ENERGÍA RENOVABLE

Por qué la energía eólica marina estadounidense está pasando apuros: lo bueno, lo malo y la oportunidad

Los primeros parques eólicos marinos a gran escala de Estados Unidos comenzaron a enviar energía al noreste a principios de 2024, pero una ola de cancelaciones de proyectos de parques eólicos y el aumento de los costos han dejado a muchas personas con dudas sobre el futuro de la industria en los EE. UU.

Varios grandes bateadores, incluidos Ørsted, Equinor, BP y Avangrid, cancelaron contratos o intentaron renegociarlos en los últimos meses. La retirada significó que las empresas enfrentaran sanciones de cancelación que oscilaban entre 16 millones de dólares y varios cientos de millones de dólares por proyecto. También dio lugar a que Siemens Energy, el mayor fabricante mundial de turbinas eólicas marinas, anticipara pérdidas financieras en 2024 de alrededor de 2.200 millones de dólares.

En total, se esperaba que los proyectos que habían sido cancelados para fines de 2023 totalizaran más de 12 gigavatios de energía, lo que representa más de la mitad de la capacidad en cartera de proyectos.

Entonces, ¿qué pasó? ¿Puede recuperarse la industria eólica marina de EE. UU.?

Estimaciones de la velocidad media anual del viento en metros por segundo que se extiende a 200 kilómetros de la costa a una altura de 330 pies (100 metros).
ESMAP/Banco Mundial vía Wikimedia, CC BY

Dirijo el Centro de Investigación, Tecnología y Ciencia de la Energía Eólica WindSTAR y el Centro para la Innovación Energética de UMass Lowell y sigo de cerca la industria. Los problemas de la industria eólica marina son complicados, pero está lejos de estar muerta en Estados Unidos, y algunos cambios de política pueden ayudarla a encontrar una base más firme.

La cascada de desafíos del largo proceso de aprobación

Lograr que se permitan y aprueben proyectos de energía eólica marina en Estados Unidos lleva años y está plagado de incertidumbre para los desarrolladores, más que en Europa o Asia.

Antes de que una empresa presente una oferta por un proyecto estadounidense, el desarrollador debe planificar la adquisición de todo el parque eólico, lo que incluye hacer reservas para comprar componentes como turbinas y cables, equipos de construcción y barcos. La oferta también debe ser competitiva en costos, por lo que las empresas tienden a ofertar bajas y no anticipar costos inesperados, lo que aumenta la incertidumbre y el riesgo financieros.

El postor estadounidense ganador compra entonces un costoso arrendamiento marítimo, que cuesta cientos de millones de dólares. Pero todavía no tiene derecho a construir un proyecto eólico.

Un mapa muestra las áreas de arrendamiento, desde Carolina del Sur hasta Massachusetts.
Áreas de plataforma continental arrendadas para el desarrollo de energía eólica a lo largo de la costa atlántica.
Departamento del Interior de EE. UU., 2024

Antes de comenzar a construir, el desarrollador debe realizar evaluaciones del sitio para determinar qué tipo de cimientos son posibles e identificar la escala del proyecto. El desarrollador debe consumar un acuerdo para vender la energía que produce, identificar un punto de interconexión a la red eléctrica y luego preparar un plan de construcción y operación, que está sujeto a una mayor revisión ambiental. Todo eso lleva unos cinco años y es sólo el comienzo.

Para que un proyecto avance, es posible que los desarrolladores necesiten obtener docenas de permisos de agencias locales, tribales, estatales, regionales y federales. La Oficina federal de Gestión de la Energía Oceánica, que tiene jurisdicción sobre el arrendamiento y la gestión del fondo marino, debe consultar con agencias que tienen responsabilidades regulatorias sobre diferentes aspectos del océano, como las fuerzas armadas, la Agencia de Protección Ambiental y el Servicio Nacional de Pesca Marina, así como así como grupos que incluyen pesca comercial y recreativa, grupos indígenas, transporte marítimo, administradores de puertos y propietarios.

Para Vineyard Wind I, que comenzó a enviar energía desde cinco de sus 62 turbinas eólicas planificadas frente a Martha's Vineyard a principios de 2024, el tiempo transcurrido desde la subasta de arrendamiento de BOEM hasta que su primera electricidad llegó a la red fue de aproximadamente nueve años.

Los costos pueden dispararse durante los retrasos regulatorios

Hasta hace poco, estos contratos no incluían ningún mecanismo para ajustarse a los crecientes costos de suministro durante el largo tiempo de aprobación, lo que aumentaba el riesgo para los desarrolladores.

Desde el momento en que se licitaron los proyectos de hoy hasta el momento en que se aprobó su construcción, el mundo enfrentó la pandemia de COVID-19, la inflación, los problemas de la cadena de suministro global, el aumento de los costos de financiamiento y la guerra en Ucrania. Los fuertes aumentos de los precios de las materias primas, incluidos el acero y el cobre, así como de los costos de construcción y operación, hicieron que muchos contratos firmados años antes dejaran de ser financieramente viables.

Los contratos nuevos y re-licitados ahora permiten ajustes de precios después de que se hayan otorgado las aprobaciones ambientales, lo que hace que los proyectos sean más atractivos para los desarrolladores en los EE. UU. Muchas de las empresas que cancelaron proyectos ahora están volviendo a licitar.

El proceso regulatorio se está simplificando, pero aún lleva unos seis años, mientras que otros países están construyendo proyectos a un ritmo más rápido y a mayor escala.

Normas de envío, conexiones eléctricas.

Otro obstáculo importante para el desarrollo de la energía eólica marina en Estados Unidos tiene que ver con una ley centenaria conocida como Ley Jones.

La Ley Jones exige que los buques que transporten carga entre puntos de Estados Unidos sean construidos, operados y de propiedad estadounidense. Fue escrito para impulsar la industria naviera después de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, sólo hay tres buques de instalación de turbinas eólicas marinas en el mundo que sean lo suficientemente grandes para las turbinas propuestas para proyectos estadounidenses, y ninguno cumple con la Ley Jones.

Eso significa que los componentes de las turbinas eólicas deben ser transportados en barcazas más pequeñas desde puertos estadounidenses y luego instalados por un buque de instalación extranjero que espera en alta mar, lo que aumenta el costo y la probabilidad de retrasos.

Un barco que transporta tres espadas gigantes apiladas una encima de la otra.
Un generador y palas se dirigen al parque eólico South Fork desde New London, Connecticut, el 4 de diciembre de 2023.
Foto AP/Seth Wenig

Dominion Energy está construyendo un nuevo barco, el Charybdis, que cumplirá con la Ley Jones. Pero un parque eólico marino típico necesita más de 25 tipos diferentes de embarcaciones, para traslados de tripulación, topografía, monitoreo ambiental, tendido de cables, levantamiento de objetos pesados ​​y muchas otras funciones.

El país también carece de una fuerza laboral bien capacitada para la fabricación, construcción y operación de parques eólicos marinos.

Para que la energía fluya desde los parques eólicos marinos, la red eléctrica también requiere mejoras significativas. El Departamento de Energía está trabajando en planes de transmisión regionales, pero la obtención de permisos, sin duda, será lenta.

Demandas y desinformación se suman a los desafíos

Numerosas demandas de grupos de defensa que se oponen a los proyectos de energía eólica marina han ralentizado aún más el desarrollo.

Los propietarios adinerados han intentado detener los parques eólicos que podrían aparecer en su vista al mar. Los grupos de astroturf que dicen ser defensores del medio ambiente, pero que en realidad cuentan con el apoyo de intereses de la industria de los combustibles fósiles, han lanzado campañas de desinformación.

En 2023, muchos políticos republicanos y grupos conservadores inmediatamente culparon a los promotores de energía eólica marina por las muertes de ballenas frente a las costas de Nueva York y Nueva Jersey, pero la evidencia apunta, en cambio, a un aumento de las colisiones con el tráfico de barcos y de los enredos con artes de pesca.

Esta desinformación puede reducir el apoyo público y retrasar el progreso de los proyectos.

Esfuerzos para mantener en marcha la industria eólica marina

La administración Biden se fijó el objetivo de instalar 30 gigavatios de capacidad eólica marina para 2030, pero estimaciones recientes indican que la cifra real será más cercana a la mitad.

Dos personas con el pelo al viento contemplan un pequeño parque eólico con turbinas eólicas muy grandes.
Los pasajeros de un barco ven el primer parque eólico marino de Estados Unidos, propiedad de la empresa danesa Ørsted. Sus cinco turbinas generan energía en Block Island, Rhode Island
Foto AP/David Goldman

A pesar de los desafíos, los desarrolladores tienen motivos para seguir adelante.

La Ley de Reducción de la Inflación ofrece incentivos, incluidos créditos fiscales federales para el desarrollo de proyectos de energía limpia y para los promotores que construyan instalaciones portuarias en lugares que anteriormente dependían de industrias de combustibles fósiles. La mayoría de los gobiernos de los estados costeros también están facilitando proyectos al permitir un reajuste de precios después de que se hayan otorgado las aprobaciones ambientales. Ven la energía eólica marina como una oportunidad para el crecimiento económico.

Estos beneficios financieros pueden hacer que la construcción de una industria eólica marina sea más atractiva para las empresas que necesitan estabilidad del mercado y una cartera de proyectos para ayudar a reducir los costos, proyectos que pueden crear empleos e impulsar el crecimiento económico y un medio ambiente más limpio.

LEER  La financiación del hidrógeno verde es un paso adelante, pero un paso no gana la carrera

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies