Calentamiento Global

La COP27 fracasó. Entonces, ¿por qué continuar con estas cumbres climáticas de la ONU?

El cambio climático es una amenaza existencial para la civilización humana y los ecosistemas planetarios. Sin embargo, a pesar de las 27 reuniones de la Conferencia de las Partes (COP) de la ONU que se han llevado a cabo hasta el momento, la comunidad internacional no ha podido evitar un desastre inminente.

Varios comentaristas expertos ya han declarado que la COP27, la reciente cumbre climática de la ONU en Egipto, fue un fracaso. Las conversaciones se estancaron en temas clave y no lograron asegurar compromisos para evitar que las emisiones de gases de efecto invernadero superen los umbrales que conducirán a un peligroso calentamiento global.

A otras voces críticas les preocupa que todo el proceso se esté volviendo demasiado favorable a los negocios, en detrimento de otras perspectivas y voces. Estas grandes conferencias climáticas anuales también han sido criticadas como una pérdida de tiempo y recursos.

Ante estos problemas y fracasos repetidos, ¿por qué continuar con las reuniones de la COP? Como investigadores que estudian los movimientos sociales y las políticas y políticas ambientales y de cambio climático, creemos que continuar con estas conferencias climáticas aún puede conducir a resultados positivos.

Evaluación del éxito o fracaso de las COP

Bajo el acuerdo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los estados miembros se reúnen anualmente en las cumbres de la COP para revisar la implementación de las decisiones tomadas por los miembros de la COP y desarrollar un enfoque colectivo para abordar el cambio climático global.

Para muchos, especialmente aquellos que siguen las discusiones de la COP desde afuera, la evaluación del éxito o fracaso de las reuniones tiende a centrarse en los compromisos asumidos en los acuerdos finales.

Desde esta perspectiva, la conferencia de París de 2015 se destaca como un éxito relativo, ya que estableció un compromiso formal, el Acuerdo de París, para limitar el calentamiento global a menos de 2 C. Mientras tanto, la COP de Copenhague de 2009 fue juzgada como un fracaso porque fracasó. para entregar un nuevo acuerdo significativo mientras el Protocolo de Kioto estaba llegando a su fin.

La conferencia de París de 2015 se destaca como un éxito, ya que estableció un compromiso formal, el Acuerdo de París, para limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2 C.

Pero este fracaso se desarrolló mientras crecía la presión de la sociedad civil y otros actores, y las lecciones aprendidas de esta experiencia permitieron los primeros pasos hacia un cambio de paradigma en el régimen internacional de cambio climático que finalmente condujo al progreso que se logró en el Acuerdo de París.

Por lo tanto, es aún más difícil medir los resultados de cualquier COP específica basada únicamente en el acuerdo final.

Tres condiciones que pueden facilitar el progreso

Es importante mirar el panorama general. Desde esta perspectiva, argumentamos que el proceso de la CMNUCC crea tres condiciones para el progreso en la política internacional de cambio climático.

En primer lugar, las reuniones de la CMNUCC crean dependencias en el camino (iniciativas que pueden tener efectos pequeños al principio, pero que pueden dar lugar a rendimientos crecientes con el tiempo) que estabilizan la cooperación entre los estados, a menudo simultáneamente en múltiples temas. Incluso después del fracaso de la conferencia de Copenhague de 2009, los estados nacionales continuaron con las reuniones anuales y comenzaron a negociar un nuevo acuerdo, lo que resultó en el Acuerdo de París de cambio de paradigma en 2015.

En las reuniones recientes en Egipto, hubo un avance significativo en un acuerdo provisional para un fondo para “pérdidas y daños” para compensar a los países más pobres que se ven afectados de manera desproporcionada por el cambio climático. Este fondo, que es una parte clave de la solución para abordar la justicia climática, tiene sus raíces en la reunión de la COP de Varsovia de 2013. Pero no se lograron avances significativos hasta la COP27.

En segundo lugar, el proceso de la CMNUCC sirve como punto focal para la formación de redes sociales entre varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Al reunir a representantes de ciudades, regiones, empresas y organizaciones de la sociedad civil, las cumbres de la CMNUCC brindan un lugar que promueve la interacción y facilita “juegos superpuestos de varios niveles”.

Dicho de otra manera, aunque gran parte de la atención dirigida a las reuniones de la COP se centra en el papel de los gobiernos nacionales, las reuniones de la COP también atraen a los encargados de formular políticas de otros niveles de gobierno. Estas interacciones con frecuencia conducen a acuerdos bilaterales o paralelos importantes que a menudo se pasan por alto porque los titulares de las noticias se centran en los acuerdos finales de la COP.

Esto se vio en la COP26 del año pasado en Glasgow cuando se anunció la Beyond Oil and Gas Alliance (BOGA). La alianza fue codirigida por Dinamarca y Costa Rica, e involucró a otras provincias y estados.

Beyond Oil and Gas Alliance (BOGA) se anunció en una de las discusiones paralelas en la COP26 en Glasgow en 2021.
(Foto AP/Alastair Grant)

En tercer lugar, las reuniones de la COP son “eventos críticos” (eventos sociopolíticos episódicos y generalizados) que dan forma al contexto de los problemas o movimientos sociales. Si bien los eventos críticos son impredecibles, las reuniones de la COP se programan regularmente.

Esto permite que la sociedad civil planee participar o apoyar las oportunidades políticas que brindan las reuniones de la COP. También atrae una gran atención de los medios. La participación de la sociedad en estos eventos críticos juega un papel importante en cambiar el discurso sobre la política climática, incluido el cambio de atención hacia la justicia climática y las pérdidas y daños, y ejercer presión sobre los gobiernos rezagados en materia climática.

Fracaso: un trampolín hacia el éxito

La Conferencia de las Partes no logra retrasar o detener el cambio climático. Continuarán fallando hasta que puedan limitar el calentamiento a 1,5 C.

Mientras tanto, brindan condiciones esenciales para un cambio positivo: una plataforma estable para la construcción de confianza y la colaboración entre países, un lugar para la interacción entre niveles de gobierno y un evento crítico para movilizar a la sociedad civil y la cobertura de los medios.

Estas funciones cruciales necesitan ser protegidas y ampliadas. Las partes deben demostrar coraje y estar dispuestas a hacer “concesiones” para hacer avanzar el proceso. Esto se vio en la COP27 cuando algunas naciones occidentales renunciaron a su resistencia al fondo “Pérdidas y daños”.

Los diversos grupos que observan las COP, desde dentro de los lugares de la cumbre climática y de todo el mundo, deben tener garantizado el acceso a la participación en estas reuniones. Esto facilitará la transparencia y brindará oportunidades para la interacción y la cooperación entre varios sectores. Y si bien el sector privado tiene un papel importante que desempeñar, es necesario reducir el cambio progresivo hacia hacer de la COP una feria de negocios. O bien, la próxima COP será otro asunto de negocios como de costumbre.

LEER  así es como podemos hacerlo más sostenible

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies