CAMBIO CLIMÁTICO

Se apagan las luces en California para hacer frente a los riesgos climáticos

Más de un millón de personas en el norte de California se quedaron sin electricidad ayer en un apagón intencional que revela las sorprendentes medidas que tomarán las empresas de servicios públicos y los funcionarios estatales para reducir el riesgo de incendios forestales a medida que los efectos del cambio climático se vuelven más evidentes.

Pacific Gas and Electric Co., que proporciona servicio eléctrico a 5,4 millones de clientes en California, dijo que cortó el suministro eléctrico a 800.000 de ellos para proteger a las personas, los equipos de trabajo y la propiedad de un posible brote de incendios forestales. No está claro cuántas personas se verían afectadas, pero supera con creces la cantidad de casas y edificios que perderían energía.

La medida se produce cuando California se enfrenta a una serie extraordinaria de temporadas destructivas de incendios forestales. El año pasado fue peor que cualquier otro. Más de 8000 incendios quemaron 1,8 millones de acres en todo el estado, rompiendo récords anteriores y acentuando las advertencias científicas de que el cambio climático está alterando la frecuencia y la ferocidad de los incendios forestales.

Y PG&E estaba en el centro de todo.

Los investigadores estatales culparon a las líneas eléctricas de la empresa de servicios públicos por encender el Camp Fire, el incendio más mortífero en la historia del estado. La tormenta de fuego atravesó el condado de Butte, al norte de Sacramento, e incineró la ciudad de Paradise. Ochenta y cinco personas murieron y 19.000 casas y negocios fueron destruidos.

Michael Wara, director del Programa de Política Climática y Energética de la Universidad de Stanford, dijo que el cambio climático está intensificando el peligro de incendios forestales mientras que el sistema de energía del estado está «inadecuado» para hacer frente a los crecientes riesgos.

“La infraestructura que tenemos no se construyó teniendo en cuenta este riesgo”, dijo Wara. Hay argumentos, dijo, sobre si PG&E debería podar más los árboles, pero “la gota que colmó el vaso es el clima cambiante”.

“Para abordar el problema, vamos a tener que invertir enormes cantidades de dinero en adaptar nuestra infraestructura a un nuevo régimen meteorológico y climático para que sea segura”, dijo.

La medida de ayer de la empresa de servicios públicos, denominada «corte de energía de seguridad pública» o PSPS, es una medida de último recurso aprobada por la Comisión de Servicios Públicos de California para evitar que los incendios dañen o destruyan las líneas eléctricas activas. Un portavoz de PG&E dijo que el primer PSPS ocurrió en 2018, pero que el apagón de ayer fue el más grande hasta la fecha.

La empresa de servicios públicos dijo que el cierre se extendería «a través de porciones significativas de su área de servicio en respuesta a un evento de viento severo y generalizado». La preocupación era que los vientos de 60 a 70 mph podrían derribar las líneas eléctricas y transformar el equipo que genera chispas en una tormenta de fuego rugiente. Los meteorólogos dijeron que las condiciones del viento combinadas con la baja humedad y la vegetación seca hicieron que el paisaje del estado se convirtiera en yesca para un desastre.

Los científicos del clima dicen que tales condiciones son consistentes con lo que California y otros estados del oeste pueden esperar a medida que el clima se calienta y que abordar el riesgo de incendio por líneas eléctricas sobrecalentadas es un gran desafío, especialmente en California. El alto consumo de energía eléctrica del estado —segundo a nivel nacional— combinado con sus características físicas lo hacen susceptible a catástrofes.

Los apagones de ayer desencadenaron una cascada de cierres de empresas y diatribas públicas contra PG&E, la empresa de servicios públicos más grande del estado. Pero esos costos, financieros y de reputación, pueden parecer menores que la carga de ser considerado responsable de otro desastre relacionado con el clima.

PG&E se declaró en bancarrota en enero en medio de crecientes demandas y una responsabilidad potencial de $ 30 mil millones por su papel en los incendios forestales de 2017 y 2018. Solo su responsabilidad por el Camp Fire superó los $ 10 mil millones. Los ejecutivos también se comprometieron a hacer que el sistema de suministro de energía de la empresa sea más resistente a los incendios forestales y otros eventos extremos.

Según su plan de seguridad contra incendios forestales exigido por el estado, PG&E dijo que instalaría postes de servicios públicos más fuertes y realizaría otras mejoras en la red a más de 7,000 millas de líneas eléctricas durante los próximos 10 años. La compañía también dijo que trabajaría para limpiar la vegetación, inspeccionar las líneas eléctricas, instalar sensores y cámaras, y tomar otras medidas para reducir el riesgo de incendios.

“PG&E enfrenta desafíos de incendios forestales especialmente significativos debido al tamaño y la geografía de su área de servicio”, dijo la empresa de servicios públicos, y señaló que su área de servicio de aproximadamente 70,000 millas cuadradas contiene “sustancialmente más” áreas con una alta amenaza de incendio que los territorios de servicio de California. otras dos utilidades combinadas.

Los críticos dicen que PG&E no se ha movido lo suficientemente rápido.

“PG&E claramente no ha hecho que su sistema sea seguro”, dijo al Senador estatal Jerry Hill, cuyo distrito se quedó sin electricidad. Los Ángeles Times. “Se supone que estos cierres son quirúrgicos. Pero cortar el suministro eléctrico a 800.000 personas en 31 condados no es una cirugía”.

El gobernador Gavin Newsom (D) escribió a sus 1,5 millones de seguidores en Twitter que los apagones son necesarios “para proteger a las comunidades contra la amenaza real de incendios forestales debido a las condiciones climáticas existentes”.

“Nuestra primera prioridad es proteger a las personas y garantizar que las comunidades estén seguras”, escribió Newsom.

Pero muchos de los clientes de PG&E, incluidas algunas víctimas de incendios forestales, parecían menos preocupados por los incendios forestales que por pasar días o semanas sin electricidad. Funcionarios locales dijeron que los apagones podrían desplazar a miles, incluidos ancianos y personas médicamente dependientes, y podrían tener un efecto dominó en la economía del norte de California.

Ayer por la tarde, PG&E advirtió a los clientes que dependen de dispositivos médicos eléctricos o a batería, como máquinas para respirar, oxígeno en el hogar o diálisis, que era «crítico que tuvieran un plan establecido para un corte de energía prolongado».

Pocos parecían saber lo que eso significaba cuando comenzaron los apagones. Otros cuestionaron si PG&E estaba tratando de proteger a los clientes o a sus accionistas de futuras responsabilidades por incendios causados ​​por líneas eléctricas.

“¡Estos apagones son para su protección, más que para el público! ¡Estás cubriendo tus activos!” un cliente de PG&E publicó en Twitter con el hashtag #poweroutages.

El senador estatal Jim Nielsen, un republicano que representa a Paradise, dijo en un comunicado que el cierre es “inaceptable”.

“No se tolerará la decisión de PG&E de protegerse de la responsabilidad a expensas de los trabajadores californianos. … Millones sin electricidad es lo que parece un país del tercer mundo, no un estado que es la quinta economía más grande del mundo”, agregó.

Pero Patrick McCallum, un cabildero de Up From the Ashes, un grupo que representa a 29,000 víctimas de incendios recientes, dijo que muchos residentes preferirían perder el poder antes que perder la vida.

“No es divertido no tener electricidad”, y es un problema para los hospitales y las escuelas, dijo. “Cualquiera de nosotros que casi muere como lo hicimos en el incendio de Tubbs preferiría que se apagaran”.

Mientras tanto, el riesgo de incendios en el norte de California saltó ayer de «moderado» a «alto», una señal preocupante a medida que la temporada de incendios avanza hacia el otoño, según el Centro Nacional Interagencial de Bomberos. Se esperaba que el sureste de California, desde Santa Bárbara hasta la frontera con México, viera condiciones de alto riesgo hoy y el viernes, predijo el centro.

Las áreas de alto riesgo abarcan tres de las ciudades más grandes del estado: Los Ángeles, San Diego y San José, todas con más de 1 millón de habitantes, además de San Francisco.

Reimpreso de Climatewire con permiso de E&E News. E&E brinda cobertura diaria de noticias esenciales sobre energía y medio ambiente en www.eenews.net.

LEER  Reconectando con la Naturaleza | Carmen Coraje | TEDx vía Complutense

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies