Emisiones De Carbono

la riqueza de muchos australianos los coloca en un club de élite que destruye el planeta

Entre las muchas duras verdades expuestas por COVID-19 está la enorme disparidad entre los ricos y los pobres del mundo. A medida que las economías caían en caída libre, los multimillonarios del mundo aumentaron sus ya enormes fortunas en un 27,5 %. Y como muchas personas comunes perdieron sus trabajos y cayeron en la pobreza, The Guardian informó que «el 1% se las arregla» tomando aviones privados a sus retiros de lujo.

Tal riqueza perversa alimentó aún más las críticas al llamado 1%, que durante mucho tiempo ha sido la retórica estándar de la izquierda política.

En 2011, los manifestantes de Occupy Wall Street denunciaron la creciente desigualdad económica al proclamar: “¡Somos el 99 %!”. Y un informe de Oxfam en septiembre del año pasado lamentó cómo el 1% más rico de la población mundial es responsable de más del doble de la contaminación por carbono que la mitad más pobre de la humanidad.

Pero es posible que se sorprenda al descubrir que este 1% no solo comprende a los súper ricos. Puede incluirte a ti o a personas que conoces. Y este hecho tiene grandes implicaciones para la justicia social y la supervivencia planetaria.

Muchos australianos comunes tienen un patrimonio neto que los coloca en el 1% más rico del mundo.
Shutterstock

Mírate en el espejo

Cuando escuche referencias al 1%, podría pensar en multimillonarios como Jeff Bezos de Amazon o el fundador de Tesla, Elon Musk. Sin embargo, a partir de octubre del año pasado había 2189 multimillonarios en todo el mundo, una proporción minúscula de los 7800 millones de personas en la Tierra. Entonces, obviamente, no tienes que ser multimillonario para unirte a esta élite global.

Entonces, ¿qué tan rico tienes que ser? Bueno, el Informe de Riqueza Global de Credit Suisse en octubre del año pasado mostró un patrimonio neto individual de US $ 1 millón (A $ 1,295,825) (ingresos, inversiones y activos personales combinados) lo convertirán en el 1% de las personas más ricas del mundo.

LEER  COVID-19 causó la mayor caída en las emisiones de carbono de la historia. ¿Cómo podemos hacer que dure? Podcast


Leer más: Cinco formas en que el coronavirus está profundizando la desigualdad global


Los últimos datos oficiales muestran que el hogar australiano promedio tiene un patrimonio neto de 1.022.200 dólares australianos. El 20% de los hogares más ricos de Australia (alrededor de dos millones) tienen un patrimonio neto promedio de A$3,2 millones. Incluso si esos hogares estuvieran compuestos por dos adultos con ingresos, su patrimonio neto dividido en partes iguales colocaría a muchos en el 1% superior de los poseedores de riqueza mundial.

Una riqueza neta de USD 109 430 (USD 147 038) lo coloca entre el 10 % más rico del mundo. La mitad de los hogares de Australia tienen un valor neto de A$558,900 o más.

Vista aérea de hogares australianos suburbanos
El patrimonio neto de muchos australianos los coloca en la élite mundial.
Shutterstock

¿Qué significa todo esto para el planeta?

Es cierto que es probable que las emisiones per cápita de los súper ricos sean mucho mayores que las de otros en el 1% superior. Pero esto no niega el incómodo hecho de que los australianos se encuentran entre una fracción de la población mundial que monopoliza la riqueza mundial. Este grupo causa la mayor parte del daño climático del mundo.

Un informe de Oxfam de 2020 muestra que el 10 % más rico del mundo produce un asombroso 52 % de las emisiones totales de carbono. De acuerdo con esto, un estudio de la Universidad de Leeds de 2020 encontró que los hogares más ricos de todo el mundo tienden a gastar su dinero extra en productos que consumen mucha energía, como paquetes de vacaciones y combustible para automóviles. El Informe de brecha de emisiones de 2020 de la ONU confirmó aún más esto, y encontró que el 10 % superior utiliza alrededor del 75 % de toda la energía de la aviación y el 45 % de toda la energía del transporte terrestre.

Está claro que la riqueza, y su consiguiente privilegio energético, no es ni socialmente justa ni ecológicamente sostenible.

Hombre con un zapato brillante y un zapato desaliñado
La disparidad de la riqueza mundial no es justa ni sostenible.
Shutterstock

Una solución potencial

Se dedica mucha atención y titulares a la riqueza poco ética de los multimillonarios. Y aunque la crítica está justificada, distrae de un problema de riqueza más amplio, incluido el nuestro.

Debemos señalar aquí que uno puede tener un ingreso que es grande en comparación con el promedio mundial y aún así experimentar dificultades económicas significativas. Por ejemplo, en Australia, los costos de vivienda de más de un millón de hogares superan el 30% de los ingresos totales, el punto de referencia comúnmente utilizado para la asequibilidad de la vivienda.

Aquí radica un desafío central. Incluso si quisiéramos reducir nuestra riqueza, el enorme costo de mantener un techo sobre nuestras cabezas nos impide hacerlo. Cubrir una hipoteca o pagar el alquiler es una de nuestras mayores obligaciones financieras y un factor clave en la búsqueda de riqueza.

Pero como hemos demostrado anteriormente, a medida que crece la riqueza personal, también lo hace la devastación ambiental. La regla se aplica incluso a los peor pagados, que trabajan solo para pagar el alquiler. Las industrias de las que dependen, como el comercio minorista, el turismo y la hotelería, están asociadas con daños ambientales.



Leer más: El coronavirus muestra que los costos de vivienda dejan a muchos inseguros. Abordar eso puede ayudar a resolver una crisis aún mayor


Las estructuras económicas y sociales existentes significan que salir de esta rueda de ardilla creadora de riqueza es casi imposible. Sin embargo, como hemos escrito antes, las personas pueden liberarse de su dependencia del crecimiento económico cuando la tierra, la base misma de nuestra seguridad, no se mercantiliza.

Para la justicia social y la supervivencia ecológica, debemos experimentar urgentemente con nuevas estrategias de tierra y vivienda, para hacer posible un estilo de vida de riqueza y consumo reducidos y mayor autosuficiencia.

Esto podría incluir bienes comunes urbanos, como el proyecto R-Urban en París, donde varios cientos de personas cogestionan tierras que incluyen una pequeña granja para uso colectivo, una planta de reciclaje y viviendas ecológicas cooperativas.

El proyecto R-Urban en París, que incluye una pequeña granja.
Flickr

Bajo una nueva estrategia de tierras, se podrían implementar otras formas de conservar los recursos. Un ejemplo de este tipo, desarrollado por el académico australiano Ted Trainer, implica reducir drásticamente nuestros ingresos, con trabajo remunerado solo dos días a la semana. Durante el resto de la semana laboral, tenderíamos a los huertos comunitarios, trabajaríamos en red y compartiríamos muchas cosas que actualmente consumimos individualmente.

Tal forma de vida podría ayudarnos a reevaluar la cantidad de riqueza que necesitamos para vivir bien.

Los desafíos sociales y ecológicos que enfrenta el mundo no pueden exagerarse. Se necesita un nuevo pensamiento y creatividad. Y el primer paso en este viaje es analizar honestamente si nuestra propia riqueza y hábitos de consumo están contribuyendo al problema.



Leer más: El manifiesto de la ‘vida sencilla’ y cómo podría salvarnos



Aclaración: este artículo se actualizó para indicar que, para el 20 % de los hogares más ricos de Australia, el valor neto promedio de dos adultos que perciben ingresos colocaría a muchos en el 1 % superior de los poseedores de riqueza global.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies