SOSTENIBILIDAD

Aplicaciones de transporte aclamadas como alternativas sostenibles a la conducción: pero no son amigables para las mujeres

Las carreteras de Gran Bretaña son algunos de los culpables de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Para 2020, el 92 % de los pasajeros-kilómetro del Reino Unido se realizarán en automóviles, furgonetas y taxis. Esto significa que viajar en automóvil privado tiene un impacto negativo desproporcionadamente grande en el medio ambiente.

Además, solo el 5,8% de los vehículos en las carreteras del Reino Unido son de emisiones ultrabajas. Incluso los vehículos eléctricos, aunque producen menos contaminación durante la conducción, pueden tener un impacto significativo en el medio ambiente debido a los materiales utilizados para fabricarlos. Deshacerse de ellos también conlleva costos ambientales. La propiedad de automóviles está creciendo en algunas áreas: se espera que la cantidad de automóviles privados en Hertfordshire aumente en un 20,9% para 2031.

Si la sostenibilidad y la movilidad son igualmente importantes, ¿cómo nos aseguramos de que ambas se aborden? Una solución es alentar a las personas a compartir el transporte a través de un sistema llamado Mobility-as-a-Service (MaaS).

MaaS es esencialmente una plataforma de gestión de viajes personalizada que agrupa las opciones de transporte disponibles en una región para crear un viaje unificado para sus usuarios. Por ejemplo, Whim, la empresa finlandesa de MaaS, permite a las personas utilizar automóviles, bicicletas y transporte público compartidos para crear viajes que se adapten a ellos.

En algunos casos, esto ha tenido mucho éxito en la reducción de la cantidad de automóviles privados en la carretera. Por ejemplo, en varias ciudades finlandesas, MaaS ha reducido el uso de automóviles privados del 40 % al 20 %. Sin embargo, los diseñadores de tráfico (al menos en Europa, que son mayoritariamente hombres) pasan por alto algo: las mujeres tienen necesidades de transporte diferentes a las de los hombres.

LEER  El cuero vegano elaborado con hongos podría dar forma al futuro de la moda sostenible

MaaS y género

En todo el mundo, las mujeres generalmente rara vez usan sus propios automóviles y corren un mayor riesgo que los hombres cuando se trasladan de un lugar a otro. En toda Europa, en promedio, el 37 % de las mujeres (en comparación con el 72 % de los hombres) posee su propio automóvil, mientras que el 51 % (el 81 % de los hombres) tiene una licencia de conducir. Sin embargo, a pesar de esto, las mujeres siguen siendo menos propensas que los hombres a utilizar MaaS. En países de la UE como Noruega, Finlandia, Alemania y Dinamarca, el 40 % de las mujeres lo han probado, en comparación con el 49 % de los hombres.

Parte de la razón de estas diferencias tiene que ver con los roles de género. Es más probable que las mujeres sean las principales cuidadoras de la familia, lo que significa que realizan múltiples tareas, a menudo con múltiples viajes en un radio corto.

mujer en vagón de tren lleno de gente
Las necesidades de transporte de las mujeres son muy diferentes a las de los hombres.
píxel

Por ejemplo, las mujeres en edad fértil a menudo conducen a los supermercados, gimnasios y escuelas, así como también dejan a sus hijos en diferentes lugares. También es más probable que necesiten espacio para llevar las compras, los cochecitos y los asientos para el automóvil, así como para los niños, necesidades que muchas ofertas de MaaS no satisfacen.

Otro factor es que las mujeres suelen ganar menos que los hombres, y el uso de las aplicaciones MaaS depende de la posesión de un teléfono inteligente y de la conectividad 4G: esto puede resultar inasequible o no estar disponible para las personas de bajos ingresos.

La preocupación de las mujeres por su seguridad personal también las lleva a menudo a elegir automóviles privados relativamente seguros. Incluso en el Reino Unido, donde la tasa registrada de acoso de género en el transporte público es relativamente baja, el 15 % de las mujeres informaron haber sufrido acoso en un autobús o tren.



Leer más: El género marca una gran diferencia en la seguridad del transporte público


Nuestra investigación en Hertfordshire, Reino Unido, proporciona más evidencia para estas preguntas. Las participantes femeninas destacaron su preocupación por compartir vehículos con extraños y recibir atención no deseada.

Las transiciones entre vehículos (p. ej., salir de un automóvil y subirse a una bicicleta) hicieron que los participantes se sintieran particularmente vulnerables. Cuando los servicios de transporte se retrasan, pueden surgir riesgos adicionales, exponiendo a los pasajeros que esperan a situaciones potencialmente peligrosas. Estos factores ponen a MaaS en desventaja en comparación con los automóviles privados, que muchas mujeres ven como un «capullo» seguro para viajar.

Hacer que MaaS sea más seguro

Abordar estos problemas es fundamental para que MaaS brinde todos los beneficios de sostenibilidad y seguridad que promete. Aunque se necesita más investigación en esta área, está claro que si las mujeres y los hombres adoptan MaaS al mismo ritmo, habrá un impacto positivo significativo en el medio ambiente y ya no se necesitarán miles de automóviles privados en las carreteras.

Una mujer sentada sola en una parada de autobús por la noche.
Las mujeres solteras a menudo informan que el transporte público no es seguro, especialmente de noche.
China creativa

Algunos de nuestros participantes sugirieron estrategias para proteger y tranquilizar a las usuarias de MaaS. Por ejemplo, los proveedores de MaaS pueden incorporar funciones de seguridad en sus aplicaciones para mantener informados a los amigos de un usuario sobre su paradero y generar mapas basados ​​en datos de delitos que muestren la ruta más segura a casa. Los usuarios también pueden acceder a los detalles del controlador si es necesario. Un estudio encontró que el 62 % de las personas (más mujeres que hombres) estarían interesadas en usar tales funciones, aunque sus fallas de privacidad siguen siendo una preocupación.

Otra estrategia podría ser diseñar sistemas MaaS más pequeños y localizados para fomentar la comunidad y la confianza. En Suecia, por ejemplo, el uso compartido del automóvil se usa a menudo en áreas residenciales y comunidades locales donde ya existe una comunidad y una red de confianza.

Los sistemas MaaS más pequeños y localizados desarrollados alrededor de estos grupos preexistentes, de manera crítica, donde el compartidor no es completamente desconocido, pueden ayudar a que los usuarios se sientan más seguros. Pero, en última instancia, debemos corregir el desequilibrio de género en el sector del transporte para garantizar que las ciudades del futuro reflejen las necesidades del 100 % de los residentes, no solo del 50 %.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies