ENERGÍA RENOVABLE

El poder sin explotar de los vientos oceánicos: por qué Nueva Zelanda busca en alta mar futuras energías renovables

El último informe de síntesis publicado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) deja en claro que debemos prepararnos para intensificar los impactos, al mismo tiempo que reducimos drásticamente las emisiones.

Un faro de esperanza es el crecimiento global de las energías renovables, con la energía eólica marina en particular, con nuevas instalaciones que se multiplicarán casi por seis en 2021 en comparación con 2020.

Aotearoa Nueva Zelanda es una de las pocas regiones, junto con Noruega, Islandia, Brasil y Canadá, con una proporción ya alta de electricidad proveniente de fuentes renovables. Sin embargo, la electricidad no es igual a la energía total y Nueva Zelanda debe considerar un cambio fundamental para otras partes de su espectro energético, incluido el calor industrial.

No hay escasez de energía en el entorno marino de Nueva Zelanda. Un documento de discusión actual (que solicita presentaciones públicas antes del 14 de abril) indica que la energía eólica marina está lista para construir una cabeza de playa en un mercado de energías renovables históricamente dominado por la energía hidroeléctrica y respaldado por el carbón.

Los desafíos técnicos y ambientales de la energía eólica marina son complejos y costosos. Países como China, Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido actualmente lideran el camino, pero la posición de Nueva Zelanda en el suroeste del Océano Pacífico significa que hay mucha energía eólica, tanto en tierra como en el mar.



Leer más: Irlanda tiene el viento y los mares para convertirse en una superpotencia en alta mar


Un cambio en el suministro de energía

Ara Ake, un centro de innovación energética con la misión de ayudar a la descarbonización de Nueva Zelanda, celebró recientemente un foro sobre energía renovable en alta mar en New Plymouth, el centro del país para el sector del gas natural.

Las discusiones se centraron en los próximos cambios a la Ley de Gestión de Recursos, que afectarán la forma en que avanza el desarrollo en el medio ambiente, y el reconocimiento de que cualquier nueva iniciativa debe comprometerse con las perspectivas de Te Tiriti y Māori sobre cómo se utilizan los recursos y quién se beneficia.

El documento de debate destaca dos regiones: Taranaki Bight y Foveaux Strait. Ambos lugares son relativamente poco profundos y se adaptan bien a las instalaciones de la tecnología actual.

Un proyecto de 4 mil millones de dólares neozelandeses para construir el primer parque eólico marino de 65 turbinas del país frente a la costa de Taranaki podría completarse dentro de una década, pero el documento también identifica algunas regiones futuras potenciales que son más profundas y están más expuestas al Océano Austral.

Impactos potenciales de los parques eólicos marinos

Nueva Zelanda está observando los desarrollos en un gran parque eólico marino australiano frente a la costa de Gippsland, que tiene como objetivo suministrar el 20% de la electricidad para el estado de Victoria.

Pero la generación eólica marina presenta desafíos ambientales, incluidos los posibles impactos de grandes conjuntos de turbinas eólicas en aves y mamíferos marinos. Los mares alrededor de Aotearoa albergan una mayor proporción de aves marinas que casi cualquier otro centro poblado, incluidas muchas especies de aves marinas que no se reproducen en ningún otro lugar.



Leer más: Australia está a punto de ser un líder mundial en energía eólica marina, pero los riesgos potenciales para la vida marina siguen estando mal regulados


Otros impactos potenciales se extienden a la pesca. Pero estos dependen de la ubicación, ya que los ecosistemas, las pesquerías y las estructuras regulatorias son exclusivas de regiones específicas.

Pero un conjunto de impactos ha recibido hasta ahora poca consideración. A medida que las mareas empujan el agua más allá de los pilones de las turbinas, las estelas resultantes afectan la agitación del océano. Este efecto se puede ver desde el espacio.

Un estudio reciente de los parques eólicos marinos del Reino Unido identificó cómo los grandes conjuntos están afectando el funcionamiento biológico de los mares costeros.

Sedimento removido en las estelas de un parque eólico marino frente a la costa del Reino Unido.
Sedimento removido en las estelas de un parque eólico marino frente a la costa del Reino Unido.
Observatorio de la Tierra de la NASA, CC BY-ND

Con los impactos crecientes de un clima cambiante, debemos hacer preguntas más matizadas. Por ejemplo, al considerar los impactos ambientales, ¿qué línea de base debemos considerar? ¿Superarán los impactos de cualquier desarrollo en particular los impactos proyectados de los extremos provocados por el clima para esa región?

Otra pregunta compleja es cómo la infraestructura de energías renovables en alta mar se enfrentará a un océano cambiante. Las proyecciones climáticas son inequívocas sobre el aumento de las tormentas futuras y los ciclones tropicales más fuertes o más frecuentes. Estos serán un desafío para toda la infraestructura, no solo marina.

Aerogeneradores marinos en una tormenta
Es probable que las tormentas se vuelvan cada vez más intensas a medida que el clima se calienta.
Jason Brown/SOPA Images/LightRocket vía Getty ImagesCC POR-ND

pensamiento futuro

Un aspecto notable de los debates actuales en Nueva Zelanda es el uso del término “energías renovables marinas” en lugar de “eólica marina”. Esto permite que el enfoque incluya un conjunto más amplio de recursos de energía renovable, incluidas las energías renovables oceánicas de próxima generación, como la energía de las olas y las mareas.

Si bien estos enfoques son de nicho en comparación con la energía eólica marina establecida, brindan una diversidad de suministro que será vital al construir una cartera de recursos renovables para alejarse de los combustibles fósiles.



Leer más: Las turbinas eólicas marinas podrían llegar a 30 000 para 2030: se necesitan nuevas ideas en ingeniería oceánica para instalarlas


Esta evolución requerirá personas, pero el sector educativo de Nueva Zelanda no produce suficientes graduados con una especialidad en ingeniería marina. Más allá de la ingeniería, existen oportunidades para la ciencia de datos, los servicios industriales y la infraestructura, y la posibilidad de desarrollar una iniciativa de investigación para fomentar la capacidad y las ideas a largo plazo.

La emergencia climática está sobre nosotros ahora y la ventana de oportunidad que se cierra rápidamente requiere un cambio en la perspectiva energética si queremos brindar a las generaciones futuras la mejor oportunidad de un planeta habitable y sostenible.

LEER  Cómo enfriar un edificio cuando sube la temperatura

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies