CAMBIO CLIMÁTICO

El metano tiene una alarmante tendencia alcista

Vacas, pozos de petróleo y gas, arrozales, vertederos. Estas son algunas de las mayores fuentes de metano que contaminan la atmósfera en la actualidad. El metano es el gas de efecto invernadero más importante después del dióxido de carbono, y su concentración alcanzó un récord de 1.875 partes por billón (ppb) el año pasado, más de dos veces y media los niveles preindustriales. El pico máximo de metano en la atmósfera se siente tan esquivo como una cura para el (próximo) coronavirus.

Como científicos del Proyecto Global de Carbono, nosotros y docenas de nuestros colegas acabamos de publicar un estudio de cuatro años y conjuntos de datos públicos del Presupuesto Global de Metano para estimar las fuentes de metano de la tierra, los océanos, la agricultura y el uso de combustibles fósiles. Las emisiones de metano alcanzaron un récord de 596 millones de toneladas métricas por año (rango de 572 a 614 millones de toneladas, incluidas las estimaciones de error) en 2017, el último año del que se dispone de datos completos. Presentamos los resultados en las revistas. Datos científicos del sistema terrestre y Cartas de investigación ambiental.

Más de la mitad de las emisiones globales de metano provienen de las actividades humanas, principalmente la agricultura y el uso de combustibles fósiles. Nuestra estimación para 2017 es de alrededor de 50 millones de toneladas, o un 9 por ciento, en comparación con las emisiones anuales de metano a principios de la década de 2000. Convierta esos 50 millones de toneladas adicionales de metano cada año en el potencial de calentamiento del dióxido de carbono durante el próximo siglo, y hemos agregado el equivalente de 350 millones de automóviles más a las carreteras del mundo, u otra Alemania y Francia a los emisores del mundo.

La concentración de metano en la atmósfera está siguiendo trayectorias modeladas en escenarios de calentamiento agresivo donde las temperaturas globales aumentan entre tres y cuatro grados centígrados este siglo. Con cada año que pasa, nos alejamos más de las vías que los modelos climáticos sugieren que mantendrán el calentamiento por debajo de 1,5 o dos grados C. En muchos sentidos, estamos aún más lejos de reducir las emisiones de metano que las de dióxido de carbono.

Las fuentes biológicas de metano surgen principalmente de los microbios que crecen en entornos con poco oxígeno, incluidos los humedales naturales, los vertederos, los arrozales inundados y los estómagos de vacas, cabras y ovejas rumiantes. No encontramos evidencia de mayores emisiones de metano de humedales naturales, pero sí de vertederos y rumiantes hasta 2017; hay mil millones y medio más de personas en la tierra hoy que en el año 2000, y el consumo promedio de carne roja por persona sigue aumentando. La agricultura aporta alrededor de dos tercios de todo el metano liberado por las acciones humanas, tanto como todas las fuentes naturales combinadas.

Las filtraciones naturales, como los volcanes de lodo burbujeante, liberan algo de metano de fuentes fósiles subterráneas. Pero la mayor parte del metano geológico fósil que llega a la atmósfera proviene de los combustibles fósiles que extraemos, transportamos o quemamos. Después de la contribución de dos tercios de la agricultura, las actividades de combustibles fósiles aportan la mayor parte del tercio restante de las emisiones globales de metano de las acciones humanas, desde las minas de carbón y los pozos de petróleo y gas hasta las tuberías de gas natural con fugas y las estufas de cocina. En general, las emisiones de la agricultura y el uso de combustibles fósiles contribuyeron por igual al aumento anual de 50 millones de toneladas que observamos.

¿Dónde han aumentado más las emisiones de metano desde 2000? Tres amplias regiones: África y Oriente Medio; Porcelana; y el sur de Asia y Oceanía, vieron los mayores aumentos anuales, con 10 millones o más de toneladas de metano cada uno. Los aumentos en África y el sur de Asia se debieron principalmente a mayores actividades agrícolas. El crecimiento de China provino principalmente de un mayor uso de combustibles fósiles. Lo mismo sucedió en América del Norte, donde las emisiones de metano aumentaron aproximadamente cinco millones de toneladas por año en los Estados Unidos debido al aumento de la extracción y el uso de petróleo y gas natural.

Observamos de cerca el Ártico para ver si las emisiones de metano estaban aumentando. Desde los océanos burbujeantes hasta el deshielo del permafrost, el espectro de la liberación descontrolada de metano ha captado la atención del público como un posible «punto de inflexión» climático. La preocupación proviene de indicios de que la rápida liberación de metano hace 55 millones de años en el límite entre las épocas del Paleoceno y el Eoceno provocó aumentos de la temperatura global de cinco a ocho grados centígrados en todo el mundo. Hasta 2017, al menos, no vemos evidencia de ningún aumento en las emisiones de metano del Ártico. En cambio, el aumento de las emisiones que documentamos desde 2000 parece haber ocurrido en sistemas templados y tropicales.

La única región donde las emisiones de metano han disminuido en las últimas décadas es Europa. Las políticas y una mejor gestión han ayudado a reducir las emisiones de los vertederos, el estiércol y otras fuentes. El número de cabezas de ganado en Europa también ha disminuido desde 2000, ya que la gente come menos carne de res y más aves y pescado en sus dietas.

Reducir las emisiones en todo el mundo de quinientos millones de cabras y más de mil millones de vacas y ovejas no será fácil. Algunas respuestas incluyen una mejor gestión del estiércol, como lo ha hecho Europa, comer menos carne (para aquellos de nosotros con suficiente proteína en nuestras dietas) y agregar suplementos alimenticios como algas o aceites esenciales para reducir los eructos de metano en el ganado vacuno y ovino. Podemos alterar el cultivo de arroz para evitar el anegamiento permanente que aumenta la producción de metano. Podemos reducir el escape de metano fugitivo a medida que extraemos, distribuimos y usamos petróleo, gas natural y carbón. También podemos usar menos combustibles fósiles mediante la adopción de energías renovables bajas en carbono, vehículos eléctricos y tecnologías energéticamente eficientes. Si no hacemos todas estas cosas, las emisiones de metano seguirán aumentando y calentando el planeta, lo que quizás requiera tecnologías más costosas y menos probadas para la eliminación del metano después de su liberación.

El metano es un gas de efecto invernadero incoloro, inodoro y extremadamente potente, mucho más potente que la misma cantidad de dióxido de carbono. El metano también contribuye a la contaminación por ozono cerca de la superficie que daña nuestra salud y perjudica la producción de cultivos. Si bien el dióxido de carbono recibe legítimamente la mayor atención porque causa el mayor calentamiento, las opciones para reducir las emisiones de metano también son importantes, ya que la sociedad busca formas de acercarse a cero emisiones para ambos gases para estabilizar la temperatura de la tierra. En este momento, el metano sigue burbujeando.

Todos los autores son miembros del Global Carbon Project, un grupo internacional de investigadores que rastrean las emisiones de CH4 y otros gases de efecto invernadero que provienen de la tierra, los océanos, la industria y la agricultura.

LEER  cómo deberá prepararse el servicio de bomberos a medida que empeoren los fenómenos meteorológicos extremos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies