Emisiones De Carbono

Future Made in Australia impulsará el crecimiento sostenible y creará empleos hasta donde llegue, pero no es suficiente

El cambio hacia cero emisiones netas y una mayor competencia internacional han creado nuevas oportunidades para las industrias de energía limpia, listas para dar forma a la economía global en las próximas décadas.

Para aprovechar estas oportunidades, el gobierno ha desarrollado una iniciativa estratégica a largo plazo llamada programa Future made in Australia.

Este programa, anunciado por primera vez por el gobierno el mes pasado con una inversión total de 22.700 millones de dólares durante la próxima década, tiene como objetivo atraer inversión privada a áreas prioritarias y al mismo tiempo respaldar una política neta cero.

El gobierno ha identificado cinco industrias prioritarias: hidrógeno renovable, procesamiento de minerales críticos, metales ecológicos, combustibles líquidos con bajas emisiones de carbono y fabricación de energía limpia.

Se ha centrado en estos sectores, que recibirán incentivos fiscales y otros beneficios, para convertirse en un líder mundial en el movimiento hacia el cero neto, impulsando la economía y los sectores industriales en general.

Retos mayores

A pesar de las intenciones positivas, existen grandes desafíos.

Estos incluyen la implementación continua, la incorporación de nuevos socios locales y globales y la obtención del apoyo de la comunidad local para construir infraestructura esencial, como turbinas eólicas y líneas de transmisión de energía.

Otros desafíos incluyen operaciones mineras complejas de minerales críticos en áreas remotas, enormes costos de capital iniciales, problemas para transportar hidrógeno y competitividad de costos de lugares de fabricación alternativos.

La asignación presupuestaria actual que se gastará durante la próxima década en los cinco sectores críticos es significativa. Sin embargo, para lograr el resultado previsto, es necesario ampliar el programa.

Prioridades en expansión

Si bien el sector de minerales críticos ya es una prioridad, ampliar el programa para crear una cadena de suministro de baterías a gran escala donde los minerales críticos como el litio, el níquel y el cobalto sean esenciales haría que Australia fuera más competitiva.

Una cadena de suministro de baterías soberana ayudaría a asegurar un sistema de almacenamiento de energía renovable y contribuiría a la producción de vehículos eléctricos.

En consonancia con esto, el gobierno ha desarrollado una Estrategia Nacional de Baterías. Sin embargo, el enfoque de esto debería ampliarse para incluir las exportaciones y la instalación en locales residenciales y comerciales.

Una cadena de suministro de baterías ayudaría con el almacenamiento de energías renovables.
Scharfsinn/Shutterstock

Dadas las preocupaciones sobre la interrupción de la cadena de suministro, especialmente en un momento de crecientes tensiones globales, también se debe dar prioridad a otros sectores, incluidos los de fabricación de productos sanitarios y procesamiento de alimentos.

Desarrollar estas industrias, que son altamente vulnerables a las perturbaciones, es importante para el bienestar de la comunidad y la seguridad económica.

Cada vez más autosuficiente

Desde la pandemia de COVID, Australia ha estado experimentando una grave escasez de medicamentos críticos, incluidos anticoagulantes, antibióticos y medicamentos de terapia de reemplazo hormonal.

Al ampliar el programa Future Made a los productos sanitarios, Australia podría impulsar su producción nacional de medicamentos críticos y protegerse contra futuras escaseces. Esto también aumentaría las oportunidades de exportación de Australia.

Australia podría aumentar las exportaciones a Asia utilizando sus acuerdos de libre comercio con China, Japón, Corea y otros países de la región.

Desarrollar la industria local de fabricación y procesamiento de alimentos también debería ser una prioridad para proteger contra las interrupciones del suministro que ya se han experimentado como resultado de la guerra entre Rusia y Ucrania, los desastres climáticos provocados por el clima y la pandemia.

La industria alimentaria representa la mayor parte de los empleos manufactureros de Australia, lo que destaca su importancia en la resiliencia económica del país.

Con las políticas gubernamentales correctas, el sector de alimentos y abarrotes podría duplicarse para 2050, aumentando el empleo en un 54% a 427.000 personas.

Reducir las emisiones

La agricultura también debería incluirse en la lista de prioridades. Este sector por sí solo fue responsable del 16,8% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del país en 2020-21.

Por lo tanto, es necesario garantizar que el transporte de mercancías y la fabricación de insumos agrícolas, como la energía y el agua, sean sostenibles para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas. Las tecnologías verdes deberían reemplazar los equipos y maquinaria existentes generados por carbono en el sector agrícola.

Una mujer clasificando fruta en una línea de producción.
La agricultura es un gran emisor de carbono y debería incluirse en el programa Future Made in Australia.
OsoFotos/Shutterstock

El sector también podría neutralizarse en carbono utilizando tecnologías basadas en microalgas. Además, las tecnologías basadas en microalgas pueden reducir las emisiones de carbono y la contaminación de muchas otras industrias manufactureras con emisiones importantes.

Por lo tanto, el proceso de desarrollo e implementación a gran escala de tecnologías verdes y basadas en microalgas también debería incluirse en el programa.

Los beneficios del Future Made in Australia

Los beneficios potenciales del programa Future Made in Australia incluyen la creación de empleo y el desarrollo de habilidades, el fortalecimiento de las industrias locales, la protección de las cadenas de suministro y su mantenimiento independiente, el crecimiento económico a largo plazo y la reducción de las emisiones de carbono.

Según las prioridades existentes, se espera que se creen numerosos puestos de trabajo en la industria manufacturera, especialmente en el sector de las energías renovables. Si bien el crecimiento del empleo será particularmente fuerte en el centro y norte de Queensland, que han sido seleccionados para centros de energía renovable e hidrógeno, los empleos también crecerán en otras partes del país.

Con una asignación de 91 millones de dólares para desarrollar una fuerza laboral de energía limpia, 55,6 millones de dólares para desarrollar un programa de carrera para mujeres y 178,6 millones de dólares para apoyo a habilidades y empleo para regiones en transición, se espera que el programa contribuya en gran medida a la creación de empleo en los sectores de energía limpia y manufactura avanzada. .

Nuevas inversiones e incentivos fiscales ayudarán a desarrollar nuevas industrias e impulsar las existentes, incluida la producción de hidrógeno y minerales críticos. Los incentivos harán que los proyectos de hidrógeno sean comerciales antes y desarrollarán capacidades de fabricación de energía verde para fortalecer el sector de las energías renovables.

Investigaciones recientes clasificaron a Australia en el tercer lugar del mundo en precios de electricidad renovable en 2030 y 2050, lo que muestra su competitividad en el ámbito global y su potencial de resiliencia y crecimiento económicos.

Es probable que Australia se beneficie de la exportación de hidrógeno renovable a sus socios comerciales internacionales, incluido Japón, que planea importar un millón de toneladas anualmente, y la Unión Europea, que importará 10 millones de toneladas para 2030.

El costo de exportación de varios transportadores de hidrógeno a Japón es el más bajo para Australia en comparación con sus competidores.

De manera similar, Australia podría aprovechar su enorme capacidad de producir hierro y bauxita para convertirse en uno de los lugares más baratos del mundo en cuanto a metales verdes.

Cómo Future Made podría ser aún mejor

El programa Future Made se dirige a cinco industrias prioritarias: hidrógeno renovable, procesamiento de minerales críticos, metales ecológicos, combustibles líquidos con bajas emisiones de carbono y fabricación de energía limpia.

Ampliar el programa para incluir otras industrias críticas como la agricultura, el procesamiento de alimentos y la fabricación de productos sanitarios y sus cadenas de suministro mejorará la resiliencia y la seguridad económicas de Australia al generar más empleos y garantizar un suministro continuo de productos esenciales durante futuras interrupciones.

LEER  Cómo las casas 'netas cero' y 'pasivas' pueden reducir las emisiones de carbono y las facturas de energía

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies