SOSTENIBILIDAD

Aquí está la huella de carbono del jet privado de Bernard Arnault (pero no es lo peor)

MEDIO AMBIENTE- Más CO2 en un mes que un francés en 17 años. 176 toneladas de CO2 en mayo, esto es lo que emitió el jet privado de Bernard Arnault, el jefe de la compañía de lujo LVMH y el francés más rico del mundo. Esta astronómica huella de carbono fue publicada este jueves 2 de junio por la cuenta de Instagram «laviondebernard», una página destinada a rastrear todos los viajes en jet del multimillonario.

Esta cuenta está inspirada en la iniciativa de un joven desarrollador estadounidense, Jack sweney,quien creo un página de twitterdedicado al jet de Elon Musk y sus movimientos. Antes de eso, ya estaba siguiendo los vuelos de varias personalidades estadounidenses y rusas.

Vuelos en jet privado de tan solo 10 minutos

Mirando los viajes ultracortos que hacen estos multimillonarios, tienes suficiente para aliviar tu culpa en su propia huella de carbono. En primer lugar, un viaje en jet privado es una bomba de carbono. Un avión París-Niza emite más de 3 toneladas de CO2, es decir, 1000 veces más que un viaje en tren. Y elLa mayoría de los vuelos con jets nunca duran más de una hora.

A veces, incluso sólo diez minutos. Bernard Arnault, por ejemplo, tomó su jet para un viaje entre West London y East London por diez minutos el 28 de mayo. Elon Musk realizó un vuelo de nueve minutos desde San José a San Francisco, California. Dos ciudades separadas por unos 80 km, un viaje en gran parte factible en coche.

LEER  La erupción del volcán de La Palma en las Islas Canarias finalmente termina

Visibilizar una forma de vida ultracontaminante

Si logramos rastrear los movimientos de los multimillonarios también, es gracias al método “Flight tracking”. Seguro que ya has visto estos sitios, como Open Sky Network, que representan un mapa con miles de pequeños aviones amarillos. Estos representan todos los vuelos comerciales en vivo.

La localización de aeronaves es posible gracias a los «transpondedores», dispositivos que proporcionan información de navegación de aeronaves. Así, es fácil identificar una aeronave, su modelo y la duración de su vuelo. POSEECon esta información, es fácil calcular la cantidad de combustible utilizado y el CO2 emitido. “1 kg de combustible da 3,16 kg de CO2”, explica la cuenta “laviondebernard”. Afirmar que el vapor de agua, el otro avión contaminador de gases de efecto invernadero, a través de las estelas, aún no se tiene en cuenta.

Pero, ¿de qué sirve exponer la huella de carbono de los viajes de los ultrarricos? El relato del avión de Bernard dice que quiere “hacer visible el modo de vida contaminante de los más ricos”. Este tema ha interesado a la ciencia antes. En 2021, dos antropólogos evaluaron qué es lo que más contamina en los hábitos de los multimillonarios, en un estudio publicado en la revista científica Taylor y Francisco en línea.

Yates peores que aviones

Y al contrario de lo que se pueda pensar, no es el avión que más contamina, pero el yatemultimillonarios. Un superyate con helipuerto, submarinos y piscinas emite unas siete toneladas de CO2 al año. Según estos investigadores, es el peor activo que se puede poseer desde el punto de vista ambiental.

Por ejemplo, el superyate de Bernard Arnault, Symphony, con su pista de baile y campo de prácticas de golf emite 16.000 toneladas de CO2 al año, casi todas las emisiones emitidas por las actividades al aire libre del multimillonario en un año.

Para llegar a este hallazgo, los investigadores revisaron 82 bases de datos de archivos públicos para enumerar las casas, vehículos, aviones y yates de los multimillonarios. Luego seleccionaron y clasificaron, en orden de los mayores contaminadores, a 20 multimillonarios cuyas posesiones eran fáciles de verificar, mientras trataban de incluir cierta diversidad en términos de género y geografía.

Con más de 33.000 toneladas de CO2 al año, Roman Abramovich, expropietario del club de fútbol Chelsea, encabeza el ranking de los mayores contaminadores. Su superyate, el segundo más grande del mundo, es responsable de ⅔ de sus emisiones.

Humillación pública, ¿útil?

El consumo excesivo de estos multimillonarios es problemático, dicen los antropólogos, “no solo porque es intensivo en carbono, sino también porque termina socavando el consenso público que podría respaldar políticas públicas destinadas a reducir las emisiones y evitar la catástrofe climática”.

Culpar públicamente sus comportamientos en las redes sociales es «una estrategia efectiva para presionar a los ricos», creen. Denunciar estos contramodelos impediría, según ellos, que la población los imitara. Por otro lado, insisten en la importancia de la seriedad de las cuentas en las redes sociales que participan en esta “humillación” pública: “una plataforma legítima, una buena investigación de antecedentes, una orientación cuidadosa”.

Además de la denuncia de los más ricos, cuentas como “laviondebernard” también transmiten mensajes animando a la población a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Recordando en particular que, según el IPCC, debería limitarse a 2 toneladas de CO2 por persona al año. O reducir nuestra huella de carbono individual en cinco.

También escucha en El Huff Post: ¿Es realmente el avión el peor medio de transporte para el clima?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies