ENERGÍA RENOVABLE

Las voces de los nativos americanos finalmente están influyendo en los proyectos energéticos: un fallo sobre energía hidroeléctrica es una victoria para la justicia ambiental en tierras tribales

Estados Unidos tiene un largo historial de extracción de recursos en tierras nativas e ignorando la oposición tribal, pero una decisión de los reguladores federales de energía de negar permisos para siete proyectos hidroeléctricos propuestos sugiere que la marea puede estar cambiando.

A medida que Estados Unidos pasa de los combustibles fósiles a la energía limpia, los desarrolladores buscan sitios para generar electricidad a partir de fuentes renovables. Pero en una medida inesperada, la Comisión Federal Reguladora de Energía denegó permisos el 15 de febrero de 2024 para siete proyectos hidroeléctricos propuestos en Arizona y Nuevo México.

La razón: estos proyectos estaban ubicados dentro de la Nación Navajo y se propusieron sin consultar primero con la tribu. La FERC dijo que estaba “estableciendo una nueva política según la cual la Comisión no emitirá permisos preliminares para proyectos que propongan utilizar tierras tribales si la tribu en cuyas tierras se ubicará el proyecto se opone al permiso”.

Somos un antropólogo cultural y un geógrafo de recursos hídricos que hemos estudiado las tensiones entre los derechos indígenas, la gobernanza climática y la gestión del agua en los EE. UU. y a nivel mundial durante más de 20 años. En nuestra opinión, la decisión de la comisión podría marcar un punto de inflexión histórico para las relaciones entre gobiernos entre el gobierno de Estados Unidos y las naciones tribales.

¿Cómo podría este nuevo enfoque moldear el futuro desarrollo energético en tierras tribales en todo Estados Unidos? Dada la larga historia del gobierno federal de explotar los recursos de los nativos americanos sin el consentimiento tribal, estamos siguiendo las acciones de la FERC en busca de más evidencia antes de asumir que ha comenzado una nueva era.

Extracción en tierras tribales

En todo el mundo, muchas comunidades indígenas sostienen que sus tierras han sido tratadas como zonas de sacrificio para el desarrollo. Esto incluye a Estados Unidos, donde el gobierno federal posee 56,2 millones de acres en fideicomiso para varias tribus e individuos, principalmente en los estados del oeste.

LEER  No es necesario destruir el medio ambiente para extraer los metales necesarios para la energía renovable

La responsabilidad fiduciaria requiere que el gobierno de Estados Unidos proteja las tierras, los recursos y los derechos indígenas y respete la soberanía tribal. Consultar con las tribus sobre las decisiones que les afectan es fundamental para esta relación.

Los recursos energéticos en las tierras nativas de Estados Unidos incluyen carbón, petróleo, uranio, energía solar, eólica e hidroeléctrica. Hay una larga historia de minería de carbón y uranio en el territorio navajo del suroeste, y las tierras tribales ahora son objetivos de proyectos de energía renovable. Grandes fracciones de las reservas conocidas de minerales críticos para la energía limpia, como el cobre y el cobalto, se encuentran en tierras nativas o cerca de ellas.

Señales en una mina de uranio abandonada cerca de la comunidad navajo de Red Water Pond Road, Nuevo México.
Washington Post a través de Getty Images

Muchos proyectos energéticos del pasado han dejado cicatrices. Las tierras navajo están plagadas de minas de uranio abandonadas que amenazan la salud de los residentes. Más de 1,1 millones de acres de tierras tribales han sido inundadas por cientos de represas construidas para energía hidroeléctrica y riego. Los oleoductos de combustibles fósiles como Dakota Access en Dakota del Norte y la Línea 5 en Wisconsin y Michigan transportan petróleo a través de tierras nativas, amenazando los suministros de agua en caso de fugas o derrames.

Impactos del proyecto hidroeléctrico

Los siete permisos que la FERC denegó en febrero de 2024 fueron solicitados por empresas privadas que buscaban construir proyectos de almacenamiento de energía hidroeléctrica por bombeo. Estos sistemas bombean agua cuesta arriba hasta un depósito para su almacenamiento. Cuando se necesita energía, se libera agua para que fluya cuesta abajo a través de turbinas, generando electricidad a medida que regresa a un embalse o río más bajo.

Actualmente hay más de 60 propuestas de almacenamiento por bombeo pendientes en todo Estados Unidos. El almacenamiento por bombeo generalmente requiere la construcción de enormes túneles revestidos de concreto, centrales eléctricas, tuberías y sistemas de transmisión que pueden dañar las tierras circundantes.

La extracción de agua para la energía hidroeléctrica podría alterar ríos y sitios sagrados que son cultural y espiritualmente importantes para muchas tribus. Estos proyectos también amenazan la seguridad hídrica, una cuestión crítica en los estados áridos del oeste.

El agua del río Colorado ya está sobreasignada entre los estados occidentales, que tienen derechos legales para extraer más agua de la que hay en el río. Como resultado, muchos proyectos de almacenamiento por bombeo requerirían agua subterránea para llenar sus depósitos. El proyecto propuesto del Gran Cañón en Arizona, por ejemplo, requeriría hasta 19 mil millones de galones de agua subterránea, extraída de acuíferos que sustentan manantiales y arroyos locales.

Infografía que muestra un sistema de almacenamiento por bombeo
La energía hidroeléctrica de almacenamiento por bombeo transfiere agua entre dos embalses para generar electricidad. Se requiere una fuente de agua local para llenar los embalses.
Joan Carstensen, Grand Canyon Trust, CC BY-ND

Responsabilidad fiduciaria de la FERC

La Comisión Federal Reguladora de Energía es una agencia independiente que otorga licencias y supervisa la transmisión interestatal de electricidad, gas natural y petróleo; ductos y terminales de gas natural; y proyectos hidroeléctricos. Según una ley de 1986, la agencia debe considerar factores que incluyen la calidad ambiental, la biodiversidad, las actividades recreativas y los aportes tribales al tomar decisiones sobre licencias.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos tiene un largo historial de ejecución de proyectos a pesar de la oposición de los nativos. Por ejemplo, bajo el Plan Pick-Sloan, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos construyó cinco represas en el río Missouri a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta que inundaron más de 350.000 acres de tierras tribales. No se consultó a las tribus y las comunidades fueron reubicadas por la fuerza fuera de sus tierras ancestrales.

En 2000, el presidente Bill Clinton emitió la Orden Ejecutiva 13175, ordenando a las agencias federales que participaran en “consultas y colaboración regulares y significativas con funcionarios tribales” en el desarrollo de políticas federales que afectan a las tribus. Cada agencia interpreta cómo hacer esto.

En su primera semana en el cargo en 2021, el presidente Joe Biden reafirmó esta responsabilidad y nominó a la representante estadounidense Deb Haaland como Secretaria del Interior, la primera nativa americana en encabezar la agencia que administra la responsabilidad fiduciaria de Estados Unidos para los nativos americanos y los nativos de Alaska.

La nueva dirección de la FERC

Las tribus han calificado de “abismal” el historial de consultas de la FERC con los nativos americanos. Sin embargo, recientemente la agencia ha comenzado a hacer que sus operaciones sean más inclusivas.

En 2021, creó una nueva Oficina de Participación Pública, un paso que su entonces presidente, Richard Glick, calificó de “muy esperado”. Y en 2022, la agencia publicó su Plan de Acción de Equidad, diseñado para ayudar a los grupos desatendidos a participar en las decisiones.

Al cancelar los proyectos en febrero, la FERC citó preocupaciones planteadas por la Nación Navajo, incluidos los impactos negativos sobre el agua, los recursos culturales y naturales y la diversidad biológica. También afirmó que “para evitar denegaciones de permisos, los solicitantes potenciales deben trabajar estrechamente con las partes interesadas tribales antes de presentar solicitudes para garantizar que las tribus estén completamente informadas sobre los proyectos propuestos en sus tierras y para determinar si están dispuestos a considerar el desarrollo del proyecto”.

Alinear la energía limpia y la justicia ambiental

Se proponen o prevén muchos más proyectos energéticos en tierras tribales o cerca de ellas, incluida una docena de proyectos hidroeléctricos de almacenamiento por bombeo en la meseta de Colorado. Las tribus se oponen a los 12 debido a la falta de consulta y porque las tribus todavía están luchando para asegurar su propio acceso legal al agua en esta cuenca en disputa bajo el Pacto del Río Colorado de 1922.

Recientemente analizamos el manejo de la FERC del proyecto de almacenamiento de energía hidroeléctrica por bombeo del Gran Cañón, que estaría ubicado en tierras navajo en Arizona, y concluimos que la agencia no había consultado adecuadamente con la tribu en su permiso preliminar. A raíz de su fallo de febrero, la agencia reabrió el período de comentarios públicos sobre el Gran Cañón por 30 días adicionales, y probablemente se tomará una decisión más adelante en 2024.

La administración Biden ha fijado objetivos ambiciosos para detener el cambio climático y acelerar el cambio hacia energías limpias, al tiempo que promueve la justicia ambiental. En nuestra opinión, alcanzar esos objetivos requerirá que el gobierno federal cumpla de manera más seria y consistente con sus responsabilidades fiduciarias.

LEER  Los agricultores no deberían competir con las empresas solares por la tierra.Necesitamos mejores políticas para que todos puedan beneficiarse

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies