Subida Del Nivel Del Mar

Una nueva investigación muestra qué tan rápido pueden retirarse las capas de hielo y qué podría significar para el derretimiento de la Antártida

La capa de hielo de la Antártida, que cubre un área mayor que los EE. UU. y México juntos, contiene suficiente agua para elevar el nivel del mar global en más de 57 metros si se derrite por completo. Esto inundaría cientos de ciudades en todo el mundo. Y la evidencia sugiere que se está derritiendo rápidamente. Las observaciones satelitales han revelado que el hielo a tierra (hielo que está en contacto con el lecho debajo de él) en las áreas costeras de la Antártida occidental se ha perdido a un ritmo de hasta 30 metros por día en los últimos años.

Pero el registro satelital del cambio de la capa de hielo es relativamente corto, ya que solo hay 50 años de observaciones. Esto limita nuestra comprensión de cómo han evolucionado las capas de hielo durante períodos de tiempo más largos, incluida la velocidad máxima a la que pueden retirarse y las partes que son más vulnerables al derretimiento.

Entonces, nos propusimos investigar cómo respondieron las capas de hielo durante un período anterior de calentamiento climático: la última «desglaciación». Este cambio climático ocurrió hace aproximadamente entre 20 000 y 11 000 años y abarcó la transición de la Tierra desde un período glacial, cuando las capas de hielo cubrían gran parte de Europa y América del Norte, hasta el período en el que vivimos actualmente (llamado período interglacial del Holoceno).

Durante la última deglaciación, las tasas de aumento de la temperatura y del nivel del mar eran comparables en general a las actuales. Por lo tanto, estudiar los cambios en las capas de hielo en este período nos ha permitido estimar cómo las dos capas de hielo restantes de la Tierra (Groenlandia y la Antártida) podrían responder a un clima aún más cálido en el futuro.

LEER  El creciente derretimiento de las plataformas de hielo de la Antártida occidental puede ser inevitable: nueva investigación

Nuestros resultados publicados recientemente muestran que las capas de hielo son capaces de retirarse en ráfagas de hasta 600 metros por día. Esto es mucho más rápido de lo que se ha observado hasta ahora desde el espacio.

Las imágenes de satélite revelan que las capas de hielo de la Tierra se están retirando rápidamente.
Trismegist san/Shutterstock

Pulsos de retirada rápida

Nuestra investigación utilizó mapas de alta resolución del lecho marino noruego para identificar pequeños accidentes geográficos llamados «crestas onduladas». Estas crestas de 1 a 2 metros de altura se produjeron cuando una antigua capa de hielo se retiró durante la última desglaciación.

Las mareas levantaron la capa de hielo hacia arriba y hacia abajo. Durante la marea baja, la capa de hielo descansaba sobre el lecho marino, lo que empujaba el sedimento en el borde de la capa de hielo hacia arriba en las crestas. Dado que hay dos mareas bajas cada día frente a Noruega, se produjeron dos crestas separadas diariamente. Medir el espacio entre estas crestas nos permitió calcular el ritmo de retirada de la capa de hielo.

Durante la última deglaciación, la capa de hielo escandinava que estudiamos experimentó pulsos de retroceso extremadamente rápido, a velocidades de entre 50 y 600 metros por día. Estas tasas son hasta 20 veces más rápidas que la tasa más alta de retroceso de la capa de hielo que se ha medido hasta ahora en la Antártida desde satélites.

Las tasas más altas de retroceso de la capa de hielo ocurrieron en las áreas más planas del lecho de la capa de hielo. En áreas de lecho plano, solo se requiere una cantidad relativamente pequeña de fusión, de alrededor de medio metro por día, para instigar un pulso de retroceso rápido. Las capas de hielo en estas regiones están muy poco unidas a sus lechos y, por lo tanto, solo requieren cantidades mínimas de derretimiento para volverse completamente flotantes, lo que puede resultar en una retirada casi instantánea.

Sin embargo, una retirada rápida «impulsada por la flotabilidad» como esta probablemente solo se mantenga durante períodos cortos de tiempo, de días a meses, antes de que un cambio en el lecho de la capa de hielo o la pendiente de la superficie del hielo más hacia el interior frene la retirada. Esto demuestra cuán no lineal, o «pulsada», era la naturaleza del retroceso de la capa de hielo en el pasado.

Es probable que este también sea el caso en el futuro.

Una advertencia del pasado

Nuestros hallazgos revelan qué tan rápido las capas de hielo son capaces de retirarse durante los períodos de calentamiento climático. Sugerimos que pulsos de retroceso muy rápido, de decenas a cientos de metros por día, podrían tener lugar en partes planas de la capa de hielo de la Antártida, incluso con las tasas actuales de derretimiento.

Esto tiene implicaciones para el vasto y potencialmente inestable glaciar Thwaites de la Antártida occidental. Desde que los científicos comenzaron a observar los cambios en la capa de hielo a través de satélites, el glaciar Thwaites ha experimentado un retroceso considerable y ahora está a solo 4 km de un área plana de su lecho. Por lo tanto, el glaciar Thwaites podría sufrir pulsos de retroceso rápido en un futuro próximo.

Las pérdidas de hielo resultantes del retroceso en esta región plana podrían acelerar la velocidad a la que el hielo en el resto de la cuenca de drenaje de Thwaites se derrumba en el océano. La cuenca de drenaje de Thwaites contiene suficiente hielo para elevar el nivel global del mar en aproximadamente 65 cm.

La plataforma de hielo de Fimbul en la Antártida oriental.
La plataforma de hielo de Fimbul en la Antártida oriental.
christine soltero, Autor proporcionado

Nuestros resultados arrojan nueva luz sobre cómo interactúan las capas de hielo con sus lechos en diferentes escalas de tiempo. Pueden ocurrir altas tasas de retroceso durante décadas o siglos cuando el lecho de una capa de hielo se profundiza tierra adentro. Pero descubrimos que las capas de hielo en regiones planas son más vulnerables a un retroceso extremadamente rápido en escalas de tiempo mucho más cortas.

Junto con los datos sobre la forma de las capas de hielo, la incorporación de este mecanismo de retroceso a corto plazo en las simulaciones por computadora será fundamental para predecir con precisión las tasas de cambio de la capa de hielo y el aumento del nivel del mar en el futuro.

LEER  Tormentas o aumento del nivel del mar: ¿qué causa realmente la erosión de las playas?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies