CAMBIO CLIMÁTICO

La pandemia de COVID-19 muestra que el teletrabajo puede ayudar a combatir el cambio climático

Debido a que el COVID-19 obligó a muchos trabajadores en los EE. UU. a mudarse de las torres de oficinas del centro a habitaciones libres y mesas de cocina, sus viajes al trabajo se redujeron de un promedio de casi 30 minutos (a menudo en un tráfico de parachoques a parachoques) a unos pocos pasos por el pasillo. . Una encuesta de mayo de 2,500 estadounidenses encontró que el 42 por ciento trabajaban a distancia a tiempo completo, uno de los muchos cambios dramáticos provocados por el nuevo coronavirus. Aunque los expertos que estudian las consecuencias económicas y ambientales de la pandemia tienen claro que no hay un lado positivo en una enfermedad que ha matado a más de medio millón de personas y trastornado la vida de millones de personas en todo el mundo, algunos creen que los bloqueos resultantes pueden ofrecer lecciones para aplicarse a otra crisis más lenta.

Si el trabajo remoto, por ejemplo, sigue siendo un elemento permanente para más personas en un mundo posterior a COVID-19, podría ayudar a hacer mella en una de las mayores fuentes de emisiones que calientan el planeta en los EE. UU. “El transporte es un gran contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero, así como a otros [regulated air] contaminantes, por lo que todo lo que podamos hacer para reducir dichas emisiones es bueno para todos nosotros”, dice Patricia Mokhtarian, ingeniera del Instituto de Tecnología de Georgia, que estudia el comportamiento de los viajes y el teletrabajo.

Pero el alcance de las reducciones de emisiones que se pueden obtener del trabajo remoto en una ciudad en particular depende de una serie de factores, desde si la mayoría de los viajeros conducen automóviles o toman el transporte público hasta qué fuentes de electricidad utiliza la ciudad. El experimento de teletrabajo involuntario en respuesta al COVID-19 ha ofrecido una mirada única a estas compensaciones, que de otro modo pueden ser difíciles de separar de otras cosas que afectan las emisiones. El siguiente gráfico muestra cómo se desarrollan estos factores en las tres ciudades más grandes de EE. UU. por población. Sugiere que el teletrabajo podría ser más beneficioso en la lucha contra el cambio climático en algunos lugares que en otros.

En los últimos meses, la pandemia ha tenido un marcado impacto en el uso de energía en los EE. UU. en su conjunto. El consumo de gasolina se redujo en un 30 por ciento entre finales de marzo y principios de junio, en comparación con el mismo período de 2019, según un análisis publicado en Joule. También hubo una «disminución muy rápida y distintiva en el consumo de electricidad a medida que ocurrían los apagones», dice Steve Cicala, economista de la Universidad de Tufts y académico no residente del Instituto de Política Energética de la Universidad de Chicago. (Hace un seguimiento del consumo de electricidad para monitorear los primeros impactos económicos de la pandemia, pero no participó en el Joule papel.) El gráfico muestra claramente que en marzo el uso de electricidad cayó precipitadamente en la ciudad de Nueva York, Los Ángeles y Chicago, en relación con el consumo proyectado sin la pandemia. En todo el país, dicho uso disminuyó aproximadamente un 7 por ciento durante abril y mayo. Esta reducción fue el resultado de una caída «muy sustancial» en el consumo de electricidad industrial y comercial, atenuada por un aumento en la demanda residencial, que podría aumentar aún más a medida que aumenta el uso del aire acondicionado durante el verano, dice Cicala. (Como muestra el gráfico, ya había una indicación de que el aire acondicionado residencial y comercial aumentó la demanda de electricidad durante la primavera). Estos y otros cambios en el consumo de energía llevaron a una reducción estimada del 15 por ciento en las emisiones diarias de dióxido de carbono de los EE. UU., según los autores. del Joule papel encontrado.

LEER  COVID-19 podría ayudar a resolver acertijos climáticos
Crédito: Amanda Montañez; Fuentes: Instituto de Política Energética de la Universidad de Chicago (datos de consumo de electricidad); Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles (Datos de fuente de energía de Los Ángeles); Informe de Divulgación Ambiental. Commonwealth Edison Company, septiembre de 2019 (Datos de fuente de energía de Chicago); Fuentes de combustible y emisiones al aire para generar su electricidad para CECONY-LSE—CONED: 2018. Sistema de seguimiento de atributos de generación de Nueva York (NYSERDA), 2019 (Datos de fuente de energía de la ciudad de Nueva York); Ciudad de Los Ángeles (Datos de emisiones de Los Ángeles); Informe de inventario de gases de efecto invernadero de la ciudad de Chicago: Año calendario 2018. Ciudad de Chicago, diciembre de 2019 (Datos de emisiones de Chicago); Oficina de Sostenibilidad del Alcalde de la Ciudad de Nueva York (Datos de emisiones de la ciudad de Nueva York)

Para calcular el impacto de las emisiones del teletrabajo, los investigadores deben considerar varios factores que pueden variar de una ciudad a otra: cómo las personas van a trabajar en un viaje normal, qué tan lejos viajan, cuánto cambia el uso de electricidad comercial y residencial y qué fuentes de energía están involucrados, dice Constantine Samaras, director del Centro de Ingeniería y Resiliencia para la Adaptación Climática de la Universidad Carnegie Mellon. Es más probable que trabajar de forma remota tenga un beneficio cuando reemplaza los desplazamientos en automóvil, por ejemplo. En el lado de la electricidad, si el teletrabajo lleva a un mayor uso de electricidad en un área y requiere que las plantas de energía alimentadas por carbón adicionales entren en funcionamiento, podría superar las reducciones de emisiones por no conducir, dice Kenneth Gillingham, economista ambiental y de energía de la Universidad de Yale y autor principal de la Joule análisis. Por otro lado, si esa electricidad adicional proviene de energías renovables, el teletrabajo podría ofrecer reducciones de emisiones más significativas.

En los EE. UU., Los Ángeles podría ser uno de los lugares con más probabilidades de verse beneficiado por el aumento del teletrabajo, dice Gillingham. Según datos de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense de 2018, aproximadamente el 70 por ciento de las personas que trabajaban en la ciudad conducían solas en su viaje; solo alrededor del 9 por ciento tomó el transporte público. El clima en el área es relativamente moderado, lo que sugiere que la demanda de aire acondicionado que consume mucha electricidad de los trabajadores domésticos durante el verano podría ser menor que en otras ciudades. Y aunque todavía hay algo de carbón en la combinación de energía de Los Ángeles, su empresa de servicios públicos municipales planea eliminar ese combustible para 2025. Otras ciudades de California, con climas igualmente cómodos, electricidad relativamente limpia y una gran cantidad de personas que viajan en automóvil, podrían ver los beneficios del teletrabajo. también.

LEER  Taller Institucional: Causas y Consecuencias del Cambio Climático

En Chicago, una porción más alta de personas (34 por ciento) viajó en transporte público que en Los Ángeles. Pero un número significativo, 47 por ciento, aún conducía solo al trabajo. Al mismo tiempo, la empresa de servicios públicos que proporciona electricidad a una gran parte del norte de Illinois, incluida Chicago, depende más de los combustibles fósiles. La demanda de electricidad para la calefacción y refrigeración del hogar también podría ser mayor en Chicago debido a sus grandes cambios de temperatura estacionales. El efecto combinado podría compensar potencialmente algunos de los beneficios de sacar a los conductores de la carretera, dice Gillingham, y agrega que podría ver que el teletrabajo es algo menos efectivo como estrategia climática en la Ciudad de los Vientos.

Mientras tanto, en la ciudad de Nueva York, el 58 por ciento de los viajeros tomaron el transporte público. Aunque eso podría implicar menos ganancias potenciales del trabajo remoto, el 23 por ciento de los viajeros que tendían a conducir solos aún representaba más de un millón de autos en la carretera, un número más alto que en Chicago, lo que sugiere que aún puede haber oportunidades para reducir las emisiones si esos conductores trabajaron a distancia en su lugar. Para la electricidad, Nueva York depende de menos carbón y más de gas natural que las otras dos ciudades. Por lo tanto, la intensidad de carbono (o la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por unidad de energía generada) de su red eléctrica probablemente se encuentre entre Chicago y Los Ángeles (al igual que el potencial del teletrabajo para reducir las emisiones), dice Gillingham.

Podría llevar meses investigar datos detallados de este experimento forzado en el trabajo remoto para obtener una imagen más clara de su potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el transporte. Los investigadores también tendrían que recopilar información sobre qué tan lejos viaja la gente, cuántos trabajos se pueden hacer razonablemente desde casa a tiempo completo, si las torres de oficinas del centro de la ciudad seguirán consumiendo los niveles de electricidad anteriores a COVID-19 y cómo cambian la demanda y las fuentes de energía por estación y hora del día. Sin embargo, en términos generales, dice Samaras, el teletrabajo podría “desempeñar un papel importante, porque el transporte es ahora la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en los EE. UU., y está creciendo” al mismo tiempo que el sector eléctrico se está “volviendo más limpio”.

Mokhtarian no cree que los niveles recientes de trabajo remoto continúen después de la pandemia, porque “el hogar no es un lugar propicio para trabajar para todos”. Pero ella espera ver un aumento de los niveles anteriores a COVID-19. Y le gustaría que la opción de teletrabajo, incluso si es solo a tiempo parcial, esté disponible para más personas en el futuro cercano. Es posible que este enfoque no ofrezca de inmediato a las empresas mucho en cuanto a ahorros en bienes raíces comerciales. Pero cuando se trata de emisiones, dice, «todo ayuda».

LEER  Marzo de 2020: la segunda marcha más cálida de la Tierra y el tercer mes más cálido registrado

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies