Calentamiento Global

Por qué algunos bosques de algas de Columbia Británica están en mayor peligro que otros

Los exuberantes bosques submarinos formados por grandes algas pardas conocidas como kelp se encuentran entre los ecosistemas costeros más abundantes y productivos de Canadá.

Los bosques de algas marinas ayudan a mantener la pesca, reducen el carbono y mejoran la calidad del agua, lo que supone un aporte de miles de millones de dólares a la economía mundial. Lamentablemente, el cambio climático es ahora una gran amenaza para los bosques de algas marinas. Los bosques de algas marinas requieren temperaturas de agua frías, y el reciente calentamiento de los océanos ha puesto a estos valiosos ecosistemas en aguas calientes.

En nuestro nuevo estudio, destacamos hasta qué punto se han reducido algunos de los bosques de algas de Canadá a lo largo de la costa del Pacífico. También demostramos que, a pesar de los impactos recientes del cambio climático, los bosques de algas en algunas áreas se han mantenido estables, lo que ofrece esperanza para los bosques de algas en el futuro y arroja luz sobre los impulsores de la resiliencia de los ecosistemas.

Bosques marinos en aguas calientes

En la última década, la costa oeste de América del Norte ha experimentado un calentamiento sin precedentes. A partir de 2014, una serie de olas de calor marinas crearon condiciones más cálidas de lo habitual que han causado estragos en una variedad de especies oceánicas.

Las olas de calor marinas son cada vez más intensas y prolongadas a medida que continúan las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas olas de calor son importantes impulsoras del cambio oceánico.

Una de estas grandes olas de calor también amplificó la epidemia de la enfermedad del desgaste de las estrellas de mar, un fenómeno que mató a millones de estrellas de mar desde México hasta Alaska. Los efectos de la pérdida de estos voraces depredadores repercutieron en todos los ecosistemas costeros, lo que desencadenó un auge en la población de erizos de mar, que son los alimentos que suelen consumir las estrellas de mar. La sobreabundancia de erizos consumió grandes cantidades de algas marinas. Si no se controlan, los erizos de mar pueden arrasar bosques enteros de algas marinas.

LEER  Promover los derechos de las niñas y las mujeres promueve la justicia y también es una acción climática eficaz
Un desierto de erizos de mar en Barkley Sound, Columbia Británica
(Brian Timmer), Proporcionado por el autor (no reutilización)

En conjunto, las olas de calor marinas y la disminución de las estrellas de mar provocaron devastadoras pérdidas de bosques de algas en muchas partes de la costa oeste de América del Norte durante la última década. Esto incluyó disminuciones en México y California. Sin embargo, en Columbia Británica, un área con el doble de costa que California, Oregón y Washington juntos, la relativa falta de programas de monitoreo ha dificultado la evaluación precisa de la salud general de los bosques de algas. Hasta ahora.

Amenazas para las algas marinas en el oeste de Canadá

Reunimos a investigadores de bosques de algas de toda la Columbia Británica y combinamos datos para evaluar cómo los cambios climáticos y biológicos recientes han afectado a estos ecosistemas vitales. Nuestro equipo, que incluía científicos de universidades, organizaciones sin fines de lucro y gobiernos canadienses y de las Primeras Naciones, recopiló datos de estudios sobre el terreno e imágenes del dosel flotante de algas tomadas desde satélites, aviones, helicópteros y drones.

Gracias a los antiguos glaciares que tallaron y remodelaron la costa del Pacífico de Canadá, los bosques de algas de Columbia Británica habitan un rico mosaico de entornos. Casi 40.000 islas y docenas de fiordos glaciares crean hábitats diversos para las algas.

Los peces nadan entre las algas.
Peces roca nadando en un bosque de algas gigantes (Macrocystis) en Barkley Sound, Columbia Británica
(Fernando Lessa), Proporcionado por el autor (no reutilización)

La rica y variada costa de la Columbia Británica también crea una variedad de microclimas, áreas que son mucho más cálidas o mucho más frías que sus alrededores. Esto significa que, incluso cuando el océano en general se calienta, las temperaturas del agua varían considerablemente a lo largo de la costa de la Columbia Británica.

En zonas como el estrecho de Georgia y las partes interiores de algunos fiordos, hemos descubierto que las aguas estivales superan ahora las temperaturas máximas que pueden soportar las algas. En estas zonas, los bosques de algas han sufrido grandes pérdidas, especialmente durante la última década.

Pero la temperatura no lo es todo.

En algunas partes de las costas centrales y septentrionales de la Columbia Británica, algunos bosques de algas también están en declive a pesar de que las aguas son más frías. Los grupos de erizos de mar visibles en fotografías aéreas sugieren que la causa es la expansión de las poblaciones de herbívoros. Las nutrias marinas, depredadores clave esenciales que podían controlar a los erizos, fueron cazadas hasta casi extinguirse hace más de un siglo y aún no se han recuperado en estas regiones.

Razones para el optimismo

A pesar de estos impactos, en otras partes de Columbia Británica los bosques de algas se han mantenido estables. De hecho, algunos de estos bosques de algas saludables podrían incluso estar creciendo. Las áreas con temperaturas de agua frías, como el estrecho de Juan de Fuca, tienen bosques de algas estables, a pesar de las grandes pérdidas que se han producido en las cercanías. Estas regiones de agua más fría podrían proporcionar un refugio duradero para los bosques de algas.

Los bosques de algas también son estables, e incluso se están expandiendo, en áreas alrededor del norte de la Isla de Vancouver y partes de la costa central de Columbia Británica, donde las poblaciones de nutrias marinas recientemente recuperadas ayudan a mantener a raya a los erizos.

Dos nutrias marinas juegan en el agua.
Walter, una nutria marina rehabilitada (derecha), que quedó ciega tras recibir un disparo de escopeta en la cara cerca de Tofino (Columbia Británica), nada con una hembra de Tanu tras ser presentada a ella por primera vez en el Acuario de Vancouver (Columbia Británica) en noviembre de 2014. Las poblaciones de nutrias marinas han demostrado resiliencia frente a presiones intensas e incluso han comenzado a recuperarse en toda la Columbia Británica en los últimos años.
LA PRENSA CANADIENSE/Darryl Dyck

En conjunto, estos patrones indican que, incluso en el contexto de un calentamiento oceánico a gran escala, las pequeñas diferencias en la temperatura o la biodiversidad pueden inclinar la balanza de los bosques de algas marinas, que se tambalean entre la estabilidad y la pérdida de ecosistemas. Estos patrones también sugieren que los ecosistemas probablemente tengan la mejor posibilidad de resiliencia al cambio climático cuando su estructura está intacta.

Se necesitan soluciones innovadoras para salvar las algas

El conocimiento es poder. Nuestro estudio proporciona la primera evaluación a nivel provincial de cómo se comportan los bosques de algas de BC ante el intenso calentamiento de los océanos impulsado por el cambio climático. Este amplio conocimiento permite a los responsables de la toma de decisiones priorizar las áreas de protección, gestión y restauración.



Leer más: Los bosques de algas marinas de Nueva Zelanda están en peligro debido al calentamiento de los océanos, lo que amenaza a las especies importantes que dependen de ellos


Las iniciativas mundiales y regionales para proteger y restaurar los bosques de algas están cobrando impulso. Sin embargo, será necesario algo más que una protección pasiva para evitar la pérdida de estos bosques.

Se necesitan soluciones innovadoras.

Esto podría incluir la restauración de depredadores importantes en el ecosistema, el control de erizos para que los bosques de algas puedan florecer o el desarrollo de nuevas técnicas para restaurar los bosques de algas utilizando cepas capaces de sobrevivir a las condiciones de calentamiento.

La luz del sol brilla a través de un bosque de algas.
La vista desde el interior de un bosque de Nereocystis.
(Brian Timmer), Proporcionado por el autor (no reutilización)

La conservación de los bosques de algas marinas entraña desafíos inherentes. Está claro que el futuro de estos ecosistemas vulnerables depende en gran medida de si los valoramos lo suficiente como para intervenir y evitar un mayor deterioro, proporcionándoles las condiciones necesarias para prosperar en el futuro.

Para la salud futura de toda la vida en este planeta es esencial que valoremos el valor de estos maravillosos bosques antes de que sea demasiado tarde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies