Calentamiento Global

Por qué congelar el Consejo Ártico es una mala noticia para la seguridad mundial

Durante los últimos 25 años, el Ártico ha sido un área única de cooperación entre los ocho países del Alto Norte (Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Suecia, Rusia y Estados Unidos). Incluso cuando las relaciones de Moscú con Occidente se deterioran, el trabajo del Consejo Ártico es un recordatorio de que las asociaciones multilaterales pueden prosperar a pesar de la discordia mundial.

El Consejo Ártico se centra en fomentar la cooperación en áreas como la investigación científica, las operaciones de búsqueda y rescate y los desafíos que plantea el cambio climático. Bajo sus auspicios, amigos y adversarios, así como actores no estatales como los grupos indígenas, pueden sentarse a discutir y encontrar puntos en común. A principios de 2022, los legisladores noruegos nominaron al comité para el Premio Nobel de la Paz por su espíritu de colaboración.

Esta cooperación terminó poco después de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero de 2022. Una semana después de que comenzara la guerra, siete de los ocho miembros del Consejo Ártico anunciaron que «suspenderían» el trabajo con el grupo. Rusia, que ocupa la presidencia del Consejo de Seguridad hasta 2023, queda excluida.

El mapa está centrado en el Polo Norte, mostrando el Círculo Polar Ártico y los países que poseen territorios árticos.
Mapa del Ártico que muestra las rutas marítimas y los ocho países del Ártico. Groenlandia y las Islas Feroe forman parte del Reino de Dinamarca.
NOAA

La congelación del Consejo Ártico es una pérdida en muchos sentidos. Como académico que estudia la seguridad del Ártico, creo que la colaboración en la región es fundamental para la seguridad global y creo que a medida que el Ártico se calienta, se necesitan más instituciones para reflejar las nuevas realidades globales.

Seguridad y Cooperación en el Ártico

Ocho países del Ártico establecieron el Consejo Ártico en 1996. Si bien el consejo ha evitado explícitamente los asuntos militares, sus miembros son administradores de la región del Ártico. Como era de esperar, la importancia de la organización ha crecido con el calentamiento global.

El aumento de las temperaturas y la reducción del hielo marino están abriendo nuevas rutas de navegación y podrían ampliar el acceso al petróleo, el gas y otros minerales críticos, cambios que podrían provocar conflictos si no se manejan con cuidado.

A través del consejo, los estados del Ártico han llegado a acuerdos sobre operaciones de búsqueda y rescate, contaminación por petróleo y cooperación científica. El comité realiza un seguimiento de los cambios ambientales en la región a través de su informe anual de Evaluación del impacto climático en el Ártico. Incluso en lo peor de las relaciones Este-Oeste, incluso cuando Rusia invadió y anexó Crimea de Ucrania en 2014, los esfuerzos conjuntos en el Ártico se mantuvieron firmes.

Seis personas se sentaron alrededor de una mesa.  Blinken y Lavrov hacen contacto visual en lados opuestos de la mesa. Banderas estadounidenses y rusas en el fondo.
El secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken (izquierda), habla con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov (derecha), durante la reunión del Consejo Ártico de 2021 en Islandia.
Saul Loeb/Foto de la piscina vía The Associated Press

La suspensión del Consejo Ártico fue una respuesta comprensible a la invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, al hacerlo, otros estados del Ártico han perdido valiosos canales de comunicación con Moscú. Será importante la restitución oportuna del consejo o el establecimiento de un nuevo organismo.

De hecho, la cooperación con Rusia en el Ártico es más importante ahora que antes de la invasión. Desde el punto de vista de la seguridad global, se debe evitar que una guerra caliente en Europa se extienda al Ártico y uno de los últimos páramos del mundo.

Razones para comprometerse con Rusia

Considere, por ejemplo, que si bien las tensiones en Ucrania están en su punto más alto, es fácil confundir una bandada de gansos o una lluvia de meteoritos con un ataque militar. En esta nueva era de competencia geopolítica, será importante contar con una forma de corregir tales errores rápidamente.

Mantener y mejorar la cooperación en el Ártico requiere un liderazgo audaz. Algunos críticos argumentan que institucionalizar el diálogo militar con Rusia en el Ártico es una respuesta inapropiada a la agresión desenfrenada en Europa del Este y puede verse como una legitimación de las acciones de Rusia. Estas son preocupaciones válidas.

Sin embargo, renunciar a la cooperación sería un error. El mundo entero se beneficiaría si el Alto Norte pudiera evitar la militarización, una costosa carrera armamentista y el horrible espectro de la guerra.

Un soldado con un abrigo militar y una gorra se encuentra detrás de él en un buque de guerra.
La Flota del Atlántico Norte de Rusia tiene una base en Severomorsk, no lejos de las fronteras de Rusia con Noruega y Finlandia.
Maxim Popov/AFP vía Getty Images

Idealmente, involucrar a Rusia en un conjunto ampliado de instituciones regionales (un Consejo Ártico dinámico, por supuesto, pero también un nuevo foro militar) fomentaría una espiral de cooperación que aumentaría la cooperación y ayudaría a aliviar las tensiones en otros lugares. Incluso si la cooperación se limita al Ártico, esto promoverá la seguridad global.

¿Un nuevo Polo Norte?

En el pasado, los estados del Ártico han tratado de mantener la paz y la estabilidad en su región separando los asuntos militares polémicos de las áreas donde es más fácil encontrar puntos en común. Este es el estilo constante del Consejo Ártico desde su creación.

De cara al futuro, es mejor reconocer que también se requiere una cooperación sólida y sostenida en cuestiones de seguridad. Puede que nunca se restablezca la confianza entre Rusia y Occidente, pero no se puede permitir que la cooperación en el Ártico desaparezca con ella.

[The Conversation’s Politics + Society editors pick need-to-know stories. Sign up for Politics Weekly.]

LEER  ¿Dónde nos han dejado todas las palabras y números que escuchamos en la COP26?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies