Calentamiento Global

Cuatro consideraciones sobre los programas de alimentación escolar basados ​​en conocimientos de Terranova y Labrador

Este podría ser un momento de cambio para Canadá, ya que el gobierno federal toma medidas para ofrecer a los niños en las escuelas acceso a un programa nacional de alimentación escolar.

Al reflexionar sobre mi compromiso y estudio del sistema de alimentación escolar en la provincia de Terranova y Labrador, ofrezco cuatro consideraciones para implementar un programa de alimentación escolar que sean relevantes para otras provincias y territorios de Canadá:

1. No sólo una comida en un escritorio

Pensemos en la “comida escolar” como un sistema de factores, no simplemente como un programa o una comida en un escritorio. Cada programa de alimentación escolar se interconecta con factores exclusivos de la escuela donde se implementa: los estudiantes de esa escuela, los maestros, los padres, el entorno alimentario circundante y la ecología, la historia y la cultura de ese lugar.

Si no se tienen en cuenta estos factores, los programas pueden no satisfacer las necesidades que como sociedad estamos tratando de abordar.

2. Conexiones con personas, tierras y lugares

Los programas de alimentación escolar ofrecen una manera de construir múltiples conexiones y relaciones en los lugares donde vive la gente. Estos programas actúan como un puente entre los corazones de los miembros de la comunidad que se preocupan por los demás y las mentes y los estómagos de los estudiantes de la escuela. La alimentación escolar también conecta a la gente con el lugar. En Terranova y Labrador, muchas escuelas no sirven pescado debido a las alergias alimentarias, a pesar de ser un lugar rodeado por el océano que exporta productos del mar a todo el mundo.

LEER  ¿El teatro que queremos en 2040? Usamos 'previsión estratégica' para planificar en las Praderas

La decisión de prohibir el pescado en las comidas escolares está estrechamente relacionada con la gobernanza escolar. Plantea la pregunta: ¿quién puede tomar la mejor decisión sobre qué alimentos se pueden servir y cuáles no en una escuela? La calidad de la comida escolar será mejor si las comunidades están informadas y cuentan con los recursos necesarios para aprender a ofrecer la mejor comida posible al mayor número de personas.

Al vincular el suministro de alimentos provinciales (ya sea de origen marítimo o terrestre) con los alimentos que preparamos y servimos en la escuela, desbloqueamos otras conexiones estratégicas potenciales. Terranova y Labrador depende de algunas industrias potencialmente sostenibles para su futura calidad de vida, entre ellas el turismo, la agricultura y la pesca.

Todos estos sectores requieren una fuerza laboral futura que sea saludable e informada. Conectar estos sectores con el debate sobre la alimentación escolar puede ayudar a vincular la demanda y la oferta con los hábitos alimentarios y el suelo, el clima y el medio ambiente locales.

Los programas ejemplares en todo el mundo pueden ayudar a informar la práctica de utilizar la comida escolar como una oportunidad para conectar a los niños con el lugar.

Los programas de almuerzos escolares de todo el mundo pueden servir de inspiración para Canadá.
(Shutterstock)

3. Se necesita flexibilidad

Un futuro programa de alimentación escolar debe tener en cuenta la fluidez de las escuelas y la infraestructura del sistema público. En los últimos 20 años, en Terranova y Labrador, la administración de las escuelas ha estado cambiando y evolucionando constantemente. Las presiones económicas han afectado significativamente a la infraestructura pública, incluida la gestión y administración de las escuelas.

Las escuelas son fluidas, tanto en la forma en que se administran como en la forma en que la población se desplaza por ellas, incluidos los cambios de funcionarios administrativos, estudiantes y familias. Lo que permanece relativamente estable es la infraestructura escolar.

Los programas de alimentación deberán adaptarse a una variedad de escuelas, desde instalaciones de nueva construcción hasta algunos edificios más antiguos. También es importante considerar cómo se conectan las escuelas con la infraestructura municipal circundante:

Mi investigación sugiere que los programas de alimentación escolar deben invertir en conexiones humanas cercanas a la infraestructura de las escuelas. Los miembros de las comunidades se preocupan por los espacios en los que viven y se involucran en ellos.

Si bien los gobiernos han tratado de ahorrar dinero en educación consolidando la gestión y la gobernanza de las escuelas, algunos vínculos críticos entre la infraestructura física de las escuelas y la infraestructura humana dentro de las comunidades se han visto afectados. Tiene mucho sentido invertir en la gobernanza, la propiedad y las asociaciones locales para crear programas de alimentación escolar conectados que sean exclusivos de cada comunidad.

4. Apoyo a programas dirigidos por indígenas

Analicemos y apoyemos los programas dirigidos por indígenas en todo el país, como los que se destacan en este seminario web. La alimentación escolar puede ser una herramienta de reconciliación simbólica y poderosa, dados los daños que en el pasado se han causado a los pueblos indígenas a través de los sistemas de educación y salud de este país.

Se ven bateristas con camisetas naranjas.
Los tambores Mi'kmaq tocan la canción de honor después de que la bandera canadiense fuera bajada a media asta en memoria de las víctimas de las escuelas residenciales durante un evento del Día Nacional de la Verdad y la Reconciliación en Charlottetown, en septiembre de 2021.
LA PRENSA CANADIENSE/Brian McInnis

A partir de mis conversaciones con algunas comunidades Mi'kmaq de Terranova y Labrador, he aprendido acerca del concepto de pensar en siete generaciones. Esta planificación y visualización a largo plazo puede ser una herramienta excelente para dar espacio y tiempo para crear un sistema de alimentación escolar que funcione para las personas, el lugar y el futuro.

Al aprender de las investigaciones inspiradoras que se realizan en Canadá y otros lugares, podemos monitorear el progreso a medida que avanzamos hacia una visión y un objetivo a largo plazo para las generaciones futuras.

Después de tener en cuenta estos cuatro puntos clave, ¿por dónde empezamos a imaginar un futuro programa de alimentación escolar?

Antes del reciente anuncio del gobierno federal, diferentes combinaciones de ciudadanos, organizaciones sin fines de lucro, escuelas, organizaciones con fines de lucro y varios niveles de gobierno trabajaron para llenar los vacíos de lo que era un sistema con fondos inadecuados.

A largo plazo, ¿cómo podemos utilizar estos modelos de colaboración para orientar el futuro? ¿Cómo podemos asignar mejor los fondos privados y públicos para que las escuelas rindan cuentas a las comunidades de las que se nutren?

Si observamos las transformaciones de los sistemas alimentario y de salud lideradas por las comunidades indígenas, vemos que la gobernanza y el control comunitario son un primer paso fundamental para llenar los vacíos del sistema federal que, en última instancia, nos llevaron a donde estamos hoy: con hasta un millón de estudiantes en todo el país, en la escuela, hambrientos de una alternativa.

LEER  Ante el caos, ¿por qué somos tan indiferentes al cambio climático?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies