SOSTENIBILIDAD

La población mundial alcanza los 8.000 millones, pero el consumo per cápita sigue siendo el principal problema

La población mundial acaba de alcanzar un nuevo récord: 8 mil millones. Como suele ser el caso, hay debates acalorados sobre la llamada «capacidad de carga» del planeta: el número total de personas que pueden vivir en la Tierra de manera sostenible. Los expertos generalmente se dividen en dos campos. Hay quienes argumentan que necesitamos reducir drásticamente la población humana para evitar una catástrofe ecológica. Y luego están aquellos que creen que la tecnología encontrará soluciones inteligentes sin necesidad de abordar activamente el problema de frente.

Los científicos han estado debatiendo estos temas demográficos al menos desde el siglo XVIII, cuando Thomas Malthus publicó Un ensayo sobre el principio de la población, posiblemente el primer tratado mundial sobre la relación entre el crecimiento y la escasez de la población. Sin embargo, unas décadas más tarde, la Revolución Industrial (que el economista británico no había podido anticipar) introdujo al mundo en una era de abundancia, relegando las sombrías predicciones de Malthus sobre la inevitabilidad de la escasez a los márgenes del debate científico.

En un libro superventas publicado a fines de la década de 1960, The Population Bomb, el profesor de Stanford Paul Ehrlich volvió a abordar el tema y abogó por una acción inmediata para limitar el crecimiento de la población en un planeta finito. Esta recomendación fue reiterada unos años más tarde por el Club de Roma, una red internacional de científicos e industriales. Su informe de 1972 Los límites del crecimiento demostró acertadamente la relación dinámica entre el aumento del consumo y la idea de “límites planetarios” que no se pueden traspasar sin arriesgar un cambio ambiental severo.

LEER  La riqueza está acabando con el planeta, advierten los científicos
Gráfico del concepto de límites planetarios
De los nueve límites planetarios, seis han sido superados. Solo el ozono, el uso de agua dulce y la acidificación de los océanos permanecen en la zona ‘segura’.
Azote para el Centro de Resiliencia de Estocolmo, basado en el análisis de Wang-Erlandsson et al 2022, CC BY-SA

Es cierto que algunas tecnologías han hecho que la producción sea más eficiente (piense en los fertilizantes), aliviando así el impacto del crecimiento de la población en el uso de los recursos. Pero hay pocas dudas de que la raza humana ha traspasado masivamente los límites planetarios, excediendo actualmente el espacio operativo seguro en seis de los nueve dominios (ver gráfico arriba).

Una población más pequeña aún podría ser más destructiva

Sin embargo, es difícil estimar cuántos humanos puede transportar el planeta de manera sostenible. Esto a menudo se pasa por alto en los debates de política, que generalmente tratan el tema de manera bastante simplista, basándose en la suposición de que el aumento de los niveles de vida conducirá a tasas de natalidad más bajas. Por lo tanto, según el argumento, la población mundial disminuirá tan pronto como continentes como Asia y África alcancen niveles de desarrollo similares a los de Europa y América del Norte.

La falacia aquí es asumir que solo importan la tecnología y la población. En estos días, los científicos ambientales generalmente están de acuerdo en que el impacto general también es una función de la riqueza (la llamada ecuación I = PAT). Esto puede generar fácilmente una paradoja. Los países continúan aumentando sus estándares de vida al aumentar el consumo per cápita, lo que resulta en poblaciones más pequeñas pero impactos ecológicos mucho mayores.

LEER  Debido a un pico de contaminación en Île-de-France, velocidad reducida este viernes en las carreteras

Toma China. Sus tasas de crecimiento de la población se han reducido significativamente desde el 2,8% en la década de 1970 hasta la primera disminución en términos absolutos de este año. Pero en ese período, sus niveles generales de consumo aumentaron enormemente, lo que resultó en un impacto neto mucho peor. Lo mismo se aplica a la India ya la mayoría de las economías emergentes y en desarrollo. Si esta tendencia continúa, podemos terminar con una población global más pequeña pero con efectos significativamente más destructivos en el planeta.

Rascacielos que emergen a través de las nubes
El crecimiento de la población de China se ha desacelerado, pero el consumo se ha disparado.
Hola RF Zcool / Shutterstock

Desarrollar una ‘economía del bienestar’

Ha llegado el momento de repensar nuestro enfoque de la riqueza y desarrollar diferentes formas de mejorar el nivel de vida. En un nuevo informe al Club de Roma titulado Earth4All, argumentamos que los países (especialmente los más industrializados) deberían reemplazar la búsqueda del crecimiento económico con medidas más amplias de bienestar social y ecológico. Esto daría como resultado una disminución significativa en el consumo de materiales, sin socavar la calidad de vida en general.

¿Qué podría implicar esto en la práctica? Las políticas deberían fomentar un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal y la igualdad de género, ya que el empoderamiento de las mujeres es un factor determinante clave del crecimiento de la población. También deben optimizar el uso y la eficiencia energética porque la energía más renovable es la que no necesitamos usar. También necesitamos prácticas regenerativas y soluciones locales para la fabricación y la producción de alimentos (aproximadamente el 30 % de los alimentos en todo el mundo se pierde o se desperdicia debido al consumo excesivo y los estándares estéticos).

Este enfoque de “economía del bienestar” ayudaría a todos los países (incluidos los más pobres) a dar un salto hacia un tipo diferente de desarrollo, capaz de combinar una alta calidad de vida con impactos muy limitados en el medio ambiente. Es la diferencia entre una economía lineal extractiva que convierte los recursos en emisiones y una economía circular regenerativa que no produce residuos porque el resultado de cualquier proceso se convierte en el insumo de otro.

Hay un enorme margen de mejora. Después de todo, la mayor parte de nuestro bienestar no depende del consumo material (por encima de un nivel mínimo suficiente) sino de la calidad de nuestras relaciones sociales y del entorno en el que vivimos. En última instancia, vivir mejor y más equitativamente nos ayudará a encontrar el equilibrio adecuado también en términos de población mundial, sin necesidad de imponer restricciones.

LEER  Este pterosaurio apodado el "dragón de la muerte" es uno de los mejor conservados

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies