SOSTENIBILIDAD

Los arrastreros ilegales chinos, el cambio climático y las flotas pesqueras artesanales son los culpables

Las capturas promedio de pescado por parte de las comunidades pesqueras tradicionales a lo largo de la costa occidental de África han disminuido significativamente en las últimas tres décadas.

A lo largo del Golfo de Guinea, que se extiende desde Costa de Marfil hasta Nigeria, los pescadores lanzan sus canoas de madera desde la playa para capturar pequeños peces pelágicos, como sardinas y anchoas, que venden en los mercados informales locales para ganarse la vida. Lo han hecho durante generaciones, pero desde la década de 1990, una disminución en las capturas ha puesto en riesgo sus medios de vida.

En Ghana, los desembarques totales de pequeños peces pelágicos cayeron un 59% entre 1993 y 2019, a pesar del aumento de los esfuerzos de pesca. Aterrizajes de Sardinela auritauna especie favorita, disminuyó de 119.000 toneladas en 1992 a solo 11.834 toneladas en 2019.

Costa de Marfil ha experimentado una disminución paralela de sus pesquerías, con una caída de sus capturas de casi un 40% entre 2003 y 2020.

La continua disminución de las capturas de pescado tiene graves implicaciones para algunas de las familias más pobres de la región. Ghana, por ejemplo, tiene más de 200.000 pescadores activos. Más de dos millones de personas a lo largo de la cadena de valor, incluidas miles de mujeres que procesan y venden pescado en los mercados de la costa, también están en riesgo. Estas comunidades, que ya viven en el umbral internacional de pobreza o por debajo de él (2,15 dólares por persona al día), ahora enfrentan una mayor pérdida de ingresos. En esencia, están cayendo más profundamente en la pobreza.

He investigado las políticas alimentarias y agrícolas en una docena de países africanos durante las últimas tres décadas, pero la actual crisis pesquera costera de África occidental en el Golfo de Guinea es compleja porque tiene orígenes múltiples que se refuerzan: el cambio climático, la pesca ilegal por parte de China y demasiadas canoas africanas en el agua.

Mi trabajo sobre esta crisis es parte de un estudio de tres años (2023-2025) financiado por el Instituto Salata de la Universidad de Harvard. Para realizar este trabajo, pasé tres semanas en 2023 visitando comunidades costeras en Ghana, Costa de Marfil y Nigeria. En un viaje de regreso a Ghana en 2024, compartiré los hallazgos preliminares con las partes interesadas locales, incluidos líderes de comunidades pesqueras, defensores locales y funcionarios gubernamentales. Mientras tanto, expuse los principales hallazgos a continuación.

LEER  ¿Por qué cada vez entran más osos polares en las ciudades?

Clima

Entre las múltiples amenazas del cambio climático, el calentamiento de los océanos es probablemente la menos apreciada. En la tierra se experimenta mucho calentamiento, pero aproximadamente el 90% del calor adicional atrapado por los gases de efecto invernadero es absorbido por el océano. Esto ayuda a contener el calentamiento en la tierra a corto plazo, pero a largo plazo trae consigo una cascada de amenazas climáticas mayores.

Cuando las aguas del océano se calientan, aumentan su volumen, y esta expansión térmica es ahora la fuente de casi la mitad de todo el aumento del nivel del mar. Las aguas oceánicas más cálidas también contienen menos oxígeno, lo que crea una amenaza para toda la vida marina. Pero para las poblaciones humanas que se ganan la vida pescando, el calentamiento de los océanos se convierte en una grave amenaza cuando provoca migraciones de poblaciones de peces.

Los peces son de sangre fría, por lo que si el agua se calienta demasiado, el único medio que tienen para regular su temperatura corporal es alejarse. Esto es lo que han estado haciendo a lo largo del calentamiento de las corrientes ecuatoriales en el Golfo de Guinea, y explica parte de la disminución de las capturas de peces.

Los modelos bioclimáticos dinámicos nos permiten proyectar lo que un calentamiento continuo de este tipo de los océanos afectará a las poblaciones de peces de África. Los modelos se utilizan ampliamente para pronosticar cambios de distribución de organismos debido al cambio climático y predecir la distribución eventual de especies invasoras, entre otras cosas.

Un estudio encontró que el potencial máximo de captura para Ghana, Costa de Marfil y Nigeria se reduciría en un 50% para mediados de siglo, en comparación con un escenario de calentamiento cero del océano. Otro estudio publicado en 2018 coincidió aproximadamente. Proyectó que el cambio climático por sí solo reduciría el potencial máximo de captura en el sistema actual de Guinea en un 30% o más para 2050, incluso si las pesquerías estuvieran bien gestionadas.

Lamentablemente, las pesquerías costeras de África no están siendo bien gestionadas.

arrastreros chinos

La regulación laxa de los arrastreros pesqueros internacionales es una segunda fuente de la reciente disminución de las capturas de pescado.

Países como Ghana, Nigeria y Costa de Marfil tienen leyes que impiden que los arrastreros extranjeros obtengan una licencia para pescar dentro de zonas económicas exclusivas nacionales, que se extienden 200 millas náuticas más allá de los mares territoriales. Sin embargo, los arrastreros chinos sortean esta barrera utilizando empresas locales como “fachadas” legales. Las empresas chinas, apenas disfrazadas de empresas ghanesas, poseen actualmente más del 90% de los arrastreros de fondo con licencia de Ghana. Los barcos chinos están dañando las poblaciones de peces al utilizar redes ilegales para capturar demasiados peces de tamaño insuficiente, incluidos juveniles que aún no han tenido la oportunidad de reproducirse.

En ocasiones, los arrastreros chinos son multados por prácticas ilegales en Ghana, pero algunos no pagan las multas y aun así no pierden su licencia. Esta dañina falta de aplicación de las leyes pesqueras es difícil de entender, ya que los extranjeros pagan impuestos y derechos de licencia mínimos, y la mayor parte del pescado que capturan se exporta, lo que no aporta casi nada al suministro nacional de alimentos.

demasiadas canoas

A los pescadores tradicionales de África occidental les gusta culpar a los arrastreros chinos por la disminución de las poblaciones de peces, pero el aumento de las actividades pesqueras de sus propias canoas ha sido al menos igual de perjudicial.

En África occidental hay ahora siete veces más canoas dedicadas a la pesca oceánica que en 1950. Las canoas de hoy tienen redes más grandes y tripulaciones más grandes, y muchas tienen potentes motores fuera de borda.

Esta expansión de la flota pesquera artesanal de la región ha sido impulsada por poderosas tendencias demográficas, incluidas rápidas tasas de crecimiento demográfico y migraciones humanas constantes hacia la costa para escapar de la agricultura rural empobrecida.

Esta es la razón por la que, entre 1960 y 2023, las principales ciudades costeras de Ghana, Nigeria y Costa de Marfil experimentaron un aumento demográfico de al menos siete veces (Accra) y, en algunos casos, 30 veces (Abiyán). Tener más gente en la costa aumenta la demanda comercial de consumo de pescado y, al mismo tiempo, proporciona la mano de obra adicional necesaria para capturar, procesar y comercializar el pescado.

A pesar de la reciente disminución de las capturas de peces, el número de canoas ha seguido aumentando; En Ghana había 8.000 canoas en 1990, pero en 2017 había 13.650.

Nuevos medios de vida

La mayoría de las comunidades pesqueras tradicionales tendrán que encontrar nuevas fuentes de ingresos para sobrevivir. Esto no será fácil ya que aproximadamente el 40% de los pescadores costeros de Ghana y Nigeria no tienen educación formal. Los empleos no relacionados con la pesca aumentarán en la economía costera de rápido crecimiento. Si los hijos de las familias pesqueras actuales permanecen en la escuela el tiempo suficiente para completar la educación secundaria, la mayoría podrá hacer el cambio.

Una medida política para mantenerlos en la escuela sería proporcionar transferencias mensuales de efectivo condicionadas a la inscripción y asistencia a la escuela. Estas transferencias monetarias condicionadas han dado resultados en otras regiones de ingresos bajos y medios. Los datos de 75 informes basados ​​en 35 estudios muestran que las políticas de transferencias monetarias condicionadas pueden conducir a un aumento del 60% en la matrícula escolar.

En África occidental ya se utilizan políticas de transferencia de efectivo. Desde 2008, Ghana opera el programa Livelihood Empowerment Against Poverty, que proporciona dinero en efectivo y seguro médico a los ancianos pobres, los discapacitados, las mujeres embarazadas y los bebés. Ampliar este programa a familias pobres de pescadores costeros con niños en edad escolar podría promover la educación. Para las comunidades pesqueras amenazadas por la disminución de las poblaciones de peces, este podría ser un camino hacia la protección de sus medios de vida en el futuro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies