el cambio climático, los arces azucareros en la parte sur de la cordillera sufren una mayor competencia de árboles que son más tolerantes a condiciones más cálidas y secas, como el haya americana (Fagus grandifolia).

Al mismo tiempo, los investigadores han descubierto que las áreas cercanas al límite norte del área de distribución del arce se están volviendo cada vez más adecuadas para esta especie. En este caso, la migración asistida podría ayudar a los bosques del norte a adaptarse más rápido a las nuevas condiciones y brindar servicios valiosos, como la producción de jarabe de arce. Entonces, ¿por qué no seguir adelante con la técnica?

pioneros

En 2019, la Universidad de Québec en Chicoutimi (UQAC) estableció una plantación experimental de arce azucarero en el extremo norte de su área de distribución, en la región de Saguenay de Québec. El experimento se lleva a cabo en asociación con una granja familiar local, que optó por dedicar parte de su tierra a la investigación científica y la visión de un arbusto de azúcar productivo para las generaciones futuras.

La plantación, que cuenta con 500 árboles jóvenes provenientes de varias poblaciones de Québec y de los Estados Unidos, celebrará su cuarto año de vida en la primavera de 2024. Dentro de algunas décadas, aquí se podrá producir un excelente jarabe de arce, además de todos los valiosos datos científicos recopilados hasta ese momento.

arce de azúcar
A medida que se intensifica el cambio climático, los bosques de arces azucareros del sur sufren una mayor competencia de árboles que son más tolerantes a condiciones más cálidas y secas, como el haya americana.
(Shutterstock)

Ensayos sobre migración

Estudios similares han sido realizados por la red de investigación DREAM-Québec, un proyecto del gobierno de Québec (Ministerio de Recursos Naturales y Bosques), el Servicio Forestal de los Estados Unidos y la Universidad Laval. Los experimentos consisten en plantaciones mixtas de una docena de especies de árboles, ubicadas en la región Portneuf de Québec y en Wisconsin en los Estados Unidos. Aquí, se pueden probar los efectos de factores como el microclima, el ramoneo de herbívoros y la competencia de plantas en el establecimiento y crecimiento de los árboles. Además, el desempeño de los árboles de las poblaciones del sur, adaptados a condiciones similares al clima futuro pronosticado, se puede comparar con el de las poblaciones locales.

Este tipo de estudio experimental proporciona información valiosa sobre las características que pueden ayudar o dificultar el éxito de los proyectos de migración asistida. Por ejemplo, podemos entender qué especies o poblaciones son más sensibles a las heladas tardías o al ramoneo de los herbívoros.

La implementación de ensayos científicos hoy puede ayudarnos a comprender completamente la dinámica y los riesgos de la migración asistida, de modo que podamos tomar las mejores decisiones de gestión forestal para los años y las generaciones futuras.

El cambio climático avanza rápidamente y los bosques no se mueven al mismo ritmo, por lo que es importante comenzar a plantar los bosques del mañana.

Los autores desean agradecer a Emilie Champagne de la Direction de la recherche forestière du Québec (Ministerio de Recursos Naturales y Bosques) por sus contribuciones y comentarios sobre el artículo, y a Jardins Gobeil por su colaboración y asistencia en el mantenimiento del sitio experimental.

LEER  El Ártico tiene menos nieve y más lluvia, según un estudio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies