ENERGÍA RENOVABLE

Por qué el costo del cambio climático no se puede reducir a un número correcto, a pesar de los mejores intentos de algunos economistas

Un grupo de economistas ha publicado una nueva estimación del costo futuro del cambio climático que está acaparando los titulares. La consultora Deloitte estima que el cambio climático descontrolado podría costarle a la economía mundial 178 billones de dólares en los próximos 50 años.

Si bien el cambio climático daña las economías, hay muchos problemas con estimaciones a largo plazo como esta.

Las nuevas tecnologías llegan y evolucionan. Los comportamientos humanos cambian. Por ejemplo, ¿quién hubiera pensado antes de la pandemia de COVID-19 que un gran porcentaje de la población dejaría de conducir a la oficina y trabajaría desde casa?

Soy un microeconomista que investiga las causas y consecuencias del cambio climático. Cuando pienso en el desafío del cambio climático en 2040 y más allá, anticipo muchas «incógnitas conocidas» sobre nuestro futuro. Por lo tanto, me sorprende leer estimaciones precisas de costos climáticos como las publicadas por consultores económicos como Deloitte y McKinsey & Co.

La nueva estimación de Deloitte predice que el daño de las emisiones de gases de efecto invernadero sin control, con un aumento de las temperaturas globales de 3 grados centígrados (5,4 F) con respecto a la época preindustrial, desaceleraría el crecimiento en todas las regiones y podría reducir el 7,6 % del PIB mundial solo en 2070 en comparación con un mundo sin cambio climático. Eso incluye daños como la pérdida de productividad durante las olas de calor y las malas cosechas.

Números como estos se utilizan ampliamente para alentar la acción de gobiernos, empresas e individuos. Los economistas están de acuerdo en que el cambio climático, si no se controla, dañará las economías. Pero estas estimaciones se producen utilizando modelos formales que presentan muchas suposiciones, cualquiera de las cuales podría alterar la contabilidad en gran medida, dejando las estimaciones demasiado altas o bajas.

Si bien las personas pueden pensar que quieren «precisión», las predicciones precisas aumentan el riesgo de transmitir demasiada certeza en un mundo en constante cambio.

LEER  10 formas simples de hacer que el juego climático de Australia sea realmente del siguiente nivel

El desafío de la predicción

Los modelos económicos climáticos buscan responder varias preguntas de predicción, tales como:

  • “¿Qué ganaremos económicamente al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero?”

  • «¿Cuál será el impacto económico y en la calidad de vida si no hacemos nada y simplemente permitimos que las emisiones de gases de efecto invernadero aumenten bajo ‘negocios como siempre’?»

Para responder a estas preguntas complejas, los economistas del clima hacen una serie de suposiciones que se “incorporan” a sus modelos matemáticos.

Incógnitas conocidas

Primero, los economistas deben predecir el ingreso promedio mundial por persona para cada año en el futuro.

Los macroeconomistas se han enfrentado a desafíos al predecir el momento y la duración de las recesiones. Predecir el crecimiento económico futuro en el transcurso de 30 o 40 años requiere predecir cómo evolucionará con el tiempo la cantidad y la calidad de la mano de obra mundial y nuestra tecnología. Predecir el crecimiento de la población mundial también es un ejercicio desafiante, ya que el aumento de la urbanización, el acceso de las mujeres a la educación y las mejoras en el control de la natalidad están asociados con reducciones en la fertilidad.

En segundo lugar, deben hacer una conjetura informada sobre qué tecnologías existirán en el futuro con respecto a nuestras fuentes de generación de energía y la energía que usamos en el transporte. Si pueden estimar el nivel futuro de la población mundial, el nivel de ingresos y la tecnología, entonces pueden medir cuántas emisiones adicionales de gases de efecto invernadero produce el mundo cada año.

En tercer lugar, utilizan un modelo científico del clima para estimar el riesgo adicional de cambio climático causado por la producción de emisiones de gases de efecto invernadero. Esto generalmente se mide por el aumento en la temperatura promedio de la superficie del mundo.

En cuarto lugar, deben tomar una posición sobre cómo la producción de nuestra economía futura se verá afectada por el aumento del riesgo del cambio climático. Idealmente, estos modelos también nos dicen cómo la liberación de más emisiones de gases de efecto invernadero aumenta la probabilidad de escenarios de desastre.

Al combinar todas estas ecuaciones con sus propias suposiciones respectivas, un equipo de investigación genera un solo número.

El ‘arte’ de predecir futuras emisiones

Los economistas estiman las futuras emisiones globales de gases de efecto invernadero multiplicando el producto nacional bruto mundial previsto (el valor total de los bienes y servicios) por las emisiones promedio por dólar del producto nacional bruto.

Si el mundo logra acabar con el uso de combustibles fósiles, esta última cifra podría ser cercana a cero. La innovación y el despliegue de tecnologías bajas en carbono (piense en vehículos eléctricos y granjas solares) pueden cambiar significativamente los costos y beneficios que los economistas están tratando de cuantificar.

Muchos factores determinan este camino de avance tecnológico, incluida la inversión en investigación y desarrollo. La política internacional tampoco siempre tiene en cuenta los modelos económicos climáticos. Por ejemplo, si China elige volverse más insular, ¿aumentará su consumo de carbón porque la nación está dotada de carbón? Por el contrario, ¿podría China optar por utilizar su poderoso estado para impulsar el sector de la tecnología verde para crear un futuro mercado de exportación en auge que ecologice la economía mundial?

Pronosticar los impactos futuros del cambio climático

Los modelos matemáticos económicos reducen el impacto del cambio climático en una sola ecuación de álgebra llamada «función de daño climático». En mi libro “Adaptación al cambio climático”, brindo varios ejemplos de por qué esta función cambia continuamente y, por lo tanto, es muy difícil de predecir.

Por ejemplo, muchas empresas están desarrollando sistemas de calificación de riesgo climático para educar a los compradores de bienes raíces sobre los diferentes riesgos climáticos futuros que enfrentarán propiedades específicas, como incendios forestales o inundaciones.

Supongamos que esta industria emergente de clasificación de riesgos climáticos avanza en la identificación de áreas menos riesgosas para vivir, y los códigos de zonificación se modifican para permitir que más personas vivan en estas áreas más seguras. El daño que sufren los estadounidenses por el cambio climático disminuiría a medida que la gente literalmente “se mudara a un terreno más alto”.

El modelador climático confiado no puede capturar esta dinámica con álgebra inflexible.

Predicción bajo incertidumbre

Los modelos de economía climática pueden desempeñar un papel de «Paul Revere»: educar a los formuladores de políticas y al público sobre los riesgos probables que se avecinan. A medida que los economistas construyen estos modelos, deben ser honestos acerca de sus limitaciones. Un modelo que genera “la respuesta” puede desviar a los tomadores de decisiones.

Por mucho que a todos les guste una respuesta concreta sobre cuánto costará el cambio climático y actuar sobre el cambio climático, tendremos que vivir con incertidumbre.

Este artículo se actualizó el 24 de mayo de 2022 con la nueva estimación de Deloitte.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies