ENERGÍA RENOVABLE

Así es como las «microrredes» están empoderando a comunidades regionales y remotas en toda Australia

Los pequeños conjuntos de generadores de electricidad, o “microrredes”, se han utilizado durante mucho tiempo en la recuperación de desastres, cuando el suministro de la red falla durante incendios forestales o ciclones.

Pero ahora la tecnología se está utilizando para proporcionar un suministro seguro de energía limpia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en comunidades australianas donde la conexión a la red eléctrica principal es apenas una quimera.

Las microrredes de energía renovable, que a veces son propiedad de comunidades locales, están reemplazando lentamente a los generadores diésel contaminantes. La energía solar es, con diferencia, la fuente de generación más común para estas microrredes, que normalmente también implican almacenamiento de energía, como baterías, energía hidroeléctrica bombeada o hidrógeno.

En una nueva investigación que realicé con mis colegas, se analizaron 20 proyectos de viabilidad de microrredes en toda Australia. Nuestros hallazgos demuestran el papel crucial que pueden desempeñar las microrredes en la transición energética, cuando cuentan con el respaldo de todos los niveles de gobierno.

¿Qué es una microrred?

Una encuesta nacional sobre microrredes

En Australia y en todo el mundo, muchas comunidades se sienten atraídas por las microrredes de energía renovable. Entre los beneficios que ofrecen se encuentran la seguridad energética, la confiabilidad, la equidad, la autonomía y la reducción de emisiones.

Por encima de todo, las microrredes ofrecen una alternativa viable a la red eléctrica nacional. Permiten a las comunidades tomar el control de su propio destino energético mediante la generación y la propiedad local.

Los proyectos que investigamos fueron financiados por el gobierno federal a través del Fondo de Confiabilidad para Comunidades Regionales y Remotas de A$50,4 millones.

Algunas de ellas se encontraban al margen de la red, en lugares donde se producían cortes de suministro constantes, mientras que otras estaban totalmente desconectadas de la red. La mayoría de las comunidades querían protegerse de los cortes de suministro, acceder a energía más barata y evitar quedar aislados durante largos períodos después de los desastres naturales.

Las comunidades indígenas remotas buscaban reducir su dependencia de generadores diésel sucios, anticuados y poco fiables. También les preocupaban los riesgos de almacenar grandes cantidades de combustible en la comunidad.

El suministro intermitente de electricidad limita gravemente no sólo la cocción, la refrigeración y la refrigeración, sino también el bombeo y el calentamiento de agua para fines sanitarios.

A través de una serie de entrevistas semiestructuradas, exploramos los impulsores, barreras y oportunidades de cada proyecto.

Investigamos 20 proyectos de viabilidad de microrredes en ubicaciones regionales y remotas en toda Australia.
Wright, S., et al (2024) Investigación energética y ciencias sociales, CC BY-ND

La microrred de Marlinja es un ejemplo brillante

Unas 60 personas viven en la remota comunidad de Marlinja, a 700 kilómetros al sur de Darwin, en el Territorio del Norte. Se trata de las tierras tradicionales de los pueblos Mudburra y Jingili.

En el pasado, especialmente durante la temporada de lluvias, la comunidad sufría repetidos cortes de energía de la red eléctrica, cuya reparación podía llevar días a cargo del proveedor de servicios de red eléctrica.

Los medidores prepagos agravaron la situación, obstaculizando el acceso a la electricidad y al agua para los residentes debido al alto costo del kilovatio de la electricidad comprada con tarjetas de acceso.

En la actualidad, Marlinja alberga un sistema solar de 100 kilovatios conectado a la red y una batería de 136 Kwh, suficientes para satisfacer las necesidades energéticas diurnas y nocturnas de la mayoría de los residentes.

La conexión a la red garantiza la continuidad del suministro, especialmente por la noche cuando las reservas de la batería están agotadas.

Centro comunitario de Marlinja alimentado con energía solar (Original Power)

Marlinja es la primera microrred propiedad de una comunidad indígena en Australia.

La organización energética indígena Original Power, centrada en la comunidad, desarrolló un innovador plan de distribución de beneficios comunitarios, con el apoyo del minorista Jacana Energy, propiedad del gobierno del Territorio del Norte.

Lauren Mellor, coordinadora de comunidades de energía limpia, ayudó a la comunidad a recaudar 750.000 dólares de las redes filantrópicas de Original Power, con algunos fondos iniciales del gobierno. Afirma que la microrred reducirá los costos de energía en la comunidad:

Cuando la batería se agote, los residentes volverán a conectarse a la red eléctrica, con lo que ahorrarán al menos un 70% en sus facturas de electricidad.

Es importante destacar que estos ahorros se trasladan directamente a los residentes, lo que garantiza que los beneficios del plan se compartan en toda la comunidad. El gobierno del Territorio del Norte también ahorra dinero al consumir menos diésel.

Sin embargo, a pesar de la fuerte demanda de electricidad de la escuela vecina y de las estaciones ganaderas, las regulaciones del Territorio del Norte impiden actualmente a la comunidad de Marlinja vender el excedente de electricidad a la red. Esto se debe en parte a la inestabilidad de la red, una situación que debería mejorar cuando se incorpore capacidad adicional de baterías.

Obstáculos comunes para una rápida implementación

La experiencia de la comunidad de Marlinja refleja los comentarios de otros proyectos de microrredes. Los principales obstáculos fueron:

  • Regulaciones obsoletas diseñadas para la generación de energía centralizada en lugar de distribuida
  • La necesidad de una mayor inversión gubernamental para lograr una masa crítica y economías de escala.
  • el cambio social necesario para permitir que las comunidades desarrollen nuevos modelos de negocios y enfoques para compartir los beneficios y obtener propiedad.

Este último elemento garantiza que una mayor parte del valor generado por la microrred permanezca en las comunidades anfitrionas, en lugar de ir a parar a accionistas distantes en Australia o en el extranjero.

Este es quizás el aspecto más interesante de Marlinja. Al generar un modelo de inversión y propiedad para Marlinja, Original Energy y otros colaboradores han abierto la puerta a otras comunidades regionales y remotas.

En lugar de seguir dependiendo de combustibles fósiles intermitentes y costosos, pueden adoptar una generación de electricidad que respalde el desarrollo económico y la inversión local, a través de la propiedad y el empoderamiento de la comunidad.

Una trabajadora de Original Power con su medidor en su casa en Marlinja, Territorio del Norte
Los residentes de Marlinja dan la bienvenida a la energía solar después de haber luchado con apagones durante años.
Imagen de AAP/Suministrada por Original Power, Rachel Mounsey

Comunidades regionales con diferentes motivaciones

Otras comunidades regionales han adoptado microrredes para abordar diferentes desafíos.

Los incendios forestales de 2019 devastaron las comunidades costeras del sur de Nueva Gales del Sur. Por ello, Cobargo quiere que la energía solar y el almacenamiento proporcionen seguridad energética y mantengan los servicios esenciales en caso de que se produzcan cortes imprevistos en la red en el futuro.

Yackandandah, en el noreste de Victoria, ha seguido un camino similar durante más de una década. La comunidad quiere reducir los costos y las emisiones de energía y, al mismo tiempo, desarrollar una red más resistente.

La ciudad ha albergado durante mucho tiempo tres microrredes comunitarias. Se trata de conjuntos de casas que generan, almacenan e incluso comparten electricidad entre viviendas mediante energía solar, baterías y medidores inteligentes.

La visión a largo plazo de esta comunidad profundamente comprometida es construir una red que abarque toda la ciudad, apoyada por las dos baterías a escala comunitaria que ya están instaladas.

Disfruta de los beneficios

La rápida transición a la energía renovable trae consigo muchas oportunidades y desafíos. Gran parte de la cobertura mediática se ha centrado en las preocupaciones de las comunidades sobre la construcción de infraestructura energética. Sin embargo, la oportunidad que representan las energías renovables para estimular el desarrollo económico y aportar mayor autonomía a las comunidades regionales y remotas apenas merece una mención.

Las microrredes ofrecen un ejemplo interesante de cómo la tecnología de energía limpia puede brindar beneficios económicos, ambientales y sociales a estas comunidades.

LEER  La ley climática podría provocar un cortocircuito en los créditos fiscales para vehículos eléctricos, lo que haría que calificar para ellos fuera casi imposible.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies