Subida Del Nivel Del Mar

Una ola de calor en la Antártida dejó totalmente boquiabiertos a los científicos. Se propusieron descifrarlo y aquí están los resultados

A los científicos del clima no les gustan las sorpresas. Significa que nuestra comprensión profunda de cómo funciona el clima no es tan completa como necesitamos. Pero, lamentablemente, a medida que el cambio climático empeora, siguen sucediendo sorpresas y acontecimientos sin precedentes.

En marzo de 2022, la Antártida experimentó una extraordinaria ola de calor. Grandes extensiones de la Antártida Oriental experimentaron temperaturas de hasta 40 °C (72 °F) por encima de lo normal, rompiendo récords de temperatura. Fue la ola de calor más intensa jamás registrada en el mundo.

El evento fue tan impactante y raro que dejó perplejos a la comunidad científica del clima antártico. Se lanzó un importante proyecto de investigación global para desentrañar las razones detrás de esto y el daño que causó. Un equipo de 54 investigadores, incluido yo, profundizó en las complejidades del fenómeno. El equipo estuvo dirigido por el climatólogo suizo Jonathan Wille y en él participaron expertos de 14 países. La colaboración dio como resultado dos artículos innovadores publicados hoy.

Los resultados son alarmantes. Pero brindan a los científicos una comprensión más profunda de los vínculos entre los trópicos y la Antártida, y brindan a la comunidad global la oportunidad de prepararse para lo que puede traer un mundo más cálido.

La ubicación y extensión de la ola de calor antártica en marzo de 2022.
Dana M. Bergstrom y Jonathan Wille

Complejidad que duele la cabeza

Los artículos cuentan una historia compleja que comenzó a medio mundo de distancia de la Antártida. En condiciones de La Niña, el calor tropical cerca de Indonesia se inundó en los cielos sobre el Océano Índico. Al mismo tiempo, desde el sur de África se generaban repetidas vaguadas meteorológicas que pulsaban hacia el este. Estos factores se combinaron en una temporada tardía de ciclones tropicales en el Océano Índico.

LEER  ¿Es el cambio climático el culpable del verano de clima extremo en Nueva Zelanda?

Entre finales de febrero y finales de marzo de 2022, se habían formado 12 tormentas tropicales. Cinco tormentas se aceleraron hasta convertirse en ciclones tropicales, y el calor y la humedad de algunos de estos ciclones se mezclaron. Una corriente en chorro serpenteante recogió este aire y lo transportó rápidamente a grandes distancias a través del planeta hasta la Antártida.

Debajo de Australia, esta corriente en chorro también contribuyó a bloquear el paso hacia el este de un sistema de alta presión. Cuando el aire tropical chocó con este llamado “bloqueo alto”, provocó el río atmosférico más intenso jamás observado sobre la Antártida Oriental. Esto impulsó el calor y la humedad tropicales hacia el sur, hacia el corazón del continente antártico.



Leer más: Como ríos en el cielo: el sistema meteorológico que provoca inundaciones en Queensland será más probable con el cambio climático


Imagen satelital del río atmosférico antártico, marzo de 2022
Imagen satelital del río atmosférico y una extensa capa de nubes que transfieren calor y humedad tropicales a las profundidades de la Antártida, 18 de marzo de 2022.
Jonathan Wille

La suerte estuvo del lado de la Antártida

El evento provocó que la vulnerable plataforma de hielo Conger finalmente colapsara. Pero, por lo demás, los impactos no fueron tan graves como podrían haber sido. Esto se debe a que la ola de calor se produjo en marzo, el mes en el que la Antártida pasa a su invierno oscuro y extremadamente frío. Si en el verano llega una futura ola de calor (lo que es más probable debido al cambio climático), los resultados podrían ser catastróficos.

A pesar de la ola de calor, la mayor parte de las temperaturas del interior se mantuvieron por debajo de cero. El pico incluyó una nueva temperatura máxima histórica de -9,4°C (15,1°F) el 18 de marzo cerca de la Estación de Investigación Concordia de la Antártida. Para comprender la inmensidad de esto, considere que la temperatura máxima de marzo anterior en este lugar fue de -27,6°C (-17,68°F). En el pico de la ola de calor, 3,3 millones de kilómetros cuadrados en la Antártida Oriental –un área aproximadamente del tamaño de la India– se vieron afectados por la ola de calor.

Los impactos incluyeron lluvias generalizadas y derretimiento de la superficie a lo largo de las zonas costeras. Pero tierra adentro, la humedad tropical cayó en forma de nieve: muchísima nieve. Curiosamente, el peso de la nieve compensó la pérdida de hielo en la Antártida durante el año. Esto supuso un respiro temporal de la contribución de la Antártida al aumento global del nivel del mar.

Una plataforma de hielo antes (izquierda) y después (derecha) de un colapso.
Estas imágenes, adquiridas por los satélites Copernicus Sentinel-2 el 30 de enero de 2022 (izquierda) y el 21 de marzo de 2022 (derecha), muestran la plataforma de hielo Conger antes y después del colapso, provocado por una impactante ola de calor.
Unión Europea, imágenes de satélite Copernicus Sentinel-2, CC BY

Aprendiendo de los resultados

Entonces, ¿cuáles son las lecciones aquí? Comencemos con lo bueno. El estudio fue posible gracias a la colaboración internacional de toda la comunidad científica de la Antártida, incluido el intercambio abierto de conjuntos de datos. Esta colaboración es una piedra de toque del Tratado Antártico. Sirve como testimonio de la importancia de la cooperación internacional pacífica y debe celebrarse.

De manera menos conmovedora, la extraordinaria ola de calor muestra cómo los fenómenos meteorológicos complejos en los trópicos pueden afectar la vasta capa de hielo de la Antártida. La ola de calor redujo aún más la extensión del hielo marino, que ya se encontraba en mínimos históricos. Esta pérdida de hielo marino se agravó este año, lo que resultó en el nivel más bajo de hielo marino en verano e invierno jamás registrado. Muestra cómo las perturbaciones en un año pueden agravarse en años posteriores.

El evento también demostró cómo el calor tropical puede provocar el colapso de plataformas de hielo inestables. Las plataformas de hielo flotantes no contribuyen al aumento global del nivel del mar, pero actúan como diques para las capas de hielo detrás de ellas, que sí contribuyen.

Esta investigación calculó que tales anomalías de temperatura ocurren en la Antártida aproximadamente una vez por siglo, pero concluyó que, bajo el cambio climático, ocurrirán con mayor frecuencia.

Los hallazgos permiten a la comunidad global mejorar su planificación para diversos escenarios. Por ejemplo, si en verano se produjera una ola de calor de magnitud similar, ¿cuánto hielo se derretiría? Si un río atmosférico chocara contra el glaciar Doomsday en la Antártida occidental, ¿qué tasa de aumento del nivel del mar provocaría eso? ¿Y cómo pueden los gobiernos de todo el mundo preparar a las comunidades costeras para un aumento del nivel del mar mayor al calculado actualmente?

Esta investigación aporta otra pieza al complejo rompecabezas del cambio climático. Y nos recuerda a todos que los retrasos en la adopción de medidas sobre el cambio climático aumentarán el precio que pagaremos.



Leer más: Olas de calor sin precedentes están azotando la Antártida y el Ártico simultáneamente. Esto es lo que los impulsa y cómo afectarán a la vida silvestre


Este artículo se ha modificado para corregir un error al convertir una diferencia de temperatura de 40 °C de Celsius a Fahrenheit.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies