Calentamiento Global

El cambio climático está matando árboles en las selvas tropicales de Queensland

En los últimos años, la Gran Barrera de Coral frente a la costa noreste de Australia ha visto múltiples eventos de blanqueamiento masivo de corales a medida que el calentamiento global causado por el hombre ha provocado altas temperaturas sostenidas en el océano.

Junto al Mar del Coral se encuentra otra espectacular maravilla natural: las selvas tropicales de los trópicos húmedos de Queensland, declarados Patrimonio de la Humanidad.

Resulta que las mismas fuerzas del cambio climático que contribuyen al blanqueamiento de los corales también han afectado a los árboles que habitan en estas majestuosas selvas tropicales.

En una nueva investigación, nosotros y nuestros coautores descubrimos que las tasas de mortalidad entre estos árboles se han duplicado desde mediados de la década de 1980, muy probablemente debido al aire más cálido con mayor poder de secado. Al igual que los arrecifes de coral, estos árboles proporcionan estructura, energía y nutrientes esenciales para sus diversos y célebres ecosistemas.

Un récord de 50 años

Nuestro estudio se basó en 20 parcelas de árboles en las selvas tropicales del noreste de Queensland, que fueron creadas y monitoreadas en un proyecto iniciado en 1971 por un científico forestal llamado Geoff Stocker.

Estas parcelas se incorporaron más tarde al Área del Patrimonio Mundial de los Trópicos Húmedos de Queensland, y el monitoreo ha sido realizado por científicos de CSIRO con sede en Atherton, Queensland.

Las parcelas suelen tener una superficie de media hectárea (5.000 m²). En cada parcela se registró la especie y el diámetro de todos los árboles mayores de 10cm de diámetro a la altura del pecho.

Un estudio de 50 años reveló que las muertes de árboles están aumentando en los bosques tropicales de Queensland.
Alejandro Schenkin, Autor proporcionado

Las parcelas fueron revisadas a intervalos que oscilaban entre dos y cinco años. Los diámetros de los árboles se registraron nuevamente, junto con los árboles nuevos que habían crecido a la clase de tamaño de más de 10 cm y los árboles que habían muerto.

A lo largo de los años, se iniciaron algunas parcelas adicionales que contribuyeron a nuestros análisis. Pero estos 20 proporcionaron un registro excepcionalmente largo y formaron el núcleo del conjunto de datos.

La vida útil de los árboles

Con muchas parcelas visitadas varias veces y muchas especies de árboles en cada parcela, pudimos estimar el porcentaje promedio de árboles de cada especie que murieron en un año determinado (la «tasa de mortalidad anual»). También examinamos cómo esta tasa ha cambiado con el tiempo.



Leer más: Los árboles no son una cura para el cambio climático: 2 nuevos estudios sobre la vida y la muerte de los árboles en un mundo en calentamiento muestran por qué


Hasta aproximadamente mediados de la década de 1980, la tasa de mortalidad anual promedio era de alrededor del 1%. Esto significa que en cualquier año dado, cada árbol tenía una posibilidad entre 100 de morir.

Esto corresponde a una vida media de los árboles de unos 100 años.

Sin embargo, a partir de mediados de la década de 1980, la tasa de mortalidad anual comenzó a aumentar. Al final de nuestro conjunto de datos en 2019, la tasa de mortalidad anual promedio se había duplicado al 2%.

Estos resultados coinciden con un patrón similar en la muerte de árboles en la selva amazónica al mismo tiempo, lo que sugiere que el aumento en la mortalidad de árboles tropicales puede ser generalizado.

Una tasa de mortalidad anual duplicada significa que los árboles solo viven la mitad de lo que vivieron, lo que significa que solo almacenan carbono durante la mitad de ese tiempo.

Si la tendencia que observamos es indicativa de los bosques tropicales en general, esto podría tener grandes implicaciones para la capacidad de los bosques tropicales para absorber y mitigar las emisiones de dióxido de carbono de la actividad humana.

aire sediento

¿Qué causó el aumento de las tasas de mortalidad de los árboles tropicales?

Una primera suposición podría ser el estrés por temperatura: la temperatura promedio del aire de las parcelas ha aumentado en las últimas décadas.

Sin embargo, no encontramos que la temperatura causara directamente el aumento de las tasas de mortalidad. En cambio, las tasas de mortalidad se correlacionaron mejor con el poder de secado o «sed» del aire, lo que los científicos llaman «déficit de presión de vapor de aire».

Probablemente estés familiarizado con la idea de la humedad relativa. Te dice cuánto vapor de agua hay en el aire, como un porcentaje de la cantidad máxima que el aire puede contener.

Una fotografía aérea mirando hacia abajo en un bosque desde arriba.
El cambio climático está haciendo que el aire esté «más sediento», absorbiendo más agua de los árboles por evaporación.
Alejandro Schenkin, Autor proporcionado

Cuando las temperaturas aumentan, la capacidad del aire para retener vapor de agua aumenta exponencialmente. Cada grado de calentamiento permite que el aire retenga aproximadamente un 7% más de vapor de agua.

Entonces, si la temperatura del aire aumenta y la humedad relativa permanece igual, el aire tendrá una mayor capacidad para absorber más vapor de agua.

En una primera aproximación, esto es lo que ha ocurrido con el calentamiento global. La temperatura del aire ha aumentado, la humedad relativa se ha mantenido aproximadamente constante y el aire se ha vuelto más sediento.

Esto significa que el poder de secado de la atmósfera (o “demanda evaporativa”) ha aumentado. Esto es lo que encontramos que explica mejor las crecientes tasas de mortalidad en los árboles tropicales australianos.

Que sigue

Si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan sin disminuir, tanto la temperatura del aire como el déficit de presión de vapor del aire seguirán aumentando. Nuestros resultados sugieren que, con toda probabilidad, esto provocará una mayor aceleración en las crecientes tasas de mortalidad de los árboles de la selva tropical.

Al igual que los arrecifes de coral, las selvas tropicales pueden experimentar cambios relativamente rápidos en la composición de especies, la biodiversidad y la estructura tridimensional, amenazando estos preciados ecosistemas australianos tal como los conocemos. La mejor manera de mitigar esta amenaza es reducir urgentemente las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, para frenar el calentamiento global y eventualmente estabilizar el sistema climático global.



Leer más: Ensayo del viernes: los árboles tienen muchas historias que contar. ¿Es esta nuestra última oportunidad de leerlos?


LEER  El cambio climático no solo empeora los huracanes, sino también las inundaciones que provocan: nuevo estudio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies