Emisiones De Carbono

La inteligencia artificial, que consume mucha energía, está provocando un aumento de las emisiones de carbono de los gigantes tecnológicos. Nadie sabe qué hacer al respecto

Desde el lanzamiento de ChatGPT en noviembre de 2022, el mundo ha presenciado un aumento increíble en la inversión, el desarrollo y el uso de aplicaciones de inteligencia artificial (IA). Según una estimación, la cantidad de potencia computacional utilizada para la IA se duplica aproximadamente cada 100 días.

Las repercusiones sociales y económicas de este auge han provocado reacciones en todo el mundo. Los reguladores europeos presionaron recientemente a Meta para que suspendiera los planes de entrenar modelos de IA con los datos de los usuarios de Facebook e Instagram. El Banco de Pagos Internacionales, que coordina a los bancos centrales del mundo, advirtió que la adopción de la IA puede cambiar la forma en que funciona la inflación.

Hasta ahora, se ha prestado menos atención a los impactos ambientales. Una sola consulta a un chatbot con inteligencia artificial puede consumir hasta diez veces más energía que una búsqueda tradicional en Google.

En términos generales, un sistema de IA generativa puede utilizar 33 veces más energía para completar una tarea que la que requeriría un software tradicional. Esta enorme demanda de energía se traduce en aumentos repentinos de las emisiones de carbono y del uso de agua, y puede generar más presión sobre las redes eléctricas, que ya están sobrecargadas por el cambio climático.

Energía

La mayoría de las aplicaciones de IA se ejecutan en servidores de centros de datos. En 2023, antes de que realmente comenzara el auge de la IA, la Agencia Internacional de la Energía estimó que los centros de datos ya representaban entre el 1 y el 1,5 % del consumo mundial de electricidad y alrededor del 1 % de las emisiones de CO₂ relacionadas con la energía del mundo.

LEER  Los precios del carbón se disparan en 2021: ¿qué significa esto para el cero neto?

A modo de comparación, en 2022, el sector de la aviación representó el 2% de las emisiones mundiales de CO₂ relacionadas con la energía, mientras que el sector del acero fue responsable del 7-9%.

¿Cómo está cambiando estas cifras el rápido crecimiento del uso de la IA? Los informes medioambientales recientes de Microsoft, Meta y Google ofrecen algunas pistas.

Microsoft tiene importantes inversiones en IA, con una gran participación en OpenAI, el fabricante de ChatGPT, así como en sus propias aplicaciones Copilot para Windows. Entre 2020 y 2023, las emisiones anuales declaradas por Microsoft aumentaron alrededor de un 40%, pasando del equivalente a 12,2 millones de toneladas de CO₂ a 17,1 millones de toneladas.

Estas cifras incluyen no sólo las emisiones directas, sino también las indirectas, como las causadas por la generación de la electricidad que se utiliza para el funcionamiento de los centros de datos y las que resultan del uso de los productos de la empresa (estas tres categorías de emisiones se denominan emisiones de alcance 1, 2 y 3, respectivamente).

Meta también está invirtiendo enormes recursos en IA. En 2023, la empresa reveló que sus emisiones de Alcance 3 habían aumentado más del 65 % en solo dos años, pasando del equivalente a 5 millones de toneladas de CO₂ en 2020 a 8,4 millones de toneladas en 2022.

Las emisiones de Google fueron casi un 50% más altas en 2023 que en 2019. El informe ambiental de 2024 del gigante tecnológico señala que las reducciones de emisiones planificadas serán difíciles «debido a las crecientes demandas de energía derivadas de la mayor intensidad de la computación de IA».

Agua

Los centros de datos generan mucho calor y consumen grandes cantidades de agua para refrigerar sus servidores. Según un estudio de 2021, los centros de datos de Estados Unidos utilizan unos 7.100 litros de agua por cada megavatio-hora de energía que consumen.

Se estima que solo los centros de datos de Google en Estados Unidos consumieron unos 12.700 millones de litros de agua dulce en 2021.

En las regiones donde el cambio climático está aumentando el estrés hídrico, el uso de agua en los centros de datos se está convirtiendo en una preocupación particular. La reciente sequía en California, donde tienen su sede muchas empresas tecnológicas, ha llevado a empresas como Google, Amazon y Meta a iniciar iniciativas «positivas para el agua».

Estas grandes empresas tecnológicas han anunciado compromisos para reponer más agua de la que consumen para 2030. Sus planes incluyen proyectos como el diseño de paisajes de cuencas ecológicamente resilientes y la mejora de la conservación del agua en las comunidades para mejorar la seguridad hídrica.

Riesgo climático

Cuando los centros de datos están ubicados en las ciudades o cerca de ellas, también pueden terminar compitiendo con las personas por los recursos en épocas de escasez. Los episodios de calor extremo son un ejemplo.

A nivel mundial, el número total de días por encima de los 50 °C ha aumentado en cada década desde 1980. Julio de 2023 fue el mes más caluroso jamás registrado.

El calor extremo tiene consecuencias para la salud de las poblaciones locales. Un estudio de The Lancet de 2022 concluyó que incluso un aumento de 1 °C en la temperatura se asocia positivamente con un aumento de la mortalidad y la morbilidad.

En días de calor extremo, el aire acondicionado puede salvar vidas. A los centros de datos también les gusta mantenerse frescos, por lo que su consumo de energía aumentará con la temperatura, lo que aumenta el riesgo de apagones e inestabilidad en las redes eléctricas.

¿Que sigue?

¿Y ahora qué? Como hemos visto, las empresas tecnológicas son cada vez más conscientes del problema. ¿Cómo se traduce eso en acciones?

Cuando encuestamos a profesionales australianos de sostenibilidad en julio de 2023, descubrimos que solo el 6 % creía que los operadores de centros de datos proporcionaban datos detallados de sostenibilidad.

A principios de este año, encuestamos a los gerentes de TI de Australia y Nueva Zelanda para preguntarles qué pensaban sobre cómo las aplicaciones de IA están impulsando un mayor uso de energía. Descubrimos que el 72 % ya está adoptando o poniendo a prueba tecnologías de IA.

Más de dos tercios (68%) dijeron que les preocupaba el aumento del consumo de energía para las necesidades de IA. Sin embargo, también existe una incertidumbre significativa sobre la magnitud de ese aumento.

Muchos gerentes de TI también carecen de las habilidades necesarias para abordar adecuadamente estos impactos en la sostenibilidad, independientemente de los compromisos de sostenibilidad corporativos. Se necesita con urgencia educación y capacitación para que los gerentes de TI comprendan y aborden los impactos de la IA en la sostenibilidad.

LEER  ¿Qué tan grave es ya el cambio climático y qué debemos hacer a continuación para abordarlo?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies