CAMBIO CLIMÁTICO

La cumbre del Día de la Tierra de Biden es una oportunidad clave para la acción climática

La ciencia tiene un mensaje claro para todos nosotros. Durante esta década, podemos perder la lucha para cumplir con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, que tendrá profundas implicaciones para la vida en la Tierra, ahora y en el futuro. En nuestra trayectoria de emisiones actual, con las emisiones globales de absorción de calor que continúan aumentando, además de una breve caída causada por la crisis económica del año pasado, enfrentamos serios riesgos de hacerlo. Las temperaturas globales promedio también continúan aumentando, y 2020 finaliza la década más calurosa registrada. Es hora de que reconozcamos la importancia de la ciencia, reconozcamos que esta es una lucha por nuestro futuro colectivo y tomemos la única decisión moral: romper con el pasado de los combustibles fósiles y apostar por un futuro de energía limpia.

Después de comprometerse a guiarse por la ciencia del clima y unirse rápidamente al Acuerdo de París, el presidente Biden ahora debe liderar a los EE. UU. en un gran impulso para la acción climática. Acaba de anunciar un importante plan de infraestructura nacional que incluye importantes inversiones en energía limpia y resiliencia climática. Pronto será el anfitrión de una cumbre del Día de la Tierra, donde los líderes mundiales clave se verán obligados a hacer compromisos nuevos e intensificados, conocidos como Contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC), para reducir sus emisiones de calentamiento global. El NDC de EE. UU., que se anunciará en la cumbre, debe ser ambicioso.

Más de 1500 científicos y expertos enviaron una carta al presidente Biden pidiéndole que se comprometa a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de EE. UU. en al menos un 50 % con respecto a los niveles de 2005 para 2030, como parte de la contribución de EE. UU. para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Es un objetivo factible y necesario, y solo el resultado final de las ambiciones estadounidenses. Es claro y convincente que la evidencia científica y los argumentos a favor de la equidad global muestran que Estados Unidos ha ido más allá al reducir las emisiones de manera más profunda y rápida. Será importante asegurar NDC ambiciosas este año y luego impulsar más NDC para 2030.

LEER  Importancia de la gestión de la forestación para combatir el cambio climático

Queda mucho trabajo por hacer, incluido poner a los Estados Unidos en el camino hacia las emisiones netas cero para 2050, ayudar a otros países a hacer la transición a una economía baja en carbono y desarrollar la resiliencia al cambio climático que ya hemos causado a nivel mundial. La urgencia es fuerte.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, calificó recientemente el enorme abismo entre la trayectoria actual de las emisiones globales y los niveles que debemos alcanzar para 2030 como “elalerta roja para nuestro planeta. En el momento de las próximas conversaciones climáticas de la ONU (COP26) en Glasgow este noviembre, los líderes mundiales deben trazar un camino agresivo para cerrar la brecha.Como uno de los países más ricos del mundo y el mayor emisor acumulativo, Estados Unidos debe comprometerse con emisiones ambiciosas reducciones para 2030. Además, las ambiciones de un grupo de economías importantes pueden ayudar a impulsar más acciones por parte de los rezagados.

Estos llamados urgentes y racionales para realizar recortes profundos inevitablemente enfrentarán la oposición de intereses poderosos, como la industria de los combustibles fósiles, que ha archivado con éxito las acciones durante décadas en busca de las ganancias de nuestro futuro común. La avalancha continua de desinformación, lavado verde y los intentos de obstruir políticas serias deben basarse en hechos y rechazarse resueltamente.

El «presupuesto» global de carbono restante, la cantidad de carbono que podemos emitir y mantener las temperaturas globales por debajo de un umbral crítico, se está agotando rápidamente. La crisis climática también es un desafío de equidad global: cómo distribuir de manera justa los presupuestos de carbono cada vez más reducidos, teniendo en cuenta las emisiones pasadas de los países ricos y dejando espacio para las aspiraciones de millones de personas que viven en la pobreza y las generaciones futuras. Según cualquier cálculo razonable, Estados Unidos y otros países ricos han gastado más de lo que les corresponde de sus presupuestos y deberían comprometerse a reducir las emisiones lo antes posible.

LEER  candidatos independientes sacuden el voto liberal

Reducir las emisiones de EE. UU. a la mitad para 2030 es técnica y económicamente factible, como lo confirma un número creciente de estudios y expertos. Esto requerirá fuertes políticas e inversiones económicas, que incluyen: una transición a un sector eléctrico 100 % libre de carbono para 2035; estándares estrictos de contaminación por carbono para automóviles, camiones y autobuses, al mismo tiempo que se garantiza al menos el 50 % de los vehículos de pasajeros nuevos para 2030. Las ventas son eléctrico; límites estrictos en las emisiones de metano; e incentivos para construir sistemas agrícolas sostenibles que saneen los suelos, capturen carbono y reduzcan las emisiones. El 40 % de los ingresos de estas inversiones debe destinarse a comunidades históricamente desfavorecidas, y también debe proporcionarse una transición justa para los trabajadores del carbón y las comunidades dependientes del carbón. Si se aplican correctamente, estas políticas pueden ayudar a reducir la enorme carga de salud pública causada por la contaminación por combustibles fósiles, abordar las injusticias ambientales de larga data, crear empleos bien remunerados y poner en marcha nuestra recuperación económica.

Ganar la lucha climática requerirá billones de dólares de inversión y generará más beneficios. Como han confirmado recientemente cientos de economistas, perderlo costará más de lo que podemos permitirnos. Con un aumento de la temperatura global promedio de solo 1 grado Celsius, ya estamos siendo testigos de efectos devastadores: olas de calor mortales, tormentas destructivas que se intensifican rápidamente, temporadas de incendios forestales más largas e intensas e inundaciones y sequías cada vez más severas. Una mirada clara a la ciencia de 2021 muestra que lo que algunos llaman audacia en realidad se trata de garantizar la supervivencia básica.

Para los dos, también fue personal. Tenemos años de investigación sobre los impactos climáticos y las soluciones. Hemos sido firmes defensores de ambiciones más audaces. Marchamos en las calles con nuestros hijos. Experimentamos esperanza, cuando el Congreso estuvo a punto de aprobar un proyecto de ley sobre el clima, cuando se llegó al Acuerdo de París y cuando la devastación de nuestro país por huracanes e incendios forestales pareció obligarnos a hacer un ajuste de cuentas muy necesario.

Cada vez nos sentimos desconsolados y volvemos a la normalidad. suficiente. Los negocios como de costumbre están rotos. Está matando personas, especies y ecosistemas y poniendo en peligro el futuro. Daña desproporcionadamente a las comunidades de color y de bajos ingresos, lo que exacerba el racismo estructural y la desigualdad socioeconómica.

Esta vez, los formuladores de políticas —empezando por el presidente Biden— deben romper con el pasado. Deben comprometerse a reducir drásticamente las emisiones de calor, invertir en una economía próspera de energía limpia y construir una nación más resistente, justa y equitativa. Cualquier cosa menos es inmoral.

LEER  La pandemia podría obstaculizar los esfuerzos para reducir las emisiones de la atención médica

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies