SOSTENIBILIDAD

Cambiando la forma en que realizamos la investigación: abogando por la ciencia de la sostenibilidad

Para mantenerse al día con su tiempo, hacerse oír y desempeñar un papel decisivo en la configuración de las principales direcciones futuras, los investigadores deben avanzar hacia una «ciencia de la sostenibilidad».

Innumerables artículos publicados por científicos desde el estallido de la epidemia de Covid-19 han llegado a la misma conclusión: había riesgo de pandemia global; las comunidades científicas hicieron sonar repetidamente la alarma; los gobiernos no estaban lo suficientemente preparados, a pesar de que ya hemos vivido graves crisis sanitarias y ecológicas y tendremos que hacer frente a otras más violentas.

Estos hechos son el resultado de nuestros excesos y reflejan razonamientos económicos y políticos que van mucho más allá del ámbito de nuestros laboratorios. Sin embargo, ¿esta situación no exige también que las comunidades científicas reconsideren la forma en que construyen conocimiento y propongan soluciones concretas para responder a los desafíos globales?

Como dijo el filósofo Edgar Morin en una entrevista reciente, en este momento de crisis sanitaria, ¿no deberíamos tener también el coraje de “ver la grandeza de la ciencia contemporánea junto con sus deficiencias”?

Ir más allá de los intereses disciplinarios

Ahora se le pide a la ciencia que encuentre soluciones. Multitud de voces se hacen oír, ofreciendo en ocasiones puntos de vista opuestos. Pero tenemos que trabajar rápido, orientar las políticas públicas y resolver problemas. Si bien estos requisitos son legítimos, es hora de que nos preparemos mejor para evitar futuras crisis.

La investigación contemporánea permanece fragmentada y centrada en disciplinas individuales, y se queda muy corta en cuanto a la relación entre los resultados propuestos y los problemas a resolver. Apagar el “fuego del Covid-19” con la investigación de tratamientos y vacunas es crucial para salvar vidas… ¡pero no olvidemos que el resto del planeta se está quemando! Debemos encontrar nuevas formas de trabajar juntos si queremos tener la oportunidad de resolver las crisis ambientales.

LEER  Para construir ciudades sostenibles, involucra a quienes viven en ellas

En este contexto, el reciente advenimiento de la “ciencia de la sustentabilidad” es una señal de un cambio radical en la construcción de nuevos sistemas de conocimiento. Una característica definitoria de este enfoque es que los problemas de investigación están anclados en abordar problemas del mundo real, más que en la única dinámica de las disciplinas científicas involucradas.

El objetivo es promover el conocimiento interdisciplinario, construido conjuntamente por científicos y actores de la sociedad, en un esfuerzo por ir más allá de los intereses disciplinares. Este enfoque es aún marginal, especialmente en Francia, pero es esencial para comprender mejor la complejidad del mundo moderno y encontrar soluciones más integrales a los desafíos económicos, sociales y ambientales que enfrentan nuestras sociedades.

En enero de 2020, en las cercanías de Sydney, una espesa niebla debida a incendios masivos arrasó gran parte del territorio australiano.
Saeed Khan/AFP

Desarrollo de proyectos cooperativos.

Con base en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU establecidos por las Naciones Unidas en 2015, se pueden inventar nuevos marcos de investigación en un esfuerzo por fomentar el diálogo entre expertos de diferentes disciplinas científicas y crear conocimiento colectivo.

Esto es lo que los paneles internacionales de expertos (IPCC, GSDR, IPBES) ya están tratando de hacer al proporcionar un consenso científico multidisciplinario sin el cual no seríamos capaces de comprender y tomar medidas sobre las evoluciones futuras de nuestro planeta.

Sin embargo, para abordar los problemas en juego, existe una necesidad urgente de fortalecer los esfuerzos conjuntos para generar conocimientos mediante la incorporación más eficaz de toda la gama de conocimientos científicos, en estrecha cooperación con los responsables políticos y la sociedad civil. Con este fin, la gestión de enfermedades emergentes es quizás una de las ilustraciones más convincentes de los beneficios de la ciencia de la sostenibilidad.

Responder a la crisis del ébola requirió un esfuerzo coordinado, orientado hacia un objetivo común: ecologistas especializados en la dinámica de las poblaciones de animales reservorio, sociólogos y economistas que estudian los círculos viciosos de la pobreza, antropólogos especializados en la construcción de representaciones de la enfermedad y, por supuesto, , infectólogos y médicos que colaboran con los institutos de salud pública y las comunidades afectadas.

En Francia, aunque algunos laboratorios están organizados con un enfoque multidisciplinario, los silos temáticos y la competencia entre disciplinas siguen estando demasiado generalizados. No es suficiente reunir a investigadores con diferentes tipos de experiencia: deben trabajar hacia un objetivo común, demostrar curiosidad sobre otras disciplinas y considerar la epistemología de las interfaces para repensar la forma en que se desarrollan las preguntas y la sinergia entre diferentes tipos de conocimiento. .

Como tal, existe una necesidad urgente de desarrollar proyectos científicos conjuntos nuevos, ambiciosos y financiados con fondos públicos que reúnan la experiencia internacional y el trabajo hacia un objetivo común (siguiendo los pasos del CERN, el Proyecto del Genoma Humano y el Mar que nos rodea en ecología marina). Estos proyectos centrados en el desarrollo de soluciones se complementan con la investigación disruptiva, aprovechando la curiosidad y la creatividad de los científicos.

Un video que presenta los resultados de la investigación sobre la pesca ilegal bajo la mar que nos rodea programa (2020).

Acciones concretas

La crisis del Covid-19 nos ha llevado a pensar en formas concretas de promover la ciencia de la sostenibilidad. Parece necesario fortalecer el papel de la investigación comunitaria participativa basada en asociaciones y se debe prestar especial atención a la ética de la asociación, especialmente en el Sur Global, respetando todas sus formas, como el conocimiento tradicional.

La investigación participativa con actores locales no es una idea nueva, pero debe promoverse para desarrollar capacidades locales para prepararse mejor para futuras crisis y combatirlas, especialmente en las áreas más desfavorecidas del mundo. La creciente participación de las partes interesadas de la sociedad también puede ayudar a cerrar la brecha entre los investigadores y los ciudadanos y ayudar a unirlos para trabajar hacia un objetivo común.

Un ejemplo reciente es el proyecto “Silent Cities” para evaluar el impacto de las medidas de confinamiento en la biodiversidad (aves, anfibios e insectos) mediante el seguimiento de la modificación de los paisajes sonoros.

Ejemplo de instalación de una grabadora AudioMoth en un balcón, en Toulouse, Francia, en el marco del proyecto Silent Cities.
Ciudades silenciosas, CC BY

La promoción de la ciencia de la sostenibilidad también exige un replanteamiento de los indicadores utilizados por las autoridades de evaluación para la educación superior y la investigación. Los requisitos de alto nivel de calidad para la ciencia que se produce deben mantenerse y combinarse con prácticas que estén a la altura de los desafíos globales.

Se debe permitir que los científicos desarrollen las actividades que han desarrollado en interacción directa con la sociedad, como es el caso en muchos países, en los Estados Unidos, en particular, con las universidades de concesión de tierras involucradas en la mejora de la calidad de vida en su región, horas dedicadas a “ actividades comunitarias” en América del Sur, y desarrollo curricular universitario conjunto con actores locales en ciertos centros africanos de excelencia (AGRISAN, por ejemplo).

Finalmente, es crucial aplicar los principios de la ciencia de la sustentabilidad a nuestras propias instituciones de investigación, por ejemplo, creando lugares donde las comunidades científicas y las organizaciones de partes interesadas (laboratorios de innovación) puedan construir conocimiento de manera conjunta y estableciendo medidas para reducir el consumo de energía de nuestra investigación. practicas También es urgente considerar nuestra responsabilidad de formar a las generaciones futuras para que realicen una investigación enfocada a asumir grandes desafíos, y sensibilizarlas sobre una ciencia fundamentalmente abierta a los demás.

LEER  Cómo hacer tu vida más verde en 2024

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies