Emisiones De Carbono

¿Un retraso en las conversaciones climáticas de la COP26 afecta nuestros esfuerzos para reducir las emisiones de carbono?


CC BY-ND

Clima explicado es una colaboración entre The Conversation, Stuff y el Science Media Center de Nueva Zelanda para responder a sus preguntas sobre el cambio climático.

Si tiene una pregunta que le gustaría que respondiera un experto, envíela a [email protected]


¿El retraso de las negociaciones climáticas de la COP26 de la ONU afectará la acción internacional para descarbonizar? ¿Ayudarían las conversaciones para ponerse al día? ¿Podrían colapsar las conversaciones porque los países dejaron de pagar sus cuotas?

La 26ª Conferencia de las Partes, más conocida como COP26, es la conferencia sobre cambio climático de las Naciones Unidas que estaba programada para celebrarse en Glasgow, Reino Unido, durante las dos primeras semanas de noviembre de 2020.

Pero en abril de este año, la pandemia de COVID-19 hizo que el evento se pospusiera y luego se reprogramara para noviembre de 2021.

Eso es un retraso de 12 meses en una reunión de representantes de casi 200 países, incluida Nueva Zelanda, encargados de monitorear e implementar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).



Leer más: El clima explicado: ¿realmente la construcción y ampliación de autopistas reduce la congestión y las emisiones?


Será crucial avanzar hacia los objetivos del Acuerdo de París de 2015, cuyo objetivo es limitar el calentamiento global promedio a 1,5-2 ℃ este siglo, en relación con la década de 1890 (el llamado “período preindustrial”).

Prevención de la ‘tierra de invernadero’

El objetivo de temperatura acordado en París se eligió cuidadosamente. Numerosos estudios científicos muestran que un aumento por encima de 2 ℃ activaría retroalimentaciones en el sistema climático (como el debilitamiento de los sumideros de carbono terrestres y oceánicos). Esto llevaría a nuestro planeta a una «Tierra de invernadero» extrema que podría persistir durante milenios, independientemente de lo que suceda con las emisiones futuras.

Para evitar este escenario, el acuerdo legalmente vinculante de la ONU alienta a todas las naciones participantes a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible.

Como parte del Acuerdo de París, los países desarrollados acordaron proporcionar, a partir de 2020, US$100 mil millones para ayudar a los países en desarrollo a mitigar y adaptarse al cambio climático.

Desafortunadamente, la trayectoria actual de las emisiones globales está en camino de aumentar las temperaturas promedio globales en más de 2 ℃ y posiblemente hasta 4 ℃, superando con creces el objetivo establecido en París.

Un estudio reciente calculó los costos económicos de no cumplir con los objetivos de París en 600 billones de dólares estadounidenses para el 2100, manteniendo efectivamente al planeta en recesión permanente.

Se espera que los representantes nacionales lleguen a Glasgow el próximo año con planes sustancialmente fortalecidos para reducir las emisiones y cumplir con sus compromisos de apoyo a los países en desarrollo.

La pandemia y las emisiones

No hay duda de que la reunión de 30.000 delegados en Glasgow se producirá en un momento de incertidumbre constante sobre el COVID-19 y el mayor impacto en la economía mundial desde la Gran Depresión de la década de 1930. La pandemia cambia las reglas del juego, pero aún no está claro si esto es bueno o malo para reducir las emisiones.

Muchos de nosotros hicimos recortes sustanciales en nuestros viajes y adoptamos el trabajo remoto y el chat de video en línea, particularmente en el punto álgido de la pandemia. Los datos de Google y Apple sugieren que más de la mitad de la población mundial redujo sus viajes a más de la mitad en abril.

Desafortunadamente, las emisiones de gases de efecto invernadero se han mantenido obstinadamente altas. Las emisiones globales diarias de dióxido de carbono cayeron hasta un 17% a principios de abril. Pero a medida que la economía mundial comenzó a recuperarse, las emisiones se recuperaron, según la ONU, y es probable que 2020 experimente solo una disminución del 4-7% en dióxido de carbono en relación con 2019.

Para cumplir el objetivo de París y limitar el calentamiento a 1,5 ℃, el mundo necesita lograr recortes del 7,6 % año tras año durante la próxima década y alcanzar efectivamente cero emisiones para 2050.

Más trabajo por hacer

La realidad aleccionadora es que las naciones tienen mucho más trabajo por hacer para descarbonizar sus economías. Pero para muchos gobiernos nacionales, la pregunta espinosa es cómo lograr objetivos de emisiones más ambiciosos y al mismo tiempo reconstruir economías golpeadas por COVID-19.

Aunque la ONU tiene un gran déficit financiero de US $ 711 millones (a fines de 2019) debido a que algunas naciones no pagan sus cuotas anuales, siendo EE. UU., Brasil y Arabia Saudita los peores infractores, no hay sugerencia de cancelar la COP26. reunión el próximo año.

De hecho, se han propuesto conversaciones para ponerse al día, pero hasta ahora no se ha anunciado nada públicamente. Eso no quiere decir que no se estén realizando intensas negociaciones y compromisos antes de la reunión de la COP26 en Glasgow. Y hay algunos signos positivos.

Una recuperación pandémica

A medida que el mundo avanza hacia una recuperación económica después de la pandemia, algunas economías importantes se inclinan hacia un estímulo verde y compromisos públicos para reducir las inversiones en combustibles fósiles.

Por ejemplo, China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo y aprovechó la oportunidad en el 75 aniversario de la Asamblea General de la ONU el mes pasado para anunciar que alcanzará el pico de emisiones de carbono para 2030 y logrará la neutralidad de carbono para 2060.



Leer más: China acaba de sorprender al mundo con su intensificación de la acción climática, y las implicaciones para Australia pueden ser enormes


Podría decirse que más ambicioso es el Acuerdo Verde Europeo propuesto anunciado a fines de 2019. Su objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la mitad durante la próxima década y convertir a Europa en el primer continente neutral en carbono.

Para ayudar a lograr esto, se propone un impuesto al carbono para las importaciones a la Unión Europea. Esto amenaza con tener implicaciones de gran alcance para los socios comerciales europeos, como Nueva Zelanda y Australia.



Leer más: Clima explicado: ¿estamos condenados si no logramos frenar las emisiones para 2030?


Paralelamente a estos anuncios gubernamentales, la industria también se está comprometiendo con la descarbonización. El sector financiero multimillonario está aumentando la presión al centrarse en las empresas en riesgo por el cambio climático e identificar los llamados «activos varados».

Estos pronunciamientos ayudarán a impulsar las negociaciones para recortes más estrictos de las emisiones mientras los delegados se preparan para la reunión COP26 en Glasgow el próximo año. Esto solo puede ejercer más presión sobre todas las naciones para que sean más ambiciosas.

La atención inevitablemente se centrará en el mayor emisor histórico del mundo, EE. UU., que abandonará formalmente el Acuerdo de París el 4 de noviembre de este año, un día después de las elecciones presidenciales de 2020.

Por lo tanto, la COP26 no colapsará, pero el retraso de un año en la reunión puede darle al mundo el respiro que necesita desesperadamente para cumplir la ambición del Acuerdo de París y evitar lo peor del cambio climático.

LEER  Por qué el hidrógeno verde, no el gris, podría ayudar a abordar el cambio climático

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies