Calentamiento Global

Los países se han comprometido a reducir las emisiones derivadas del enfriamiento: aquí se explica cómo lograrlo.

Eche un vistazo a las estadísticas de un nuevo informe que ayudé a redactar sobre cómo mantenerse fresco en un clima cada vez más cálido y la urgencia se vuelve clara: mil millones de personas, principalmente en África y Asia, corren un alto riesgo de sufrir calor extremo porque carecen de acceso a refrigeración. mientras que otros 2.900 millones sólo tienen acceso intermitente. A medida que la crisis climática se profundiza, cerca de la mitad de la población mundial tiene poca defensa contra el calor mortal.

La exposición a altas temperaturas no es sólo un riesgo para la salud; Las investigaciones muestran cómo el calor excesivo hace que los niños tengan dificultades en clase, amenaza desproporcionadamente a las mujeres (a menudo tienen menos acceso a la atención médica, tienen más probabilidades de vivir en la pobreza y soportar una carga más pesada en lo que respecta al trabajo doméstico) y recorta las horas de trabajo, particularmente entre trabajadores al aire libre. Todos estos efectos dificultan el desarrollo sostenible.

Al mismo tiempo, la demanda de energía procedente de la refrigeración (por parte de quienes pueden permitírselo) podría más que duplicarse para 2050. Esta demanda, cuando se cubre con electricidad generada mediante la quema de combustibles fósiles, aumenta a su vez las emisiones, exacerbando el cambio climático.

Es alentador entonces que a mitad de las conversaciones sobre el clima COP28 en Dubai, 63 países firmaron un compromiso de reducir sus emisiones de los sistemas de refrigeración en un 68% para 2050 (en comparación con los niveles de 2022).

Este es el primer compromiso internacional para abordar las emisiones del aire acondicionado y la refrigeración para alimentos y medicamentos. Entre los firmantes se encuentran varios países del G20, incluidos Estados Unidos y Canadá, donde reside casi las tres cuartas partes del potencial para reducir las emisiones relacionadas con la refrigeración para 2050.

LEER  Las políticas urbanas de Australia son seriamente inadecuadas para abordar la crisis climática

El compromiso también pide que los países sin acceso adecuado a la refrigeración reciban provisiones para medios sostenibles de mantenerse frescos. Nuestro informe destaca cómo los países que carecen de acceso a una refrigeración adecuada necesitan ayuda para cubrir los costos iniciales de los equipos de refrigeración y las mejoras de la red eléctrica, entre otras medidas.

Un hombre encuentra sombra durante una ola de calor en Calcuta, India.
Filip Jedraszak/Alamy Foto de stock

Mi investigación se centra en la refrigeración y el desarrollo sostenible, por lo que el compromiso me pareció un momento importante. El enfriamiento está ahora firmemente en la agenda global. Pero debe comenzar el trabajo duro para garantizar que todos puedan mantenerse frescos sin calentar aún más el planeta.

Como explica el informe, hay tres maneras de hacerlo: ampliar el acceso a métodos de enfriamiento pasivo, elevar los estándares de eficiencia energética y eliminar gradualmente los refrigerantes que calientan el clima.

Se necesitan con urgencia políticas que respalden estos tres objetivos para acelerar la transición desde el enfriamiento basado en fósiles. Muchos países tienen políticas de enfriamiento, como estándares energéticos mínimos, pero pocos están integrados en planes climáticos y de desarrollo.

Las personas que viven en climas más fríos tampoco están libres de culpa. Las investigaciones realizadas por mis colegas y por mí han demostrado cómo países como el Reino Unido, Noruega y Suiza enfrentan un tremendo desafío para adaptarse a temperaturas más altas porque sus pueblos y ciudades están diseñados para mantener el calor.

Una solución de tres pasos

El enfriamiento pasivo se refiere a medios para mantenerse fresco que no consumen energía eléctrica. Estas van desde medidas simples como plantar árboles fuera de los edificios para absorber la luz solar, hasta diseños arquitectónicos que permiten ventilación natural, sombra y espacios frescos.

Para garantizar que se adopten estas medidas, los países deberían incorporar medidas de enfriamiento pasivo en las regulaciones energéticas y de construcción para reducir la demanda de enfriamiento en los edificios y en la “cadena de frío” (la cadena de suministro con temperatura controlada que es vital para el suministro global de alimentos y medicamentos). ).

Si tienen éxito, las medidas de enfriamiento pasivo podrían frenar la demanda de enfriamiento en un 24% para 2050, ahorrando 3 billones de dólares (2,4 billones de libras esterlinas) y anulando las emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a 1.300 millones de toneladas de CO₂.

A continuación deberían venir normas más estrictas de eficiencia energética para los equipos de refrigeración, como los aparatos de aire acondicionado. Esto no requeriría nueva tecnología, sino más bien mejorar las existentes con mejores sistemas de etiquetado y estándares mínimos de desempeño actualizados periódicamente en todos los países.

Si hacemos esto bien, podríamos triplicar la eficiencia promedio global de los equipos de refrigeración en 2050 con respecto a los niveles actuales y, al mismo tiempo, reducir significativamente las facturas de energía de los hogares.

Finalmente, el mundo debe reducir el uso de hidrofluorocarbonos o HFC. Estos gases se pueden encontrar en la mayoría de los aires acondicionados y refrigeradores. A pesar de su vida útil relativamente corta, que suele ser inferior a 20 años, los HFC tienen un enorme impacto en el calentamiento del clima, muchas veces mayor que la cantidad equivalente de CO₂.

Filas de viejas unidades de aire acondicionado en un mercado.
Los HFC pueden filtrarse de los aires acondicionados y contribuir al calentamiento global.
Foto AP/Altaf Qadri

El mundo se comprometió a eliminar gradualmente estos gases en 2016 mediante la enmienda de Kigali al protocolo de Montreal. Debemos ir más allá y alentar la rápida adopción de mejores tecnologías y refrigerantes con menor potencial de calentamiento global.

El calor extremo está aumentando en intensidad, frecuencia y duración, lo que hace que el enfriamiento sea parte integral del bienestar de las personas en todos los rincones del mundo. Medidas simples pueden reducir rápidamente nuestro impacto en el clima (y reducir las emisiones proyectadas para 2050 debido al enfriamiento habitual en más de un 60%), al mismo tiempo que se obtienen múltiples beneficios socioeconómicos.

Pero para hacer realidad este futuro optimista, los gobiernos de todo el mundo deben ahora demostrar su compromiso con acciones.


Imagine el boletín semanal sobre el clima

¿No tienes tiempo para leer sobre el cambio climático tanto como te gustaría?

En su lugar, reciba un resumen semanal en su bandeja de entrada. Todos los miércoles, el editor medioambiental de The Conversation escribe Imagine, un breve correo electrónico que profundiza un poco más en un solo tema climático. Únase a los más de 20.000 lectores que se han suscrito hasta ahora.


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies