SOSTENIBILIDAD

Los incentivos para las bicicletas eléctricas son una forma costosa de reducir las emisiones de carbono, pero también promueven la salud, la equidad y un aire más limpio.

Las bicicletas eléctricas han captado una gran atención en todo Estados Unidos, y con razón. Son la forma más eficiente desde el punto de vista energético de moverse de un lugar a otro, brindan ejercicio en el proceso y ofrecen suficiente asistencia al pedalear cuesta arriba o con viento en contra para que sean utilizables por muchos tipos de ciclistas.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de las bicicletas eléctricas son mucho menores que las de los automóviles eléctricos o de gasolina. Algunas ciudades y estados están fomentando el uso de bicicletas eléctricas ofreciendo incentivos para su compra, a menudo recurriendo a fondos públicos dedicados a frenar el cambio climático.

Actualmente, más de 100 ciudades y estados tienen o planean lanzar programas de incentivos para bicicletas eléctricas, la mayoría financiados por iniciativas energéticas o ambientales. Sin embargo, ha habido poca investigación sobre la efectividad de este tipo de programas, cómo diseñarlos o cómo definir objetivos.

Estudiamos el transporte desde muchos ángulos, incluida la innovación, la sostenibilidad y la economía. Nuestro nuevo estudio, publicado en la revista Transportation Research Part D, investiga la efectividad de varios tipos de incentivos para la compra de bicicletas eléctricas y la inversión necesaria para inducir compras adicionales de bicicletas eléctricas.

Descubrimos que los incentivos estimulan la compra adicional de bicicletas eléctricas, pero a un costo relativamente alto en comparación con los beneficios climáticos definidos de manera estricta. Encontramos que una agencia pública que utilice un descuento en el punto de compra tendría que distribuir alrededor de 4.000 dólares estadounidenses en incentivos para generar una compra adicional de bicicletas eléctricas. Esto se debe a que más del 80% de las personas que compran una bicicleta eléctrica probablemente la habrían comprado incluso sin el descuento. En perspectiva, se necesitan alrededor de 30.000 dólares en incentivos para inducir la compra de un coche eléctrico.

California inició un programa estatal de $10 millones en 2023 que ofrece cupones de incentivos a residentes de bajos ingresos para la compra de bicicletas eléctricas.

No obstante, las bicicletas eléctricas ofrecen muchos otros beneficios. Hacen que la movilidad sea más fácil y asequible para muchas personas, incluidos los adultos mayores y las personas con discapacidad. Reforzan los argumentos a favor de invertir en infraestructura y carriles bici, que producen beneficios económicos, de seguridad y de movilidad para las ciudades. Y potencian la salud al promover el ejercicio. En nuestra opinión, las ciudades y los estados deberían evaluar las inversiones en incentivos para bicicletas eléctricas en función de esta amplia gama de beneficios, en lugar de centrarse únicamente en un objetivo ambiental limitado.

LEER  Marion Cotillard y Cyril Dion quieren que el cine cuente el futuro de otra manera

No es sólo una herramienta climática

Los incentivos a las tecnologías limpias tienden a centrarse en un resultado específico: normalmente, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto funciona bien para la mayoría de las mejoras relacionadas con la energía, como reemplazar los aires acondicionados viejos, mejorar el aislamiento del hogar y generar electricidad a partir de energía eólica y solar. Los consumidores quieren los servicios que ofrecen estos dispositivos: aire fresco, condiciones cómodas en el interior y electricidad disponible y asequible. Los nuevos dispositivos simplemente ofrecen esos bienes familiares de manera más sostenible.

Los incentivos para las bicicletas eléctricas son diferentes. Invitan a las personas a adoptar una nueva tecnología que puede cambiar fundamentalmente los patrones de viaje de los destinatarios. De hecho, si bien reemplazar los viajes en automóvil por viajes en bicicleta eléctrica puede proporcionar beneficios climáticos sustanciales, esos beneficios pueden ser menores que otros beneficios que se miden menos ampliamente. Centrarse estrictamente en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero reemplazando los viajes en automóvil significa ofrecer incentivos a las personas que conducen más, o que conducen los vehículos que consumen más gasolina.

Pero ¿qué pasa con los hogares sin automóvil, los usuarios de transporte público o los ciclistas? Para ellos, las bicicletas eléctricas pueden hacer que viajar en la mayoría de las ciudades de América del Norte sea mucho más fácil. Esa mayor movilidad podría proporcionar un mayor acceso a empleos, compras u otros servicios importantes, como la atención médica.

¿Vale la pena invertir en incentivos para bicicletas eléctricas?

El transporte es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos. Electrificar la mayor cantidad posible es una estrategia importante para frenar el cambio climático. Sin embargo, los incentivos para las bicicletas eléctricas (y, de hecho, los incentivos para los automóviles eléctricos) son formas bastante costosas de reducir las emisiones.

La importancia de los incentivos para las bicicletas eléctricas es que las bicicletas eléctricas son buenas para reemplazar los viajes en automóvil y facilitan los viajes diarios para las personas que dependen de otras opciones. Estas ventajas proporcionan dos clases principales de beneficios al aumentar la propiedad de bicicletas eléctricas.

El primer conjunto de beneficios proviene de la sustitución de los viajes en automóvil por viajes en bicicleta eléctrica. Los investigadores del transporte piensan en un intercambio como éste en términos de millas recorridas por vehículos.

Si solía conducir al trabajo pero ahora uso una bicicleta eléctrica, muchos beneficios serán proporcionales a la cantidad de millas que ahora recorro en bicicleta en lugar de en automóvil. Incluyen una reducción de la congestión del tráfico, menores costos de combustible y estacionamiento, mayor actividad física y mejor salud, aire más limpio y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En América del Norte, alrededor del 60% de los viajes en bicicleta eléctrica reemplazan a los viajes en automóvil.

Una segunda clase de beneficios proviene de las mejoras en la movilidad. Estos efectos son más complejos de medir. Para muchas personas en ciudades estadounidenses que no poseen automóviles, las opciones básicas para desplazarse son caminar, usar el transporte público, servicios de transporte como Uber y Lyft, o andar en bicicleta convencional. En casi todos los casos, las bicicletas eléctricas les permitirían llegar más rápido a sus destinos.

Un padre explica cómo su familia utilizó bicicletas de carga eléctricas para reemplazar un automóvil en Toronto y los Países Bajos.

Los hogares sin automóviles tienden a tener ingresos más bajos y carecen de opciones de movilidad. Los incentivos para las bicicletas eléctricas pueden hacer que los viajes sean más asequibles y brindar a las personas un mejor acceso a empleos, atención médica, cuidado infantil, compras y otros destinos. Es probable que tales beneficios superen con creces cualquier contabilidad nominal de gases de efecto invernadero de estos usuarios del transporte.

Los incentivos para la compra de bicicletas eléctricas son una inversión en los amplios beneficios que pueden ofrecer las bicicletas eléctricas. Creemos que deben medirse en función de los objetivos colectivos de la agencia que proporciona los incentivos, ya sea que su misión sea transporte, movilidad equitativa, salud pública, desarrollo económico o protección ambiental.

Poner a más personas sobre dos ruedas

Una vez que haya acuerdo en que vale la pena apoyar las bicicletas eléctricas por muchas razones, el desafío es cómo inducir un mayor uso de las bicicletas eléctricas y obtener esos beneficios.

Los descuentos o vales en el punto de compra son la estrategia más popular, porque imitan otros incentivos de energía limpia, como los de electrodomésticos de alta eficiencia o automóviles eléctricos. Nuestro estudio encontró que también son la forma más eficiente de influir en el comportamiento del consumidor en comparación con otros incentivos de compra, como los descuentos.

Otras estrategias podrían ser más efectivas pero necesitan más investigación. Por ejemplo, las bibliotecas de préstamo de bicicletas eléctricas permiten a las personas probar bicicletas eléctricas sin tener que poseerlas. Y los empleadores pueden proporcionar bicicletas eléctricas a los empleados para ayudar a fomentar formas más sostenibles y asequibles de llegar al trabajo.

Asociarse con organizaciones comunitarias o programas locales orientados a la movilidad podría ser una forma eficaz de poner las bicicletas eléctricas en manos de personas que las necesitan y que de otro modo no podrían pagarlas. Y brindar a los propietarios de bicicletas eléctricas más motivos para usarlas, como pagos por ir al trabajo en bicicleta, podría aumentar el uso de bicicletas eléctricas y los beneficios posteriores.

Los incentivos para la compra de bicicletas eléctricas pueden ser una solución climática costosa, pero también ofrecen otros beneficios importantes. Programas de incentivos cuidadosamente diseñados podrían ayudar a muchos residentes urbanos y suburbanos a acceder a una forma más rápida, saludable y limpia de llegar a donde necesitan ir.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies