CAMBIO CLIMÁTICO

El carbono que no podemos permitirnos perder

Las áreas protegidas han servido durante mucho tiempo como refugio para la vida silvestre. Hay más de 100 especies en peligro de extinción solo en el Parque Nacional Haleakalā de Hawái. Bajo Madidi, en la Amazonía boliviana, es hogar de raras nutrias de río que crecen hasta seis pies de largo. Y en Indonesia, algunos de los últimos tigres de Sumatra en la Tierra merodean por las selvas del Parque Nacional Gunung Leuser.

Pero ante la crisis climática actual, debemos ampliar aún más nuestra visión de protección. Necesitamos comenzar a pensar en las áreas protegidas como refugios no solo para la vida silvestre, sino también para el carbono.

Este cambio mental sería sutil pero profundo. Significaría proteger áreas que quizás no hayamos identificado previamente como prioridades. Y, como mis coautores y yo descubrimos en un nuevo artículo para Naturaleza Cambio Climáticoes necesario si queremos solucionar la crisis climática.

Además de una transición rápida hacia las energías renovables, la protección de los ecosistemas ricos en carbono es una de las formas más efectivas de combatir el cambio climático. Durante cientos e incluso miles de años, estos lugares han absorbido carbono de la atmósfera y lo han almacenado indefinidamente en los árboles y el suelo. En el proceso, han creado un sistema global de reservas vivas de carbono.

Pero cuando se destruyen estos ecosistemas, su carbono se libera a la atmósfera en forma de dióxido de carbono, lo que hace que las temperaturas globales aumenten aún más rápido.

Nuestro equipo se propuso comprender el costo potencial de perder estas reservas. Queríamos saber hasta qué punto la actividad humana amenazaba estos ecosistemas, cuánto carbono podrían liberar potencialmente y cuánto de ese carbono podríamos reabsorber antes de 2050, cuando debemos llegar a cero emisiones netas para minimizar el impacto del cambio climático.

LEER  China encuentra la manera de detener el cambio climático con esta nueva tecnología

Lo que obtuvimos fue una lista de lugares en todo el mundo que contienen «carbono irrecuperable», carbono que, si se libera, no podríamos recuperarlo en las próximas tres décadas.

El carbono irrecuperable existe en áreas que ya están protegidas, en áreas que están algo protegidas y en áreas que de otro modo no priorizaríamos para protección. Algunos de ellos enfrentan la presión inmediata de los intereses agrícolas y madereros. Otros se verán amenazados en las próximas décadas.

En total, contienen más de 260 gigatoneladas de carbono irrecuperable, equivalente a 26 veces las emisiones de combustibles fósiles del año pasado. En otras palabras, la destrucción de estos ecosistemas haría imposibles nuestros objetivos climáticos a largo plazo.

Es por eso que debemos actuar de inmediato para proteger las reservas vivas de carbono, especialmente en las tres áreas con mayor concentración de carbono irrecuperable: turberas tropicales, manglares y bosques primarios.

Estos lugares se extienden por todo el mundo y, en demasiados lugares, están amenazados. Puedes encontrar turberas tropicales, entornos únicos llenos de suelo anegado, en todas partes, desde el Amazonas hasta el Congo. Los manglares se extienden por las costas de agua salada desde Ecuador hasta Florida. Y los bosques primarios prevalecen tanto en Indonesia como en el noroeste de Canadá.

Los gobiernos nacionales deben proteger estos ecosistemas y tienen varias herramientas a su disposición. Pueden fortalecer los programas existentes de gestión de la tierra. Pueden establecer nuevas áreas protegidas, potencialmente a través de una nueva designación de reservas de carbono vivo. Y pueden incorporar reservas de carbono en sus estrategias de ordenamiento territorial.

Mientras tanto, las instituciones internacionales pueden ayudar a los gobiernos a financiar estos programas. Y las organizaciones sin fines de lucro pueden asociarse con los gobiernos y las comunidades locales para ayudar a implementarlos.

Los individuos también tienen un papel que desempeñar. Podemos cambiar nuestras prácticas individuales, como comer menos carne, mientras impulsamos cambios sistemáticos, como exigir que las empresas adopten cadenas de suministro transparentes y sostenibles. También podemos hablar con nuestros votos, oponiéndonos a quienes niegan los riesgos y apoyando a quienes abogan por la protección del carbono irrecuperable.

La mayoría de nosotros nunca veremos un tigre de Sumatra en la naturaleza, pero instintivamente nos damos cuenta de que su supervivencia está conectada con la nuestra. Lo mismo es cierto para el carbono irrecuperable. Al igual que nuestra especie más amenazada, es un elemento que simplemente no podemos permitirnos perder.

LEER  El cambio climático está distorsionando nuestro ciclo de agua dulce, y mucho más rápido de lo que pensamos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies