SOSTENIBILIDAD

tres formas en que los líderes pueden usar estas cumbres para crear un mundo más sostenible

Davos 2023 es la primera reunión anual presencial del Foro Económico Mundial (FEM) desde el comienzo de la pandemia de COVID. La reunión anual reúne a líderes empresariales, políticos y de la sociedad civil en el centro turístico de montaña suizo con académicos, periodistas y celebridades para discutir agendas económicas globales. Muchos lo consideran esencialmente un foro para los ricos, pero la cumbre de Davos de 2023 ha regresado en «un punto de inflexión crítico para el mundo», según el Foro Económico Mundial.

El lema de la reunión de este año, Cooperación en un mundo fragmentado, hace un guiño a lo que el Informe de riesgos globales recientemente publicado por WEF llama las «policrisis» que afectan a nuestro mundo interconectado. Estas crisis cruzadas van desde el cambio climático y la escasez de energía hasta la inseguridad alimentaria y la migración forzada. El WEF está pidiendo una «acción colectiva audaz» para abordarlos.

A raíz de COVID, muchas personas parecían ser más conscientes de cuán vulnerable es el mundo a los excesos de la producción económica. El secretario general de la ONU, António Guterres, declaró que necesitábamos construir «economías y sociedades más sostenibles», y abundaron las esperanzas más amplias de una mayor cooperación mundial en materia de salud humana y ambiental.

Luego, cuando gran parte del mundo salió de los bloqueos y las restricciones, los gobiernos nacionales se reenfocaron en la recuperación económica. Esto apela, por supuesto, a los más antiguos impulsos humanos de progreso. Pero también condujo a una oportunidad perdida de repensar cómo deberían organizarse las economías para un mundo más sostenible. Los líderes mundiales podrían haber usado este tiempo para responder al daño ecológico del capitalismo moderno tardío trabajando hacia un sistema económico más regulado, social y ambientalmente responsable.

LEER  Gasolina, diésel o eléctrica, ¿cuál es la favorita de los franceses?

Es posible que los líderes políticos de todo el mundo no hayan aprovechado esta oportunidad inmediatamente después de COVID, pero la ONU exploró estos temas y publicó una nueva visión para la seguridad global en 2022 llamada Nuevas amenazas para la seguridad humana en el Antropoceno. Fui uno de los autores de fondo del informe, que establece tres desafíos vitales para asegurar la sostenibilidad del planeta:

1. Proteger la seguridad humana y ambiental

El informe de la ONU documenta la falta de acción global en respuesta a las alarmantes medidas científicas de la salud planetaria, desde las emisiones de gases de efecto invernadero hasta el aumento de la temperatura, desde la deforestación hasta la pérdida de biodiversidad. Subraya las conexiones entre la producción económica industrial, el cambio climático y la salud humana.

Entre las muchas razones por las que el impacto del capitalismo en el medio ambiente aún no se ha reconocido plenamente, una de las más importantes es la ascendencia política del neoliberalismo. Esta forma de pensar promueve ideas de libre mercado que durante mucho tiempo han dejado de lado al medio ambiente en el avance del desarrollo económico. La Revisión Dasgupta 2021 del gobierno del Reino Unido, que examina la relación entre la economía y la biodiversidad, señaló lo mismo.

El neoliberalismo prioriza consistentemente la seguridad militar y económica sobre la seguridad humana y ambiental. Esto ha significado que la producción económica global valora las ganancias por encima de la salud humana y del planeta. Probablemente, los mejores ejemplos de esto son el surgimiento de la agroindustria «Big Farm» y el papel que los mercados de vida silvestre no regulados pueden haber jugado en la aparición de COVID.

2. Medir el desarrollo de manera diferente

Definir y medir el desarrollo también es una consideración importante para los líderes mundiales de hoy. Pero al vincular el crecimiento económico con el desarrollo, es importante utilizar medidas distintas del PIB.



Leer más: Más allá del PIB: cambiar la forma en que medimos el progreso es clave para abordar un mundo en crisis: tres expertos destacados


El Informe de Desarrollo Humano 2020 del PNUD introdujo lo que llama “ajustes de presión planetaria” para medir el desarrollo humano. Esto clasifica el desarrollo de un país no solo en términos de prosperidad económica, sino también en relación con las emisiones de carbono y el uso de recursos por persona.

Otros modelos alternativos y medidas de bienestar económico, incluido el decrecimiento, están ganando terreno entre los formuladores de políticas. Los partidarios del decrecimiento quieren transformar la forma en que se mide el bienestar y cómo se regulan nuestras economías para garantizar que los recursos se utilicen de manera más sostenible. Pero esto requiere tanto la aceptación política como la aceptación pública más amplia.



Leer más: Decrecimiento: por qué algunos economistas piensan que abandonar el crecimiento es la única forma de salvar el planeta – podcast


3. Utilizar la gobernanza global para crear un planeta compartido

Construir un consenso sobre cómo crear un mundo más sostenible requerirá una acción global colectiva sobre intereses compartidos. Requerirá herramientas sólidas de gobernanza global y solidaridad para permitir la regulación y la rendición de cuentas. Esto significa consecuencias legales para los países que no se adhieren a las convenciones acordadas, como el Acuerdo de París sobre el cambio climático o la Convención del Consejo de Europa sobre el paisaje. Y las organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud necesitarán más poderes para supervisar leyes internacionales como el Reglamento Sanitario Internacional en el seguimiento y la lucha contra la propagación mundial de enfermedades.

Los gobiernos también pueden usar incentivos financieros para alentar a las empresas a proteger la biodiversidad y promover soluciones basadas en la naturaleza para los problemas de la industria. La tecnología también puede desempeñar un papel, aunque es importante tener cuidado con los límites y la retórica de la «solución tecnológica».

14 de enero de 2020: el centro de congresos de Davos con banderas de naciones al amanecer durante el Foro Económico Mundial WEF
El Centro de Congresos de Davos, Suiza, durante la reunión anual de 2020 del Foro Económico Mundial.
makasana foto/Shutterstock

Un mundo más sostenible significa comprender la intersección de las crisis humana y ambiental del planeta, y descubrir cómo abordarlas de manera holística, cooperativa y responsable. Después de eso, el desafío radica en utilizar las instituciones y los mecanismos de gobernanza global que ya existen, así como en presionar a los líderes para que tomen decisiones valientes que antepongan la seguridad humana y ambiental para todos a las ganancias ilimitadas de unos pocos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies