Emisiones De Carbono

Confiar en la captura y el almacenamiento de carbono puede ser una trampa peligrosa para la industria del Reino Unido

Se nos recuerda el cambio climático todo el tiempo. Aparentemente, cada semana trae un desastre «una vez en cien años» o nueva evidencia científica que dice que el momento de actuar ha pasado. Si hubiéramos dado pequeños pasos hace 35 años, cuando el cambio climático se convirtió por primera vez en un problema de política pública, la escala del desafío podría no parecer tan abrumadora.

Pero ahora se requiere una acción climática urgente e implicará más que solo elecciones personales de estilo de vida. Tal acción será costosa e involucrará grandes sumas de dinero público y privado.

La captura y almacenamiento de carbono (CCS) es una solución climática y se presenta como la gran esperanza para la descarbonización industrial en el Reino Unido y en todo el mundo. CCS se refiere a una gama de tecnologías que capturan CO₂ en la fuente, lo transportan y lo almacenan, a menudo bajo tierra, para evitar que ingrese permanentemente a la atmósfera.

El Reino Unido, que tardó en adoptar CCS, ahora se está enfocando en estas tecnologías como un medio futuro para prevenir cantidades significativas de emisiones de carbono. Sin embargo, el estado de las finanzas públicas, el escepticismo público y el riesgo de ser superados por las inversiones de otros países pueden descarrilar este proceso.

Captura de carbono en el Reino Unido

La idea de CCS se remonta a la década de 1970, pero la tecnología CCS tardó hasta finales de la década de 1990 en implementarse comercialmente. Enfrentando un impuesto al carbono, la compañía petrolera estatal de Noruega, Statoil (ahora llamada Equinor), estableció la primera instalación de almacenamiento de carbono a escala industrial del mundo en 1996. La instalación, llamada Sleipner, eliminó el exceso de CO₂ del gas natural extraído y lo bombeó de vuelta al suelo.

A principios de la década de 2000, hubo un creciente interés en CCS de EE. UU., Reino Unido, Australia y Canadá.

LEER  Los pantanos de turba del Congo almacenan tres años de emisiones globales de carbono: la extracción de petróleo inminente podría liberarlo

Pero desde entonces, el Reino Unido ha sido testigo de varios intentos fallidos de desarrollar la capacidad de CCS. El gobierno lanzó concursos para construir las primeras instalaciones de CCS del país en 2007 y 2012. La primera se agotó y la segunda fue cancelada de manera controvertida.

Las entrevistas realizadas como parte de mi investigación (de las cuales Matthew Lockwood, también de la Universidad de Sussex, es el investigador principal) revelaron que el interés de las industrias pesadas del Reino Unido en CCS se aceleró en los años posteriores al Acuerdo de París de 2015, donde el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 ℃ en comparación con los niveles preindustriales. En 2019, el Reino Unido anunció un cambio en su objetivo de reducción de carbono a «cero neto», pasando de un 80 % por debajo de los niveles de 1990 para 2050. Hasta entonces, varias industrias habían asumido que estarían en el 20 % que seguirían emitiendo en 2050.

Como resultado, ha habido una oleada de anuncios sobre CCS en el Reino Unido en los últimos años. En 2021, el entonces primer ministro Boris Johnson presentó una estrategia de descarbonización industrial. La estrategia apunta a una reducción de emisiones de al menos dos tercios para 2035 y 90% para 2050, con CCS eliminando 3 MtCO₂ de la atmósfera para 2030.

Más adelante en el año, se anunciaron dos «grupos industriales», uno en la costa este de Inglaterra (Teesside y Humber) y el otro en el noroeste, con un grupo escocés recibiendo el estatus de «respaldo». Las tecnologías CCS se implementarán en sitios industriales clave en estas regiones a mediados de la década de 2020.

Un barco frente al horizonte industrial del estuario Humber al amanecer.
El horizonte industrial del estuario de Humber.
Steve Allen/Shutterstock

Falla en el lanzamiento

Pero el desarrollo de CCS industrial a escala aún no es una conclusión inevitable. Hay varios factores que podrían obstaculizar el proceso hasta el punto de que las tecnologías CCS no lograrán cerrar la creciente brecha en el rendimiento del presupuesto de carbono del Reino Unido. Esta es la parte del Reino Unido de la reducción de emisiones globales requerida para limitar el calentamiento global a 1,5 ℃ para 2050, según lo acordado como parte del Acuerdo de París.

Se requerirán grandes sumas de dinero público para apoyar el desarrollo de la infraestructura CCS en todo el país. El gobierno ya ha comprometido £ 1 mil millones para proyectos CCS iniciales, sin embargo, es probable que se requiera mucho más en los próximos años.

El desarrollo de la tecnología CCS también puede verse afectado por la falta de aceptación pública. Muchos grupos ecologistas se han mostrado públicamente tibios o activamente hostiles hacia la CAC. En 2008, los activistas de Greenpeace ocuparon la central eléctrica de carbón Kingsnorth en Kent porque Greenpeace vio los primeros esfuerzos de CCS como una forma de prolongar la industria del carbón.

Quienes se oponen a CCS señalan el riesgo de fuga de CO₂ del carbono almacenado. Los geólogos insisten en que el almacenamiento es seguro, pero un accidente a gran escala puede afectar la aceptación del público, que para las tecnologías percibidas como peligrosas, puede tardar años en recuperarse. La energía nuclear, por ejemplo, sigue siendo una tecnología controvertida y altamente polarizadora décadas después del desastre de Chernobyl en 1986.

Panorámica de la ciudad que rodea la central nuclear de Chernobyl.
El lugar del desastre de Chernóbil.
Damián Pankowiec/Shutterstock

La inversión privada es fundamental para ampliar la infraestructura de CCS. Otros países, incluidos los EE. UU., están atrayendo sumas sustanciales de inversión en tecnologías CCS. Pero esto puede reducir la voluntad de los inversores de invertir en instalaciones CCS en el Reino Unido.

Por ejemplo, la Ley de Reducción de la Inflación de EE. UU., promulgada en 2022, incluye una inversión de US$369 (£304) mil millones en financiamiento para el clima y la energía. El proyecto de ley incluye generosos subsidios y créditos fiscales destinados a atraer inversiones en capacidad CCS a los EE. UU.

El Reino Unido simplemente no tiene bolsillos lo suficientemente profundos para competir. Y en las últimas semanas, el Reino Unido se ha sumado a las críticas internacionales sobre el proyecto de ley de energía verde de Biden, advirtiendo que perjudicará el desarrollo de la tecnología renovable del Reino Unido.

El enfoque del Reino Unido implica que los inversores compitan por los subsidios que, a su vez, están vinculados al precio del carbono. Este enfoque es complejo y requiere que los inversores asuman riesgos.

El Reino Unido también puede estar perdiendo su competitividad en CCS frente a Europa. Stuart Haszeldine, profesor de CCS en la Universidad de Edimburgo, ha argumentado que mientras el Reino Unido «va lento y lo complica mucho», sus competidores en toda Europa están acelerando. Por ejemplo, Dinamarca y los Países Bajos anunciaron una nueva cooperación en CCS en agosto de 2022 con el objetivo de avanzar en el desarrollo y la implementación de CCS en ambos países.

Los defensores y los críticos han estado en desacuerdo sobre CCS durante años. Pero la realidad es que las tecnologías CCS aún no han despegado en el Reino Unido. Esto puede estar cambiando, pero incluso ahora el camino a seguir está plagado de incertidumbre.

LEER  La Agencia Internacional de Energía ha advertido sobre nuevos proyectos de combustibles fósiles. ¿Adivina qué hizo Australia a continuación?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies