Emisiones De Carbono

Así es como las universidades pueden liderar la acción climática

Las universidades son centros vitales de investigación y enseñanza sobre el cambio climático. Como grandes organizaciones, también tienen emisiones significativas, que contribuyen a nuestra crisis climática. Por lo tanto, las universidades deben liderar la acción global para limitar el cambio climático. ¿Cómo pueden hacer esto de la mejor manera?

Es la Semana del Cambio Climático Global. Este evento anual tiene como objetivo alentar a las universidades, tanto al personal como a los estudiantes, a involucrarse entre sí, con sus comunidades y con los legisladores en acciones y soluciones para el cambio climático. Como miembros del comité organizador y académicos que trabajan en el cambio climático, exploramos aquí cómo es el liderazgo en la acción climática universitaria.

Las razones para actuar son obvias. En París en 2015, la comunidad internacional acordó buscar todas las medidas posibles para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. Pero las políticas actuales nos encaminan a un aumento de alrededor de 3,6 °C para 2100.



Leer más: El cambio climático es la misión más importante para las universidades del siglo XXI


La necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es urgente; las consecuencias de no hacerlo son catastróficas.

Cómo es la acción climática universitaria

Las universidades son grandes consumidoras y emisoras, algunos sectores más que otros. Las universidades también tienen autonomía para tomar decisiones sobre sostenibilidad y lo hacen cada vez más, de forma individual y colectiva.



Leer más: Los astrónomos generan un 40 % más de emisiones de carbono que el australiano medio. Así es como pueden ser más amigables con el medio ambiente


Muchas universidades están basando sus esfuerzos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La sostenibilidad incluye la reducción radical de la huella de carbono.

Organizaciones como International Universities Climate Alliance y Australasian Campuses Towards Sustainability apoyan tales esfuerzos. Campañas como Race to Zero, Countdown y Global Colleges and Universities Climate Letter brindan foros para que las instituciones se comprometan formalmente a reducir las emisiones.

Tasmania, un caso de estudio

¿Y cómo se ve esta acción climática en el terreno? Comenzaremos con nuestra universidad, la Universidad de Tasmania, el caso que conocemos mejor.

La universidad ocupó recientemente el tercer lugar en el mundo en las clasificaciones universitarias de Times Higher Education para la acción climática. Las clasificaciones miden la investigación sobre el cambio climático, el uso de la energía y la adaptación al cambio climático.

Nuestra universidad supera su peso, con muchos grupos de investigación sobre el cambio climático y más autores del IPCC que cualquier otra universidad australiana. Los investigadores en ciencias sociales, derecho, educación y humanidades también son influyentes en el estudio del cambio climático y sus impactos.

La Universidad de Tasmania ha auditado de cerca y reducido las emisiones y compensado sus emisiones restantes. Certificada como neutral en carbono desde 2016, es una de las dos únicas universidades australianas en lograr este estatus (la otra es la Universidad Charles Sturt).

Desinvertir en combustibles fósiles

La desinversión de combustibles fósiles es un proceso de transición con tres elementos:

  • evaluación negativa: no hay nuevas inversiones en industrias relacionadas con los combustibles fósiles

  • cribado positivo: inversión en energías renovables e industrias ecológicamente sostenibles

  • retirada gradual de las inversiones existentes en industrias y actividades relacionadas con los combustibles fósiles.

Para conmemorar la Semana del Cambio Climático Global, la Universidad de Tasmania acaba de anunciar que tiene como objetivo deshacerse de cualquier inversión expuesta a combustibles fósiles para fines de 2021. La universidad ya no tiene participaciones accionarias directas en compañías de combustibles fósiles. Su estrategia de inversión incluirá una evaluación positiva, invirtiendo en empresas que están trabajando hacia una economía sin carbono y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Las universidades y el superfondo universitario están bajo una presión cada vez mayor para desinvertir en combustibles fósiles.
Danny Casey/AAP

Muchas universidades están haciendo de la desinversión el núcleo de su acción climática. En Australia, La Trobe inició esa tendencia en 2016.

A nivel mundial, uno de los mayores impulsos de desinversión provino de la Universidad de California Berkley. En 2019, anunció que se desprendería por completo de los combustibles fósiles en su cartera de inversiones de 126 000 millones de USD y en su fondo de pensiones de 70 000 millones de USD.

Aquí en Australia, una campaña en curso está presionando al fondo de jubilación de educación superior de 450,000 miembros, UniSuper, para que se deshaga de las inversiones en combustibles fósiles.



Leer más: ¿Quiere saber si el acuerdo climático de París está funcionando? La desinversión universitaria es la prueba de fuego


Generación de energía en el campus

Algunas universidades están generando su propia energía renovable.

Por ejemplo, la Universidad de Deakin ha desarrollado una microrred a escala industrial: una granja de energía solar de 14,5 hectáreas con una batería central de 1 megavatio. El proyecto integra paneles solares en la azotea y baterías más pequeñas en todo el campus de Waurn Ponds.

La Universidad de Queensland ha establecido y mantiene un parque solar de 125 millones de dólares australianos en las afueras de Warwick para compensar sus necesidades anuales de electricidad.

UQ ahora compensa el 100% de su uso de electricidad con generación renovable.


Leer más: Por primera vez en el mundo, la universidad australiana construye su propio parque solar para compensar el 100% de su uso de electricidad


Monash está invirtiendo 135 millones de dólares australianos en su iniciativa Net Zero. La universidad, que ya funciona parcialmente con energía solar, se ha comprometido con una infraestructura y operaciones neutras en carbono para 2030.

UNSW planea expandir su generación solar en el sitio y comprar energía 100% renovable para el resto, reduciendo sus emisiones en línea con mantener el calentamiento global por debajo de 1.5°C.

Las universidades pueden y deben hacer más

Muchas universidades han comenzado, pero deben ser más ambiciosas como líderes de la acción climática. Todas las universidades pueden y deben tomar medidas significativas y visibles.

Esta Semana del Cambio Climático Global, estudiantes, personal, comunidades universitarias, infórmense. Insta a tu universidad a que se deshaga de los combustibles fósiles, utilice energías renovables y se comprometa a lograr emisiones netas cero pronto. Organice su propia iniciativa de sostenibilidad en el campus o participe activamente en la existente en su universidad.

Solo actuando para comprender y reducir sus propios impactos climáticos, las universidades pueden ser líderes climáticos creíbles. Su papel como plataformas para la investigación del cambio climático y comentarios políticos comprometidos, así como prácticas institucionales sostenibles, los convierte en ejemplos mundiales de acción climática. En esto, las universidades son esenciales para todos nuestros futuros.

LEER  El impulso de los nacionales para tallar la agricultura de un objetivo de cero neto es equivocado y peligroso

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies